Skip to content

La vacuna contra la COVID-19: ¿Dónde vacunarte? Encuentra información en tu estado

 

5 pasos para crear un jardín de lluvia

Esta técnica del paisajismo, práctica y bonita, también es buena para el ambiente.

Jardín con flores de color amarillo y rojo

Rain Dog Designs

In English | Crear un jardín de lluvia en tu patio puede ser bueno para el ambiente, reducir el mantenimiento del césped y embellecer lo que de otro modo sería solo una zona de suelo húmedo.

Sembrados en depresiones del terreno donde el agua tiende a acumularse, los jardines de lluvia se adaptan a la topografía. Para un jardín rústico, escoge coloridas flores silvestres y nativas del lugar, o para un jardín contemporáneo, elige hierbas y juncias. El objetivo es capturar la escorrentía de las aguas pluviales y desviarla hacia el jardín para resolver un problema de paisajismo, es decir, convertir una monstruosidad en un atractivo punto focal.

Los jardines de lluvia no son como una fuente de agua o un estanque que permanece húmedo. Filtran más agua hacia el suelo en lugar de hacia los drenajes pluviales; de esta manera, evitan que las toxinas, como los fertilizantes y pesticidas, vayan al sistema de aguas pluviales. La eliminación del agua estancada en el patio también reduce los criaderos de mosquitos y crea un valioso ecosistema para las aves, las mariposas, las abejas y otros polinizadores.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


"Con el cambio climático, las condiciones meteorológicas son cada vez más extremas, por lo que tenemos períodos más largos de sequía, y cuando llueve, puede ser mucho más fuerte", dice Leslie Uppinghouse, horticultora en el Lady Bird Johnson Wildflower Center (en inglés) en Austin, Texas. "En el pasado se utilizaban drenajes franceses o bermas, y los jardines de lluvia son una extensión de ese proceso... para frenar el flujo de agua".

Debido a los beneficios para el medio ambiente de los jardines de lluvia, varias ciudades ofrecen programas de costos compartidos para animar a los propietarios de viviendas a crearlos. Por ejemplo, los propietarios de viviendas en Northfield, Minnesota, pueden recibir un reembolso del 50% (en inglés) del costo de sus jardines de lluvia, y en Lincoln, Nebraska, los propietarios que instalen estos jardines pueden recibir un reembolso de hasta $2,000 por su proyecto (en inglés). Consulta con tu Gobierno local para ver si existe un programa similar en tu zona.

Además de los innumerables beneficios para el medio ambiente, las plantas nativas que prosperan en los jardines de lluvia también los convierten en una atractiva adición al paisaje.

Sigue estos cinco pasos para crear un jardín de lluvia en tu espacio.

Jardín con plantas de color verde y rocas pequeñas

Cortesía de Karen Regis

1. Elige el lugar adecuado

Busca los lugares donde se acumula la lluvia. Tal vez quieras recolectar el agua que corre por el tejado o elegir un lugar más alejado y canalizar los drenajes hacia el jardín de lluvia. Los jardines de lluvia deben situarse al menos a 10 pies de la casa para evitar que el suelo saturado afecte a los cimientos.

Mitch Woodward, agente de extensión de la North Carolina Cooperative Extension de North Carolina State University, aconseja no elegir un área que nunca se seque y explica que "un jardín de lluvia no es un humedal ni un pantano que permanece húmedo todo el tiempo. Está diseñado para recibir agua y luego secarse".

2. Comienza a cavar

Prepara el terreno eliminando todas las malas hierbas y cavando la zona hasta que el centro sea el punto más bajo y los lados formen una pendiente moderada hacia el centro para crear una barrera o berma alrededor del perímetro que garantice que el jardín retenga el agua cuando llueva.

Para medir la capacidad de filtración, el Departamento de Agricultura de EE.UU. recomienda encender una manguera o un rociador durante un máximo de 60 minutos para comprobar la rapidez con la que el agua se absorbe. Si el suelo no absorbe el agua en 24 horas, retira hasta cuatro pulgadas de tierra y agrega compost o arena para mejorar el drenaje. Un jardín de lluvia bien diseñado debería filtrar hasta una pulgada de lluvia (en inglés) en cuatro horas, según la American Society of Landscape Architects.

Puedes colocar piedras en los bordes del jardín de lluvia para ayudar a recolectar el agua, evitar la erosión y mantener la tierra en su sitio, explica Uppinghouse.

Jardín en el frente de una casa

Rain Dog Designs, Gig Harbor, Washington

3. Elige las plantas adecuadas

Los jardines de lluvia están diseñados para recolectar agua de lluvia, por lo que las plantas deben poder resistir tanto períodos de diluvio como de sequía. Las plantas nativas que han evolucionado para adaptarse a los climas locales y que pueden resistir la humedad extrema son las mejores opciones para los jardines de lluvia.

Si bien las plantas que elijas dependerá de la región donde vives, Uppinghouse sugiere juncias y musgos parecidos a la hierba para el punto más bajo del jardín de lluvia; a medida que las orillas suben, las plantas serán más grandes y, de abajo hacia arriba, podrían incluir lirios y plantas obedientes, con especies leñosas como el jazmín tallo ("buttonbush") y la calicarpa ("beautyberry") más cerca de las orillas.

"A los amantes de las plantas les gustan mucho los jardines de lluvia porque... les dan la oportunidad de conocer nuevos tipos de plantas que crecen y florecen en zonas húmedas y que pueden utilizarse para embellecer" el paisaje, dice Woodward.

¿No estás seguro de cuáles son las plantas nativas de tu zona? El Lady Bird Johnson Wildflower Center mantiene una base de datos de plantas nativas (en inglés) para ayudarte a encontrar las mejores opciones para tu zona. Woodward también sugiere ponerse en contacto con agentes de extensión y viveros de plantas nativas para obtener recomendaciones.

4. Cuida de lo que has creado

Jardín en forma circular

Cortesía de Allison Weiss

Aunque los jardines de lluvia requieren poco mantenimiento en comparación con otros elementos del paisaje, es importante darles un mantenimiento regular. Es posible que tengas que regar el jardín durante el primer año hasta que las plantas se establezcan. Cada temporada, agrega mantillo —y rellena según sea necesario— para ayudar a retener la humedad y evitar las malezas; retira las malezas y las plantas muertas para mantener el jardín de lluvia con el mejor aspecto posible.

5. Cosecha las recompensas

Los jardines de lluvia tienen un atractivo elemento paisajístico con innumerables beneficios para el medioambiente; incorporar uno a tu patio te permite admirar las plantas y aumentar el atractivo de la fachada de tu vivienda, además de tener un impacto positivo en el ecosistema.

Jodi Helmer es una colaboradora que cubre temas de jardinería, salud y medioambiente. También ha escrito para Scientific American, National Geographic Traveler y NPR.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.