Skip to content
 

13 cosas gratuitas o baratas que puedes hacer para combatir la soledad

En la vejez, las relaciones sociales son fundamentales para la felicidad y la buena salud.

5 mujeres sonríen a la cámara

Getty Images

In English

Por lo general, para envejecer bien, es importante la cercanía con los familiares y amigos. Ayuda a vivir una vida larga y significativa.

Hay reportes que indican que, por lo general, las personas que se conectan socialmente son más sanas, más felices y están mejor preparadas para enfrentar los obstáculos que surgen en su camino. Por el contrario, es posible que quienes están aislados socialmente duerman menos, abusen más del alcohol o de las drogas y experimenten episodios de soledad. También es posible que sufran de depresión o de demencia o tengan otros problemas de salud graves.

Lamentablemente, la soledad puede ser un círculo vicioso: a medida que envejecemos, somos más propensos a enfrentar desafíos físicos o mentales que pueden dificultar la socialización. Sin embargo, establecer conexiones puede reducir la probabilidad de experimentar esos problemas.


Oferta especial de la membresía de AARP durante la Semana Cibernética. Únete a AARP - Solo $9 al año cuando te inscribes por un período de 5 años.


Al mismo tiempo, a medida que van pasando los años, es posible que algunos de los amigos y seres queridos que nos acompañaban en la vida ya no estén. Un estudio publicado en el 2019 (en inglés) sugiere que quienes están procesando el duelo por la pérdida de un cónyuge corren un alto riesgo de soledad. Y la pandemia ha empeorado las cosas.

Asimismo, más de la mitad de casi 2,000 personas en EE.UU. que formaron parte de una encuesta en línea de AARP en junio conocían personalmente a alguien que falleció o se enfermó gravemente de COVID-19. Como resultado, dos tercios de esas personas informaron que las relaciones sociales y pasar tiempo con sus seres queridos es más importante que nunca.

Muchos antídotos posibles para la soledad

Afortunadamente, puedes contrarrestar la soledad de muchas maneras, por ejemplo, haciéndote de tiempo para retribuir a la comunidad, viajando, aprendiendo junto a otros o relajándote con amigos. Pero no existe una solución única que ayude a establecer conexiones sociales, especialmente porque no todos tienen los mismos recursos financieros, la misma capacidad física o un círculo de amigos en quien confiar.

Sin seguir un orden particular, a continuación te ofrecemos 13 ideas —gratuitas o de bajo costo— para conocer gente nueva o reconectarte con amigos con quienes hace tiempo no hablas.

Cuatro personas están sentadas alrededor de una mesa pequeña, hablando, riendo y bebiendo vino blanco

Getty Images

1. Organiza una reunión. A través de las redes sociales o de grupos de exalumnos, comunícate con antiguos compañeros de escuela, de trabajo o de campamentos de verano que probablemente estén tan ansiosos como tú por revivir relaciones. Las reuniones familiares, grandes o pequeñas, también sirven para este propósito.

De ser posible, organiza una reunión presencial, y si el grupo puede costearlo, tal vez un viaje a algún destino lejano. De lo contrario, puedes recurrir a FaceTime, Zoom u otra aplicación de videollamadas. Luego, programa reuniones o charlas regulares a modo de seguimiento.

2. Haz un viaje. ¿Cuál es el sitio al cual siempre has querido ir? Si tu presupuesto y tu salud lo permiten, este puede ser el momento de hacer ese viaje.

Si te interesa la genealogía, tal vez el viaje sea para seguir tus raíces ancestrales. Hasta podrías descubrir y conocer a parientes lejanos que viven en otro país.

Realiza actividades y trabajo voluntario

3. Haz trabajo voluntario. ¿Sientes pasión por salvar el planeta o por alguna otra causa o problema? Busca oportunidades de voluntariado en organizaciones de beneficencia y eventos comunitarios.

4. Saca a pasear a tu perro. Si puedes hacerlo, cuidar de una mascota no solo te dará una amorosa compañía en casa, sino que también te brindará la oportunidad de conocer a otras personas que adoran a sus propias mascotas. Es prácticamente seguro que te encontrarás con otros dueños de perros cuando saques a pasear el tuyo.

Y si realmente te enloquecen los animales, haz tareas voluntarias en un refugio, donde no solo harás una obra de bien, sino que también conocerás a otras personas con los mismos intereses.

5. Visita una iglesia o lugar de culto. Con frecuencia, las iglesias y las sinagogas realizan eventos y ofrecen oportunidades de voluntariado, además de brindar un sentido de comunidad.

6. Busca crear conexiones intergeneracionales. Los viejos y los jóvenes pueden aprender mutuamente unos de otros.

Eldera, que conecta a personas mayores de 60 años para que sean mentores de niños y adolescentes de entre 5 y 17 años, se considera una aldea virtual global donde las generaciones se encuentran. El mentor y el joven tienen reuniones semanales de 30 a 90 minutos por Zoom para leer libros, compartir historias, jugar juegos y hablar de prácticamente cualquier cosa. El rol que asumen los mentores es una especie de abuelos —o tíos— honorarios.

“La magia que pueden crear juntas dos personas está muchísimo más por encima de cualquier cosa que podamos imaginar”.

— Dana Griffin, Eldera

“Tienen que definir su propia relación”, dice Dana Griffin, directora ejecutiva de la organización. “La magia que pueden crear juntas dos personas está muchísimo más por encima de cualquier cosa que podamos imaginar”.

Todos los mentores viven en Estados Unidos, deben pasar por un proceso de verificación de antecedentes y cumplir con los requisitos de “amabilidad, generosidad y curiosidad” de Eldera. Solo un padre o tutor legal puede registrar a los menores, que provienen de 27 países.

El servicio es gratuito para los mentores y los padres o tutores de los niños y jóvenes. Sin embargo, Eldera tiene una lista de espera. De modo intencional y por motivos de seguridad, Eldera no combina mentores con niños o jóvenes que viven en la misma región geográfica, pero Griffin dice que los mentores se reúnen regularmente por Zoom y, a veces, en persona.

El programa Experience Corps de AARP Foundation puede ayudarte a conectarte en forma individual con alguien en tu comunidad. En 20 ciudades del país, voluntarios de 50 años o más ayudan a que los lectores jóvenes se conviertan en grandes lectores. El voluntariado en persona todavía está suspendido por la pandemia.

Una voluntaria mayor instruye a una niña afroamericana en el programa Experience Corps.

Mujer mayor junto a una niña

AARP

Amplía tu círculo

7. Conéctate con desconocidos. No hagas caso a eso que te enseñaron mucho tiempo atrás de no hablar con extraños.

BJ Fogg, autor de Tiny Habits, sugiere visitar un parque a la misma hora todos los días. Presta atención a las personas que ves allí. Si te sientes cómodo, inicia una conversación con personas que parezcan receptivas.

Griffin, de Eldera, también sugiere conectarte con individuos a quienes no conoces personalmente. Si te gusta un artículo, un boletín o un libro, ella sugiere que se lo hagas saber al autor. Le alegrarás el día y tú cosecharás tus propios beneficios. También recomienda saludar a alguien con quien te cruzas en tu vecindario, en el supermercado o en la biblioteca. Pregúntale cómo está yendo su día.

8. Juega videojuegos. Los videojuegos y los deportes electrónicos —ahora conocidos como esports— en los que participan varios jugadores pueden ser sumamente sociales. Podrías competir contra otros jugadores apasionados o jugar en forma más relajada solo por divertirte.

En ambos casos, puedes conectarte con personas en las comunidades de jugadores o en sitios de transmisión directa, como Twitch y YouTube. Hasta podrías convertirte en una estrella de rock para tus hijos o nietos.

"Todos queremos conocer gente que une a las personas. Cada vez que invitas a alguien a un evento, es como obsequiarle un pequeño regalo".

— Nick Gray, escritor

9. Organiza un cóctel. “Todos estamos solitarios después de la pandemia, y [ahora] tenemos que quitarnos las telas de araña de la COVID”, dice Nick Gray, autor de The 2-Hour Cocktail Party: How to Build Big Relationships With Small Gatherings. Él recomienda organizar un cóctel informal, sin olvidar las etiquetas para nombres, los mensajes recordatorios y algo de estructura para romper el hielo.

“Vas a ayudar a tus amigos a hacer nuevos amigos, y entonces... serás el centro de atención”, dice.

La pregunta más obvia es: ¿a quién invitar? Gray sugiere invitar a vecinos que tal vez conozcas poco.

"Todos queremos conocer una persona que reúne a la gente”, dice. “Cada vez que invitas a alguien a un evento, es como obsequiarle un pequeño regalo".

Un tema que Gray recomienda para una reunión es el intercambio de libros. Tú y tus invitados pueden colocar los libros que ya no quieren sobre una mesa para que cualquiera los tome gratuitamente. Pero no se trata tanto de los libros como de la inevitable confraternización que ocurre. Hasta podría llevar a la formación de un club de lectura.

Busca un inquilino y gana dinero extra

10. Alquila una habitación desocupada. Si eres viudo, estás jubilado o tus hijos se han ido del hogar, la casa en la que criaste a tu familia está ahora horriblemente desierta. Considera alquilar una habitación desocupada. Además de tener compañía, podrías generar algún ingreso extra e incluso tener algo de ayuda con las tareas livianas del hogar.

Si bien no todas las personas que viven solas sienten soledad, vivir solo es el segundo factor de riesgo para ello, después de la muerte de un cónyuge, según dos estudios realizados con diez años de diferencia. Aproximadamente 14 millones de adultos mayores de 65 años vivían solos en el 2019, un aumento de casi el 30% en comparación con el 2010, según estimaciones de la Oficina del Censo.

“Los beneficios de esto no son solo las conexiones sociales que se forman; se trata realmente de una oportunidad para que los adultos mayores retribuyan”, dice Noelle Marcus, directora ejecutiva de un portal en línea para compartir viviendas llamado Nesterly, destinado a las personas mayores que buscan alquilar una habitación en Boston, Columbus (Ohio) y Louisville (Kentucky).

Los dueños de casa a menudo les alquilan habitaciones a estudiantes de posgrado, que pueden quedarse un semestre o más. Los inquilinos deben alquilar al menos por un mes.

El dueño de casa establece el monto del alquiler, que a veces se reduce para un inquilino que puede ayudar con las tareas domésticas. Nesterly retiene una comisión modesta y se ocupa de la verificación de antecedentes, tanto del dueño de casa como del inquilino. La organización cuenta con asistentes sociales con licencia para asistir con cualquier problema que pudiera surgir.

Puedes encontrar servicios similares en tu área a través del National Shared Housing Resource Center.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


11. Revisa tu plan de seguro médico para ver si ofrece beneficios que podrían ser útiles. Ciertos planes Medicare Advantage, de Medicaid y otros planes de seguro de salud podrían ofrecer servicios como Papa, el cual, según explica su vicepresidenta de Salud e Impacto Social, está diseñado para ofrecer compañía. Se trata de un beneficio gratuito para los miembros por el cual Papa envía a tu casa a una persona a la que denomina Papa Pal (amigo de Papa).

“Comienzas diciendo ‘estoy aquí para escucharte; estoy aquí para jugar un juego contigo; estoy aquí para ayudarte con las tareas de la casa’”, dice Rudy. Un Papa Pal podría ayudar con el jardín, o mover cajas, hacer compras del supermercado, recoger recetas médicas o llevarte a la cita con el médico.

“Muchos adultos mayores se quedan sin transporte. Y a veces esa pérdida contribuye a la soledad”, dice Rudy.

Grupo de personas sonríen mientras plantan vegetales

Getty Images

12. Sigue tu propósito. Griffin recomienda pensar en las tres cosas que más te gusta hacer: cocinar, trabajar en el jardín, leer historias, hacer deporte, lo que sea. O que hagas una lista de las cosas sobre las cuales siempre quisiste saber más. Luego, busca clases virtuales gratuitas o en una universidad o centro educativo comunitario. Aprenderás una nueva habilidad y conocerás personas a quienes les interesan los mismos temas.

13. Visita AARP.org. En nuestro sitio podrás:

  • Capacitarte para ser voluntario de La Voz Amiga (en inglés), de AARP, un programa en el que los voluntarios se comunican y hablan con las personas que han solicitado una llamada. O tal vez podrías ser tú quien solicite la llamada.
  • En el sitio de Connect2Affect (en inglés), de AARP Foundation, creado en colaboración con otros cuatro grupos, puedes encontrar ayuda en 10 categorías según tu código postal. También hay un cuestionario para determinar si corres riesgo de aislamiento social.
  • En el Centro Comunitario Virtual de AARP (en inglés) encontrarás un gran número de clases interactivas que puedes tomar solo por placer —como baile, yoga restaurador o vinos de la zona oeste de Estados Unidos—, o puedes ejercitar el cerebro y aprender sobre temas como Medicare, nuevas tecnologías, planificación jubilatoria o cómo evitar el fraude. (También hay enlaces a películas del programa Movies for Grownups. Podrías organizar una reunión para mirar una de las películas en tu televisor de pantalla grande).
  • En aarp.org/local (en inglés), ingresa tu código postal para encontrar oportunidades y eventos gratuitos en tu área.
  • Mientras tanto, Senior Planet (en inglés)—una afiliada de AARP— ofrece clases virtuales gratuitas de acondicionamiento físico y otros temas, entre ellos, cómo aprender a utilizar la tecnología. La organización también cuenta con centros presenciales en Denver, la ciudad de Nueva York, Palo Alto (California), Plattsburgh (Nueva York), Rockville (Maryland, cerca de Washington D.C.) y San Antonio (Texas), pero no todos están totalmente abiertos debido a la pandemia.

“Cuando las personas mayores establecen amistades, estas tienden a ser mejores y más sólidas que las de las personas jóvenes”, dice Thomas Kamber, director ejecutivo de Older Adults Technology Services (OATS) y Senior Planet. “La tecnología se convierte en una posibilidad de generar o crear esas oportunidades. Pero tienes que hacer que rinda frutos: tienes que comunicarte, enviarle un mensaje personal a alguien [y], en algún momento, hacer a un lado la computadora y reunirte para almorzar”.

Nota de redacción: este artículo se publicó el 27 de 2022. Ha sido actualizado con resultados de un estudio de AARP.

Edward C. Baig colabora con artículos sobre tecnología y otros temas del consumidor. Anteriormente trabajó para USA Today, BusinessWeek, U.S. News & World Report y Fortune; también es autor de Macs for Dummies y coautor de iPhone for Dummies y iPad for Dummies.