Skip to content

¿Cómo mantenerte sano durante tus viajes?: Consejos para disfrutar de las vacaciones de verano 

 

Los adultos mayores se preocupan por la privacidad en línea

Las empresas buscan ser más transparentes en cuanto a la recopilación de datos de los usuarios.

Imagen conceptual de personas en internet

iStock / Getty Images

In English | Andy Reinhardt se siente cómodo comprando en línea, navegando por internet y utilizando aplicaciones.

Reinhardt, de 60 años, pasó gran parte de su carrera como periodista de tecnología. Pero Reinhardt se niega a usar altavoces inteligentes.

"Me parecen muy espeluznantes", dice el residente de San Francisco. "Estoy convencido de que están escuchando todo el tiempo, no solo cuando gritas: 'Hola, Alexa'. Ya he tenido innumerables incidentes en los que estoy hablando de algo muy inusual cerca de mi teléfono y, de repente, comienzo a ver anuncios relacionados en mi página de Facebook".


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Reinhardt no es el único miembro de su generación que desconfía de la privacidad digital. Una nueva encuesta en línea de AARP Research (en inglés), en la que participaron 2,807 adultos de 18 años o más, revela que el 34% de las personas de 50 años o más mencionaron las preocupaciones por la privacidad como la principal barrera para adoptar nuevas tecnologías, solo superada por el costo (el 38%) y la falta de conocimiento (el 37%). Más de 8 de cada 10 (el 83%) indicaron que no están seguros de que lo que hacen en línea sea privado.

Las tendencias tecnológicas en el 2021 y los adultos mayores de 50 años

• Lee el informe completo (en inglés) que analiza las 10 principales tendencias para los adultos mayores.

• Consulta la política de privacidad de AARP, tanto en línea como en otros ámbitos.

"Muchas de esas preocupaciones sobre la privacidad son absolutamente válidas", dice Gennie Gebhart, investigadora de privacidad del grupo de defensa sin fines de lucro Electronic Frontier Foundation (en inglés). Pero "independientemente de la edad o el nivel de experiencia, nunca quiero que esas preocupaciones impidan que las personas vivan sus vidas, realicen tareas básicas y accedan a servicios básicos", que pueden ser cada vez más necesarios durante una pandemia. Y señala el problema de las personas que se sienten incómodas al usar internet para programar una cita para una prueba de COVID-19 o para vacunarse.

A menudo, las personas que trabajan en tecnología evitan profundizar demasiado en ella. Lo primero que hizo Deb McAlister-Holland, una inversionista y especialista en mercadeo de tecnología jubilada de 67 años, cuando ella y su esposo compraron una casa nueva en junio pasado en Longview, Texas, fue quitar el timbre Ring, el termostato inteligente, los controles automáticos de los aspersores, los detectores de movimiento y las cámaras. Luego desconectaron un cableado extraño que conectaba las cámaras a algo que ella no pudo identificar.

"Sé cómo proteger mi información en línea. Pero también sé lo fácil que es piratear dispositivos que siempre están encendidos. No hay una manera fácil de proteger un refrigerador o un timbre. Los fabricantes recopilan una gran cantidad de datos de estos dispositivos, y los consumidores no tienen idea de lo que se recopila", dice.

Apple exige a los desarrolladores pedir permiso para rastrear

Según un informe reciente de Apple para sus consumidores, Day in the Life of Your Data (en inglés), lo que se recopila alimenta una industria "grande y opaca" de $227,000 millones.

La aplicación promedio que la gente usa todos los días tiene seis rastreadores integrados, según el informe de Apple. Los corredores de datos utilizan esta información para asignar atributos a los usuarios y agruparlos en segmentos de mercado muy detallados.

Comenzando con la inminente actualización del software iOS 14.5 y el software para otros productos de Apple, la empresa requiere que los desarrolladores de aplicaciones soliciten permiso a los usuarios para rastrearlos en aplicaciones y sitios web de terceros. En la App Store, los desarrolladores también deben brindar transparencia al consumidor sobre la recopilación de datos y las prácticas de privacidad en las páginas de productos de la empresa.

"La protección de la privacidad y la seguridad del consumidor es fundamental. Los consumidores deben controlar cuándo y cómo se pueden usar sus datos personales, y las protecciones de privacidad y seguridad deben integrarse en los dispositivos", dice Susanna Montezemolo, directora de Políticas e Integración de AARP. "Los consumidores también necesitan una mayor transparencia sobre las prácticas de privacidad y seguridad para que puedan tomar decisiones informadas".

Amazon, que creó el asistente digital Alexa, le dijo a AARP que tiene la privacidad en mente.

"Para todos los consumidores, pero especialmente para los adultos mayores, Alexa puede darles independencia", dice un portavoz de Amazon. "La privacidad es fundamental para mantener la confianza de nuestros clientes. Es por eso que creamos indicadores visuales para que los consumidores sepan cuándo Alexa está procesando su solicitud, diseñamos controles de cámara y micrófono, y les brindamos la capacidad de revisar y eliminar grabaciones de voz". Para obtener más detalles, la compañía dirige a los clientes a su Alexa Privacy Hub (en inglés).

Puedes navegar en línea y limitar tu riesgo

Terry Fernsworth, de 53 años, que trabaja en asistencia técnica para software en el área de la bahía de San Francisco, es una de esas personas que no usa ni Alexa ni Siri de Apple. Tampoco realiza operaciones bancarias en línea.

"Utilizo la tecnología, pero soy cauteloso sobre cómo la uso", dice.

"Muchas de esas preocupaciones sobre la privacidad son absolutamente válidas. [Pero] independientemente de la edad o el nivel de experiencia, nunca quiero que esas preocupaciones impidan que las personas vivan sus vidas, realicen tareas básicas y accedan a servicios básicos".

— Gennie Gebhart, Electronic Frontier Foundation

Además, Fernsworth navega por internet con DuckDuckGo, un navegador que dice que no rastrea a las personas en línea, no almacena información personal ni las persigue con anuncios. Esto es especialmente cierto si se trata de temas de salud. También favorece una legislación de privacidad estricta.

Pero Fernsworth compra cosas en eBay y Amazon, rastrea sus paseos en bicicleta a través de la aplicación para corredores y ciclistas Strava, y comparte su ubicación cuando necesita usar Apple Maps.

"Creo que es una cuestión de qué obtienes a cambio de la información que les das y cuál es esa compensación", dice Fernsworth. "Definitivamente hay situaciones en las que creo que vale la pena".

La letra pequeña de las políticas de privacidad es un obstáculo

No todos están dispuestos a aceptar las condiciones. La encuesta de AARP encontró que pocas personas ven el valor de intercambiar datos personales por beneficios de personalización que se extienden más allá de las recompensas en efectivo u otras ganancias financieras rápidas. Mucho menos de la mitad de los encuestados, el 43%, comprende la letra pequeña de las políticas de privacidad, que a menudo se expresan en términos legales y que raramente se leen. El hecho de que exista una política de privacidad no significa que un sitio web no comparta información personal sin tu permiso, y solo el 53% de los encuestados saben que las agencias de publicidad son el "tercero" en esos acuerdos de política de privacidad en línea.

"Parece que todo se piratea constantemente", dice Lyn Clark, de 72 años, una bailarina y coreógrafa jubilada de Benicia, California, y explica por qué adopta la tecnología moderna con cautela. Clark no tiene un altavoz inteligente, no realiza operaciones bancarias en línea y usa un teléfono plegable. Ocasionalmente paga por las cosas que compra en línea a través de PayPal, pero no se siente bien al respecto. "Me preocupo cada vez que lo uso".

Clark se permite una presencia limitada en Twitter y en Facebook.

"Creo que más personas se sentirían más cómodas con [las redes sociales] si hubiera formas más fáciles de salir de ellas. Puedes [elegir] simplemente dejar de estar en Facebook, pero tu información sigue ahí".

Compara las ventajas y desventajas, y sé precavido

Gebhart, de la Electronic Frontier Foundation, recomienda encontrar un punto intermedio elaborando un plan de privacidad y seguridad que te parezca adecuado. Piensa en lo que quieres hacer y compáralo con lo que te preocupa.

También advierte sobre los ataques de "phishing" o suplantación de identidad, esos enlaces, correos electrónicos y números de teléfono que pretenden representar algo que no son, a menudo una entidad financiera. Hacer clic en esos enlaces o llamar al número puede provocar el robo de identidad u otras consecuencias nefastas.

Mitchell Kurtz, de 71 años, un maestro y entrenador jubilado de Lower Merion, Pensilvania, se inscribió en Norton LifeLock para ayudar a protegerse contra el robo de identidad. Pero cuando recibió un correo electrónico sospechoso que supuestamente era de LifeLock, llamó a la empresa. Efectivamente, se trataba de una estafa.

"Aquí está la empresa que se supone que me protege contra el robo de identidad, y la están estafando", dice Kurtz.

Gebhart recomienda instalar las actualizaciones del software de seguridad cuando estén disponibles.

"Cepíllate los dientes. Lávate las manos. Actualiza tu software", dice. También recomienda enfáticamente no utilizar la misma contraseña en todos los sitios en los que te conectes.

"Nada será nunca perfectamente seguro ni perfectamente privado", dice Gebhart. "Pero puede ser más seguro y más privado, y eso es lo que intentamos hacer".

Edward C. Baig colabora con artículos sobre tecnología y otros temas del consumidor. Anteriormente trabajó para USA Today, BusinessWeek, U.S. News & World Report y Fortune; es autor de Macs for Dummies y coautor de iPhone for Dummies y iPad for Dummies.

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.