Skip to content
 

¿Tendrás pagar servicios de suscripción por tu auto?

La industria de automóviles podría cobrar pronto una cuota mensual por servicios complementarios.

Interior iluminado de un auto de lujo en la noche

Getty Images

In English

​Imagina que estás comprando un auto nuevo y quedas exhausto después de regatear el precio. En ese momento, el vendedor te sorprende con algo nuevo: ¿Cuánto estás dispuesto a pagar al mes para mantener activas las opciones de tu vehículo?

Te damos la bienvenida al nuevo mundo de los servicios de suscripción para tu auto. ¿Quieres que tus asientos climatizados se mantengan calientes durante el invierno? ¿Qué tal la función de asistencia de carril o el arranque a distancia? Los fabricantes de automóviles están empezando a informar que los propietarios de vehículos, sobre todo los que se decantan por modelos de lujo, podrían tener que pagar cuotas por este tipo de opciones. Por ejemplo, BMW anunció recientemente un plan para cobrar por los asientos climatizados en varios países fuera de EE.UU.

“Lo veo como algo inevitable”, afirma Tyson Jominy, vicepresidente de Datos y Análisis de J.D. Power. “Es un flujo de ganancias. Un ingreso continuo para el fabricante”.

Los vehículos están más conectados que nunca, dice Keith Barry, escritor y editor de Consumer Reports. La mayoría de los autos de hoy en día tienen módems incorporados que les permiten conectarse directamente a los fabricantes, explica. Esos fabricantes de automóviles pueden utilizar esa vía de acceso al cerebro de un vehículo para activar o desactivar un interruptor virtual. A cambio de un precio, por supuesto.


Oferta especial de la membresía de AARP durante la Semana Cibernética. Únete a AARP - Solo $9 al año cuando te inscribes por un período de 5 años.


“Los fabricantes de automóviles están trabajando para averiguar cómo ganar dinero después de la venta de un vehículo nuevo”, señala Barry. “Están intentando idear cómo ganar dinero en los próximos años”.

Una idea reciclada

En realidad, no se trata de una práctica nueva. Si has comprado un auto nuevo en los últimos 20 años, es muy probable que venga con radio satelital, un servicio gratuito por un período de prueba y que luego tienes la opción de pagar para mantener activado. Algunas personas pagan gustosamente la cuota mensual, mientras que otras renuncian al gasto adicional.

Pero cuando BMW reveló su plan de cobrar mensualmente por estos servicios en algunos países fuera de EE.UU., la noticia explotó en internet. La respuesta fue tan fuerte que la empresa se vio obligada a emitir una aclaración para los compradores en Estados Unidos.

Decía en parte que “es importante tener en cuenta que la actualización de BMW ConnectedDrive está pensada principalmente como una solución digital tras la venta y no afectará las opciones contratadas en el momento de la compra del vehículo”.

En otras palabras, si pagaste por los asientos climatizados al momento de la compra del auto, puedes conservarlos. Y si deseas agregarlos más tarde, también lo puedes hacer, si estás dispuesto a pagar una cuota adicional.

En estos momentos, la mayoría de los compradores en EE.UU. no quieren pagar una cantidad adicional después de haber comprado su auto, dice Vanessa Ton, gerente sénior de Inteligencia de la Industria de Cox Automotive. En una encuesta realizada este año, Cox descubrió que el 75% de los compradores esperaban que las funciones estuvieran incluidas en el precio de compra. Solo un 25% estaban dispuestos a pagar un monto adicional más tarde.

“Creemos que los fabricantes de equipos originales enfrentan desafíos para averiguar lo que el público está dispuesto a pagar”, afirma Ton. La encuesta de Cox reveló que el 92% de los encuestados dijeron que no estaban dispuestos a pagar cuotas mensuales por asientos climatizados y el 89% dijeron que la opción de arranque a distancia debería estar incluida en el precio del auto.

Por otro lado, hay ciertas áreas en las que los propietarios de automóviles considerarían razonables los cargos adicionales. “Nuestra encuesta reveló que algunos compradores están dispuestos a pagar hasta $25 al mes por una mayor potencia y par de torsión”, dice Ton. “También están dispuestos a pagar por el rastreo de vehículos robados”.

Algunas ventajas para los propietarios de vehículos

Si bien los fabricantes de automóviles consideran las funciones a la carta como una nueva fuente de ingresos, también es una forma de optimizar el proceso de fabricación de los vehículos en la línea de ensamblaje.

“Promueve la eficiencia en el entorno automotriz”, explica Jominy. “Si puedes construir todos los autos de la misma manera, es más fácil. Es mucho más fácil tener procesos de fabricación simplificados. Cada auto tiene todo y luego el consumidor puede decidir qué opciones activar o desactivar”.

También puede mantener bajo el precio inicial de un vehículo. En vez de pagar por todas las funciones por adelantado, puedes esperar a tener más dinero. También puedes decidir activar y desactivar algunas opciones según las necesites. ¿No quieres asientos climatizados en verano? Simplemente desactiva esa opción.

Los vehículos eléctricos son un terreno especialmente fértil para las funciones a pedido. “Puede haber una actualización que dé autonomía adicional al vehículo eléctrico", dice Jominy. “Si te vas de viaje, puedes pagar para ampliar la autonomía”.

Barry dice que el Porsche Taycan eléctrico va un paso más allá. “Si vas a hacer un viaje por carretera, puedes pagar una tarifa extra por un mapa que optimiza la navegación del auto para mostrar los lugares donde puedes recargar y llevar un control de la autonomía que le queda al vehículo. No te hará falta normalmente, pero es útil para un viaje”. Porsche llama a este servicio “Intelligent Range Minder” y cobra $12 al mes o $474 de por vida (que es transferible al siguiente propietario del auto).

Además, hay varios paquetes que permiten a los conductores mantenerse conectados con la información más reciente. Tesla, por ejemplo, cobra $9.99 al mes por una conectividad prémium que incluye la visualización del tráfico en tiempo real, mapas por satélite y mucho más.

Es fácil suponer que estos servicios de suscripción son solo una manera de cobrarles más a los consumidores, pero también ofrecen claras ventajas a los propietarios de automóviles. “Muchos de estos vehículos tienen una tecnología nueva que hay que actualizar”, dice Barry. “Actualizar el software de los autos tiene sus ventajas. Ya no tendrás que llevar el vehículo al concesionario. Podrás hacerlo de forma remota”.

En algunos casos, se trata de arreglar defectos en el software que viene con el auto; en otros, de implementar una nueva función que mejora el vehículo.

“A medida que los autos aprenden más sobre su entorno, lo comunican a los fabricantes”, dice Jominy. “Funciones como el control de crucero adaptativo se harán más inteligentes con el tiempo. Es un trabajo muy costoso, y en parte tiene sentido. Si quieres tener lo último en controles adaptativos, te va a costar más”.

Tesla ya cobra por mejorar las funciones de piloto automático. Todos los Tesla nuevos vienen equipados con el paquete básico de piloto automático, pero se puede pagar más por el piloto automático mejorado o, por $199 adicionales al mes, se puede contratar lo que la compañía llama capacidad de autoconducción completa.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Una oportunidad para los autos usados

Las suscripciones de funciones podrían ser aún más significativas en el mercado de los vehículos usados que en el de los nuevos. “Definitivamente, lo veo como algo que da a los consumidores más opciones después de la compra. Si lo piensas, los vehículos tienen una larga vida [y] el segundo propietario tiene que conformarse con el auto que compró el dueño original”, dice Jominy. “Esto permite a los segundos y terceros propietarios tener un auto más a su gusto. Y a los fabricantes de automóviles ganar dinero durante la vida del vehículo”.

Sin embargo, existe la preocupación de que los fabricantes de automóviles empiecen a cobrar por características de seguridad necesarias. “Esperamos que eso no ocurra”, dice Barry. “Espero que los fabricantes de automóviles no decidan omitir opciones de seguridad en los vehículos.  El punto más complicado son las funciones de conveniencia. Detalles como el control de crucero adaptativo y el centrado de carril. No son características de seguridad necesarias, pero hacen que la conducción sea menos estresante y más cómoda”.

Y no te sorprendas si ves que alguien encuentra una forma de eludir las cuotas. Ya hay historias sobre piratas informáticos que buscan la manera de desbloquear características que los fabricantes de automóviles quieren que los consumidores compren.

¿Aceptarán los consumidores las cuotas por las funciones del automóvil? Hubo un tiempo no muy lejano en el que la idea de pagar por ver televisión parecía ridícula. Luego llegó la televisión por cable básica, seguida de los servicios prémium como HBO. Ahora casi todos los hogares pagan por algún tipo de contenido de transmisión.

Y al igual que el panorama televisivo ha evolucionado, Barry no duda de que el mundo del automóvil también verá un cambio. “El poder del modelo de suscripción se ha demostrado en muchos sectores distintos”, afirma. “De una u otra forma, vamos a pagar por nuestros autos de forma diferente a como lo hacíamos hace cinco o diez años”.

Rick DeBruhl colabora con artículos sobre temas automovilísticos. Ganador de varios premios Emmy, DeBruhl también ha informado para diversas cadenas de televisión sobre carreras de automovilismo y subastas de autos de colección.