Skip to content

¿Cómo mantenerte sano durante tus viajes?: Consejos para disfrutar de las vacaciones de verano 

 

Prepara a tu hijo para el éxito con esta lista para la universidad

Además de empacar, piensa en las cuestiones de salud, los trámites legales y en sus sentimientos.

Papá ayuda a su hija a mudarse al dormitorio universitario

Ariel Skelley/Getty Images

In English | ¡Felicitaciones! La universidad admitió a tu hijo o hija, quien es estudiante de último año de la secundaria. Tu hijo le ha comunicado al mundo la noticia en Instagram y está festejando la graduación con su familia y amigos.

Ahora es el momento de preparar al estudiante para que vaya a la universidad y esté sano, seguro y sea exitoso allá también.

"No se trata solo de encontrar las sábanas tamaño twin XL que llevan la mayoría de las camas de los estudiantes de primer año", dice Mary Dell Harrington, coautora de Grown and Flown (Crecer y volar), que incluye largos capítulos sobre el proceso de mandar a los hijos a la universidad. "Esa es la parte fácil".


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Lo difícil es preparar a los jóvenes para que vivan solos y asuman nuevas responsabilidades, ya sea entender cuándo y cómo buscar tratamiento médico o aprender a planificar los días para cumplir con las exigencias académicas más duras.

"Es mucho más fácil concentrarse en lo tangible", señala Harrington. "Es posible que te olvides de las cosas más importantes".

Aquí te mostramos cinco áreas a las que debes prestar atención cuando prepares a tu hijo para la vida universitaria.

1. Salud física y mental

Mary Dell Harrington junto a su hija e hijo

CORTESÍA DE MARY DELL HARRINGTON

Mary Dell Harrington (centro) ayudó a su hijo, Walker Berning, y a su hija, Annie Berning, a prepararse para la universidad.

En la universidad, la mayoría de los estudiantes de primer año será responsable de vigilar su salud por primera vez. Antes de partir hacia la universidad, deberán someterse a un examen físico completo que incluya las vacunas necesarias. Este otoño muchas universidades exigirán una vacuna contra la COVID-19 a los estudiantes que vivan en el campus.

Antes de mudarse a la residencia, los estudiantes deben saber dónde encontrar asistencia sanitaria en el campus y saber dónde se encuentran los centros de atención urgente, las farmacias y los hospitales locales. Si necesitan apoyo en materia de salud mental, deben averiguar si los terapeutas que los están tratando actualmente ofrecen citas virtuales a clientes que residen en un estado diferente. Es posible que deban tener que buscar un nuevo terapeuta en el campus o en la comunidad universitaria.

También deben prepararse para gestionar los medicamentos de venta bajo receta, tanto para surtir las recetas como para asegurarse de que se renueven a tiempo.

Para hacer frente a pequeñas dolencias y lesiones, los padres deben incluir un kit de primeros auxilios en la lista de compras. Mir Kamin, madre de un recién graduado y de un estudiante de último año de universidad, incluyó instrucciones sobre cómo y cuándo utilizar los medicamentos de venta libre y otras indicaciones.

Además, Kamin sugiere comprar una pequeña caja fuerte para los medicamentos de venta bajo receta. Algunos medicamentos, especialmente los estimulantes utilizados para tratar el TDAH, son objeto de robo porque pueden venderse de manera ilegal.  La caja fuerte también es un buen lugar para guardar pasaportes, tarjetas del Seguro Social y llaves de repuesto, añade.

2. Documentación legal

Antes de ir a la universidad, The National Law Review recomienda crear al menos tres documentos legales:

  • Formulario de autorización HIPPA, que permita al personal sanitario hablar de la información médica del joven con sus padres.
  • Un poder notarial de salud, que da a los padres la capacidad de tomar decisiones sobre la atención médica en caso de emergencia cuando su hijo no puede tomar sus propias decisiones.
  • Un poder notarial duradero general, que otorga a un padre la autoridad para actuar en nombre de un hijo adulto incapacitado, lo que le permite gestionar las finanzas, solicitar beneficios gubernamentales o cancelar un contrato de alquiler.

Lista verificación para ir la universidad

Asuntos médicos y de salud

●      Programa un examen físico del estudiante.

●      Asegúrate de que tenga las vacunas al día, incluida la vacuna contra la COVID-19, si se requiere.

●      Habla del sexo seguro y de métodos anticonceptivos.

●      Asegúrate de que todas las recetas del estudiante se surtan y puedan renovarse.

●      Abastécete de vitaminas y medicamentos sin prescripción.

●      Empaca un kit de primeros auxilios.

●      Crea una lista de emergencia con el número del médico de cabecera, el número de teléfono de la clínica del campus, el historial médico, el grupo sanguíneo, las alergias a alimentos y medicamentos y los contactos de emergencia.

Trámites legales

●      Exención de la HIPPA.

●      Poder notarial de salud.

●      Poder notarial duradero general.

●      Exención de la Ley de Derechos Educativos y Privacidad Familiar (FERPA).

Planificación académica

●      Asegúrate de que tu estudiante de primer año tenga una computadora portátil actualizada con el software que pueda ser necesario para las clases específicas.

●      Ayuda a tu hijo a investigar las carreras que le interesan.

●      Revisa los materiales de ayuda financiera con el fin de que tu estudiante conozca los requisitos académicos para mantener las becas y los préstamos.

●      Crea una lista de apoyos académicos disponibles en el campus.

Material escolar y para el dormitorio

●      Para complementar la lista proporcionada por la universidad de tu estudiante, consulta las listas de College Board College Info Geek (en inglés).

Los servicios en línea ofrecen versiones de bajo costo de cada uno de estos formularios, pero tendrás que prestar atención a detalles como los requisitos específicos de tu estado de residencia o si los formularios deben ser notarizados. Si tu familia tiene cuestiones complejas que abordar, como el historial de salud de un hijo o padres divorciados, probablemente querrás consultar con un abogado para adaptar los documentos a tu situación.

Si la universidad se encuentra en otro estado, los padres del estudiante deberían investigar cómo difieren las leyes respecto a las de su estado de origen.

Por ejemplo, las penalidades por posesión de alcohol por parte de un menor pueden ser mucho más duras en la universidad que en casa. Y aunque la marihuana sea legal en varios estados, las leyes sobre su compra y posesión difieren entre los estados, dice Tevera Stith, vicepresidenta de orientación profesional en la oficina de Washington, D.C., de la red de escuelas semiautónomas KIPP y antigua consejera de admisiones universitarias.

"Una vez que cruzas la frontera de un estado, tienes la responsabilidad de saber cuáles son las normas allí", señala.

Por último, podrías querer que tu estudiante firme una exención de la Ley de Derechos Educativos y Privacidad Familiar (FERPA), que protege la privacidad de sus registros académicos. Sin ella, no podrás ver sus calificaciones ni discutir su progreso académico con las autoridades de la universidad.

3. Preparación emocional

Es importante ocuparse de los asuntos médicos y legales con antelación para poder concentrarse en empacar durante las últimas semanas.

Pero también prepárate para las reacciones emocionales, tanto tuyas como de tu hijo. Muchos estudiantes trabajan para "ensuciar el nido" —provocar conflictos en la familia— antes de marcharse, dice Harrington. "Para ellos, es mucho más fácil irse cuando han creado una situación incómoda".

Por otro lado, los padres también pueden estar experimentando una variedad de sentimientos, como la pérdida y la aprensión ante una nueva dinámica familiar, la cual puede incluir un hogar más tranquilo o incluso un hogar sin hijos. Los padres deben crear un "diálogo abierto" sobre sus propios sentimientos, aconseja Stith, "sin bombardear" a sus hijos. Y prepárate para ver un poco menos a tu hijo antes de que se vaya a la universidad.

"Los padres deben controlarse a sí mismos, porque aunque uno es parte importante de la vida de su hijo, no es la única", dice Stith. "Un hijo querrá pasar mucho tiempo con su mejor amigo, novio o novia. Tendrán la sensación de que es la última vez que los van a ver".

Al crear un diálogo abierto sobre sus sentimientos, dice Stith, los padres "pueden procesar sus propias emociones". Lo mejor es ser claro sobre qué tiempo quieres pasar con tu hijo en las últimas semanas, ya sea una noche de juego en familia o una cena especial fuera, dice Kamin. Pero ten en cuenta que es posible que tu hijo pase la mayor parte del tiempo con sus amigos.

4. Preparación académica

Si hay algo que los estudiantes de primer año deben entender es que la universidad será más difícil que la escuela secundaria y que exige más responsabilidad. Los padres pueden preparar a los estudiantes para el éxito, al tiempo que les permiten abogar por sí mismos y asumir la responsabilidad de su propia educación.

Consulta junto a tu hijo la página web de la universidad para ver qué tipo de computadora portátil, tecnología o software pueden ser necesarios para determinadas carreras o clases. Anima a tu hijo a leer por placer durante el verano con el fin de prepararse para una mayor carga de trabajo. Investiga las carreras que podrían ser interesantes para tu estudiante y mira las clases requeridas para obtener títulos en esas carreras.

Ayuda a guiar a tu estudiante hacia la tutoría académica y otros apoyos disponibles en el campus, y anímalo a aprovechar esos servicios si los necesita.

5. La lista de cosas para empacar

Las universidades facilitan este trabajo con listas de ropa de cama, dispositivos electrónicos, material escolar y más.

Kamin sugiere algunos elementos esenciales para cualquier dormitorio: una estación de carga de electricidad y un ventilador. "Los dormitorios tienen fama de ser demasiado calurosos o demasiado fríos", dice.

También sugiere utilizar maletas blandas que puedan plegarse o guardarse bajo la cama o en el fondo de un armario.

Pero no exageres con la lista de empaque, aconseja Harrington. "Realmente solo hay una docena de cosas que los jóvenes necesitan. Recomendamos un enfoque minimalista", añade. "Deja que tu hijo se instale y pida lo que necesita por internet".

Antes de llegar a la residencia y desempacar, Kamin sugiere que escribas a tu hijo una breve carta para poner en palabras lo que quieres decirle pero que puede ser difícil de articular en el momento en que dejes a tu hijo en el campus. Dale la carta cuando te vayas.

"El mensaje básico es 'Te quiero mucho. Te voy a extrañar, pero está bien. Ahora estás ante una gran aventura. Pásalo bien.’", dice Kamin.

Ese día, asegúrate también de llevar algo para ti, como pañuelos desechables. Es probable que los necesites.

David J. Hoff es un colaborador que se especializa en historias de vida familiar, salud y educación en publicaciones nacionales. Ha sido redactor y editor para Education Week y sus artículos se han publicado en The Washington Post y Washington City Paper, entre otros.

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.