Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

Los abuelos aprenden a hacer videollamadas para conectarse con sus nietos

Nuevas maneras de utilizar la tecnología para reforzar los lazos con la familia.

Mujer que hace una videollamada observa su computadora

Getty Images

In English | Tami Kelley admite que no es ninguna experta en tecnología, pero no deseaba que su falta de conocimiento interfiriera en la relación con Horatio, su nieto de 5 años.

Como Kelley, de 58 años, vive en Cincinnati y Horatio en Vergennes, Vermont, la pandemia los está manteniendo aparte más de lo habitual y las videollamadas ahora cumplen una función importante en su relación. Pero para conectarse sin contratiempos, Kelley tuvo que luchar contra un programa de video que dejó de funcionar, un teléfono celular que se negaba a conectarse a FaceTime y el desafío de mantener interesantes las llamadas para Horatio.

La pandemia del coronavirus ha separado a muchas familias que celebran el Día de los Abuelos el 13 de septiembre. Por ese motivo, la manera en que interactúan muchos abuelos y nietos es a través de tecnologías como Zoom y FaceTime. Pero eso no significa que no haya momentos incómodos o de espacio muerto ni que los abuelos no tengan dificultades con las herramientas digitales.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


"Soy una analfabeta tecnológica”, dice Kelley, maestra de kindergarten jubilada. Sin embargo, con la ayuda de su hija, Kelley y su esposo Dave, de 54 años, ahora se conectan a diario con su alumno de kindergarten favorito. Valió la pena el dolor de cabeza. "Este es nuestro momento especial", explica ella.

Para la hija de Kelley, Miranda Peters, esas videollamadas también son importantes. A veces ella y su esposo deben participar en reuniones virtuales al mismo tiempo al trabajar desde casa. Las videollamadas de los abuelos se han convertido en un modo esencial de cuidar niños virtualmente.

Busca la forma de superar la fobia a la tecnología

Para muchos abuelos —como para mucha gente—puede ser complicado hacer videollamadas. De acuerdo a un estudio del 2014 publicado en el Journal of the International Society for Gerontechnology (en inglés)el 24% de los encuestados mayores tenía miedo de usar dispositivos nuevos. Por otra parte, para los que dominan la tecnología, tal vez les sea un desafío ingeniárselas para mantener la atención de un niño.

Ese fue el motivo por el que Shelby Hoefling, asesora en bienestar e instructora de yoga de Falls Church, Virginia, escribió el libro infantil Grandma's in the Phone, que enseña a aprovechar lo más posible las aplicaciones de videollamadas. La inspiración para el libro surgió de las llamadas de Hoefling a su abuela de 95 años, Patricia Hoefling, que vive en Boiling Springs, Pensilvania.

"Definitivamente la considero mi mejor amiga”, dice Hoefling. Cuando se mudó lejos hace unos años, le enseñó a su abuela a usar FaceTime.

Tuvo que guiarla bastante, pero con comentarios positivos y tutoriales, las dos pudieron hablar y verse todos los días. Hoefling deseaba ayudar a otros nietos y abuelos a lograr la misma experiencia.

Grandma's in the Phone es la dulce historia de cómo el pequeño Mac y su abuelita Patty se mantienen en contacto. Pero también ofrece sugerencias para usar FaceTime o Zoom sin contratiempos. Como por ejemplo, asegurarse de que la cámara apunte a la cara de la abuela (y no al ventilador de techo) y encontrar actividades para hacer juntos virtualmente, como hornear galletas.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Cómo darle sentido a Zoom

Para Horatio, esas actividades significaban conversaciones interactivas con los abuelos. "Nos pedía que hiciéramos un recorrido de la casa y le mostráramos su dormitorio", dice Tami. No obstante, los abuelos pronto se dieron cuenta de que para mantener la atención de Horatio lo suficiente para que los padres pudieran trabajar algo, tenían que cambiar la rutina.

"Jugábamos Candyland”, explica Dave. Con el iPad de Horatio apuntando al tablero de juegos, el niño movía las piezas de los tres.

Patty y Bill Bundy, los dos de 70 años y residentes de Smith Mountain, Virginia, descubrieron un éxito similar con los juegos en las llamadas que mantienen con sus tres nietos: Hampton, 9, y William, 7, que viven en Charlotte, Carolina del Norte, y Grace, 4, que vive en Birmingham, Alabama.

"Al principio les mandé microscopios a los nietos más grandes”, dice Patty, terapeuta matrimonial y familiar. Todos podían conversar sobre los insectos que los niños estaban viendo en el microscopio.

Pero Bill, un banquero de inversiones jubilado, comentó que el acierto total fue cuando la pareja comenzó a enviarles rompecabezas por correo. “Cada vez que Grace colocaba bien una pieza, todos aplaudíamos y la elogiábamos”, explica.

Los abuelos Bundy dicen que la clave con todos sus nietos —pero en particular con los dos mayores— era evitar hacerles preguntas vagas. "No me iba a sentar ahí y preguntarles qué hicieron hoy. A ningún niño le interesa aguantar eso", explica Patty. En cambio, mantienen la conversación fluida buscando temas específicos, como la renovación de la habitación de Hampton o las estaciones de actividades deportivas que William instaló afuera y luego mostró orgullosamente por video.

Los Bundy admiten que tienen suerte porque sus nietos son más grandes y conocen bien la tecnología digital. "Dejamos que ellos inicien las llamadas", señala Patty. Aun así, los abuelos se autoexigieron manejar bien las distintas aplicaciones de videoconferencias porque, como dice Patty, vale la pena el esfuerzo de aprender cómo funcionan para evitar dificultades con las llamadas.

Sin las videollamadas, "¿cómo hubiéramos pasado estos seis meses?", se pregunta. "¿Recibiendo una postal de vez en cuando?"

Bill señala que poder ver a sus nietos y comunicarse por video les ha ayudado a aliviar la separación causada por la pandemia. “Cosas como abrazarlos y estar con ellos se extrañan, pero las llamadas lo hicieron más tolerable”, dice.

Para los abuelos como los Bundy, los desafíos de usar la tecnología de video no superan la alegría de conectarse con sus nietos. "Si hay un lado negativo, es colgar la llamada", dice Patty.

Consejos y trucos sobre videollamadas para abuelos:

  • Si te cuesta usar la tecnología de las videollamadas, AARP tiene muchos recursos, como videos e instrucciones paso a paso para usar FaceTime y Zoom.
  • Busca actividades interactivas que puedas hacer con tus nietos por videollamada, tales como hornear galletas, jugar juegos de mesa o leer libros juntos.
  • Inicia conversaciones específicas en vez de vagas. Pide a los padres de tus nietos que te den pistas de lo que han estado haciendo los niños para que las conversaciones tengan más sentido.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO