Skip to content

¿Cómo mantenerte sano durante tus viajes?: Consejos para disfrutar de las vacaciones de verano 

 

5 viajes de carretera por Estados Unidos

Te esperan los placeres al aire libre. Prepárate con un poco de planificación y consejos de expertos.

Personas en un bote en el Río Arkansas, Colorado

H. Mark Weidman Photography / Alamy Stock Photo

Río Arkansas, Colorado

Tras un año de añorar unas vacaciones, algunos expertos en turismo nos proponen cinco viajes incomparables a lugares como las inmaculadas playas de Florida o los hoteles históricos de Nuevo Hampshire, con actividades para cada día y listas musicales de Spotify (gratuitas). Agarra las llaves, sube al auto y vive una experiencia inolvidable.

1. Plácidas aventuras en Colorado

Denver, centro para viajeros de todo tipo, es un buen punto de partida para este viaje panorámico por el suroeste montañoso de Colorado, que te llevará a explorar algunas de las zonas más bellas de este lugar espectacular y a gozar de los placeres al aire libre.

Primer día: descenso por los rápidos. La ciudad de Buena Vista, junto al río Arkansas, es la meca del remo. Vive grandes emociones en un parque de aguas bravas con elementos acuáticos artificiales para practicar kayak, remo de pie y rafting en aguas bravas. O bien, si buscas una actividad apta para principiantes, prueba el descenso de 4 millas en flotador que organiza River Runnner’s en la sección del río conocida como Milk Run.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Segundo día: recorre las montañas en bicicleta. Crested Butte, un destino de primer orden para el ciclismo de montaña, ofrece recorridos para todos los niveles. Los novatos pueden alquilar una bicicleta en Alpineer y recorrer el Lower Loop, un sendero fácil con vistas al monte Crested Butte.

Tercer día: adéntrate en las colinas y los valles. Explora el Parque Nacional Cañón Negro del Gunnison y su espectacular entorno salvaje. Desde el centro de visitantes, puedes tomar el sendero Warner Point Nature Trail, un circuito circular relativamente llano de 1.5 millas. El sendero está repleto de bancos a la sombra, donde puedes descansar y disfrutar de las vistas de las Montañas de San Juan al sur.

Cuarto día: haz un alto en el camino para una comida singularmente creativa. Come en Eatery 66, en el pequeño pueblo de Ridgway. El chef Spencer Graves sirve un menú cambiante con platos creativos, como panceta de cerdo a la barbacoa coreana y patatas fritas con parmesano de trufa. En verano, la música en vivo y los juegos de encestar saquitos de semillas mantienen a los clientes entretenidos al aire libre; y cuando baja la temperatura, los calentadores de exterior los mantienen calentitos.

Quinto día: visita las cataratas. Levántate temprano en Telluride para evitar las multitudes en el camino que lleva a una de las vistas más espectaculares del estado: las cataratas Bridal Veil. La caminata puede ser un reto debido a la gran altitud de la zona, de 8,750 pies, pero las vistas hacen que el esfuerzo valga la pena. 

Panorámica del Wentworth Hotel en Nuevo Hampshire

Mira / Alamy Stock Photo

Panorámica del Wentworth Hotel en Nuevo Hampshire.

2. Vive como Roosevelt en Nuevo Hampshire

En la época de Teddy Roosevelt, la gente adinerada que buscaba agua limpia, aire puro y ocio al aire libre huía de la ciudad en verano y partía hacia los grandes hoteles de las Montañas Blancas de Nuevo Hampshire. Algunas de estas viejas joyas se han conservado hasta nuestros días. Visítalas a lo largo de este circuito de hoteles, que es especialmente hermoso en otoño, cuando los doseles de color rojo, dorado y naranja cubren las laderas de las montañas.

Primer día: saborea la elegancia histórica en Bretton Woods. En 1902, el magnate del ferrocarril Joseph Stickney inauguró el lujoso Mount Washington Hotel, que actualmente es el Omni Mount Washington Resort, además de un monumento histórico nacional (fue sede de la famosa conferencia monetaria de Bretton Woods en 1944). Los huéspedes quedan asombrados ante su elegante vestíbulo, sus intrincadas lámparas de araña y sus cristales Tiffany, y pueden disfrutar del tenis, la equitación y un campo de golf de 18 hoyos.

Segundo día: sube en tren al imponente Monte Washington. El tren de cremallera del monte Washington lleva subiendo y bajando el pico más alto de Nueva Inglaterra (6,288 pies) desde 1869. El viaje de tres horas incluye una hora en la cima para admirar las increíbles vistas.

Tercer día: relájate y empápate del entorno en Whitefield. El extenso Mountain View Grand, que data de 1865, cuenta ahora con un spa de servicio completo y otras comodidades modernas. Pero aún es posible acomodarse en una mecedora en la veranda y saborear las vistas de la cordillera Presidencial, o bañarse en las piscinas interiores y exteriores del complejo.

Cuarto día: disfruta de un retiro rural clásico. The Wentworth, una mansión construida en 1869 en Jackson por Joshua Trickey como regalo de bodas para su hija, es hoy un acogedor hotel donde puedes alojarte en habitaciones con chimenea y visitar las cercanas cataratas de Jackson.

Quinto día: alójate en una mansión palaciega junto al mar. Inaugurado en 1874 y situado cerca de la encantadora ciudad de Portsmouth, el Wentworth by the Sea, cuya estética nos transporta al Segundo Imperio, atrajo a personalidades internacionales durante su época de mayor esplendor. Disfruta de las vistas del puerto deportivo mientras cenas en el Latitudes, y relájate en el spa y las piscinas interiores y exteriores. 

Grupo de personas en Pompano Joe’s beach bar, un sitio en la playa

Rick Lewis / Alamy Stock Photo

Grupo de personas en Pompano Joe's Beach, en Miramar Beach, FL.

3. Comida fabulosa en la vieja Florida

Las deslumbrantes playas de Miami y los famosos parques de diversiones de Orlando generalmente acaparan toda la atención turística en Florida. Pero el estado del sol derrocha belleza natural y ofrece estancias tranquilas en zonas menos transitadas. Esta ruta (que empieza en Panhandle, recorre el recodo del estado y luego te llevará hacia el sur y el interior) destaca por sus tranquilas playas, lagos de ensueño y relajantes parques estatales. También conocerás pequeñas aldeas caracterizadas por el antiguo encanto de Florida y podrás disfrutar del delicioso marisco fresco de Florida a lo largo de todo el camino.

Primer día: explora uno de los oasis más hermosos de Florida. El condado de Walton está repleto de lagos de dunas costeros, como el Western Lake del Parque Estatal de Grayton Beach, que alberga playas inmaculadas, caminos recónditos por bosques de robles y aventuras en kayak (puedes recorrer los 100 acres del lago remando). Come algo rápido en Pompano Joe's, en Miramar Beach, antes de irte.

Segundo día: saborea las ostras locales en Station Raw Bar. Asegúrate de llegar a Apalachicola con hambre para cenar y no te pierdas este restaurante informal ubicado en una antigua estación de servicio y venerado por la población local. La carta incluye ostras al horno sazonadas con ingredientes tan apetitosos como el tocino, el cangrejo, la mantequilla de ajo y el parmesano.

Tercer día: pesca vieiras en las llanuras de Steinhatchee. Desde el puerto deportivo Sea Hag de Steinhatchee, el capitán Kyle Skipper organiza salidas en barco de cuatro horas para grupos de un máximo de seis personas. Los barcos se llaman Marker One y Marker Two y te llevarán hasta el escondite de los moluscos más codiciados (de mediados de junio a principios de septiembre). Si te quieres llevar las vieiras en un refrigerador en el auto, te las pueden limpiar y empacar desde el puerto. Skipper recomienda asarlas a la parrilla: en mitades y con la concha directamente sobre la llama.

Cuarto día: alójate en un hotel histórico en Mount Dora. En la preciosa ciudad del centro de Florida situada a la orilla de un lago y a la que debe su nombre, el Mount Dora Historic Inn ofrece cuatro encantadoras habitaciones, decoradas con muebles antiguos. Está a un corto paseo de las tiendas, restaurantes y parques del centro histórico. También puedes reservar una de las ocho espaciosas casitas de vacaciones que el hotel tiene por toda la ciudad.

Quinto día: pasea por un bosque de árboles frondosos. En Sebring, la última parada, no te pierdas esta joya escondida del interior de Florida, el Parque Estatal Highlands Hammock. Observa a los cocodrilos al recorrer el paseo marítimo elevado, a la sombra de los cipreses que se elevan en lo alto y encima de las aguas oscuras del pantano. 

Grupo de Bisontes en una pradera del Parque Estatal de Custer

John Snyder/605 Magazine

Bisontes en una pradera del Parque Estatal de Custer en Dakota del Sur.

4. Bisontes a la vista en Dakota del Sur

Puedes seguir la clásica ruta por carretera, por lo general muy transitada, de este singular estado, pero si ya has visitado puntos históricos como Monumento Nacional Monte Rushmore (o estás dispuesto a dejarlos para otra ocasión), Dakota del Sur ofrece atracciones menos visitadas, pero igualmente inolvidables, en esta ruta por el lado oeste.

Primer día: pasa la noche en un antiguo banco de Sioux Falls. El elegante, cómodo y económico Hotel On Phillips se encuentra en el edificio del antiguo Sioux Falls National Bank, construido en 1918. Pasea por la antigua bóveda del banco y disfruta de un cóctel artesanal en el salón The Treasury.

Segundo día: descubre la cultura indoamericana. En Chamberlain, junto al río Misuri, visita el Akta Lakota Museum and Cultural Center, donde aprenderás sobre los indoamericanos de las llanuras del norte y podrás disfrutar del Medicine Wheel Garden, que alberga el símbolo sagrado. En el cercano Lewis and Clark Interpretive Center, sube a bordo de una recreación de 55 pies del barco de quilla que usó la expedición de descubrimiento.

Tercer día: come y relájate en Black Hills. Compra un sándwich fuera de serie (de tocino, manzana y queso cheddar, por ejemplo) en Harriet & Oak (en Rapid City) y disfruta de un picnic en el parque nacional Black Hills, que cubre un área de 1.2 millones de acres al oeste de la ciudad. Te recomendamos la zona de picnic de Lake Shore, con vistas al embalse de Deerfield, un refugio rodeado de abetos y pinos. Aquí también encontrarás muchos lugares donde acampar.

Cuarto día: piérdete en un impresionante cañón. Recorre la carretera escénica de Spearfish Canyon, un tramo de 20 millas conocido como uno de los más bellos de Black Hills. Déjate deslumbrar por las dramáticas paredes de cañón de piedra caliza y las impresionantes cascadas, y elige entre la variedad de pesca y el senderismo. Asimismo, tómate tiempo en Black Hills para explorar el Parque Estatal de Custer, al sur. Este parque de 71,000 acres, con picos de granito y llanuras llenas de animales salvajes, alberga una manada de más de 1,000 bisontes en libertad.

Quinto día: visita el Wild West. Fundada durante la fiebre del oro de 1876, la animada ciudad de Deadwood atrajo a una serie de célebres pistoleros y pintorescos personajes locales, como Wild Bill Hickok y Calamity Jane. Hospédate en el Historic Bullock Hotel, un lugar privilegiado cerca del Saloon #10. Allí es donde, según narra la historia, Hickok recibió un disparo por la espalda durante una partida de póquer, tenía un par de ases negros y un par de ochos negros: "la mano del hombre muerto". 

Vista aérea de Canon Beach en Oregón

Cavan Images/Offset

Vista aérea de Canon Beach en Oregón.

5. Ballenas y cerveza en la costa de Oregón

La ruta de la costa del Pacífico de California es el foco de atención principal de las personas que viajan por carretera por Estados Unidos, pero la ruta de 363 millas hacia el sur por la U.S. 101 de Oregón rivaliza con la del estado dorado en cuanto a belleza. Por el camino, podrás degustar los mejores mariscos, avistar aves y fauna, pasear por la playa y asombrarte ante la inmensidad del océano.

Primer día: pasea por Cannon Beach.  Reconocible por su pila de mar de 235 pies, la colorida Cannon Beach no solo destaca por sus casi 4 millas de playa, sino también por su dinámico centro urbano. Cuando la marea baja, las piscinas naturales están repletas de anémonas de color chartreuse, erizos de mar y estrellas de mar anaranjadas.

Segundo día: avista ballenas. Más de 200 ballenas grises se desvían de la épica migración norteña de su especie desde México hasta Alaska, y pasan el verano y el otoño en la costa noroeste. Haz una excursión de avistamiento de ballenas con Whale Research EcoExcursions, en el pequeño pueblo pesquero de Depoe Bay. Un biólogo marino te hablará del comportamiento de las ballenas y te mostrará otros animales salvajes, como focas, leones marinos y aves marinas.

Tercer día: descubre Yachats. Pasa la tarde explorando Yachats, un pueblo artístico en el que puedes echar un vistazo a las cerámicas, joyas, pinturas y fotografías de artistas locales de Oregón. Pasea por el pequeño entramado de calles que conforman el pintoresco centro de Yachats y entra en Yachats Brewing para degustar una sopa de salmón ahumado y una cerveza artesanal.

Cuarto día: monta a caballo por la playa. Oregon Dunes National Recreation Area, un vasto territorio de enormes dunas de arena dorada, se extiende a lo largo de 40 millas entre Florence y Coos Bay. La hípica C&M Stables, justo al norte de Florence, un pintoresco pueblo pesquero, organiza paseos a caballo por el bosque, sobre las dunas y en la playa, una experiencia relajante, aunque seas principiante.

Quinto día: disfruta de un día de golf. Prueba suerte en uno de los hoyos de los cinco campos de golf con vistas al Pacífico del Bandon Dunes Golf Resort, en Bandon. El paisaje azotado por el viento, con una vegetación exuberante y dunas inmaculadas, te transportará a la belleza salvaje de Escocia. Pacific Dunes y Sheep Ranch son especialmente impresionantes. 

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.