Skip to content
 

¿Instructora de yoga a los 50? ¡Sí!

Descubre tu pasión, enriquece tu vida y haz algo positivo para otros.

Grupo de mujeres haciendo yoga.

Cortesía de Heartwood

La clase de yoga en Heartwood Retreat Center.

Hace tres años, después de toda una vida de hacer deporte, me embarqué en la práctica diaria de yoga. Esto enriqueció mi vida de maneras inesperadas, mejorando mi capacidad de concentración, mi paciencia y la calidad de mi sueño. También eliminó una lesión de cadera que contraje a los 48 años, cuando entrenaba para una media maratón. Sin embargo, hace unos meses empecé a sentir que necesitaba algo más, y busqué información sobre cómo certificarme como instructora de yoga.

¿Te gusta lo que estás leyendo? Recibe contenido similar directo a tu email.

Para mi sorpresa, encontré un curso diseñado precisamente para personas de 50 o más que, además, quieran dar clases a otras de su generación o mayores. Esto lo encontré en Heartwood Retreat Center en Bradenton, Florida, a 40 minutos de mi casa en auto. Me invitaron a probar una clase gratuita y a hablar con la directora, Ginny Shaddock. Ese mismo día me apunté a la capacitación, junto con otras 10 mujeres de 49 a 70 años. Una de las instructoras del centro, Pauline Dimitry, tiene 81 años, ¡y la misma habilidad física sobre la esterilla de yoga que yo a los 55!

Dimitry empezó la práctica de yoga a los 33 años y a los 75 obtuvo su más reciente certificación como maestra. Además, ha sobrevivido al cáncer nada menos que cuatro veces, y dice que no se considera anciana. “Si dejara de practicar yoga, perdería mi agilidad, equilibrio, y mi buena postura. Además, me deprimiría porque el yoga no es simplemente una serie de posturas, sino una forma de vida,” dice Dimitry.

Cada una de las alumnas está en este curso por motivos diferentes. Algunas quieren hacer algo solo para ellas. Otras quieren sacarle más partido a la vida o descubrir su propósito de aquí en adelante. La mayoría busca compartir con otras mujeres de nuestra misma edad. En mi caso, no solamente deseo profundizar en mi propia práctica de yoga, sino también ayudar a personas con dificultades físicas. El reto: impartir clases a personas que creen que el yoga es algo inaccesible.

Pero en Shaddock, además de una maestra, encontré inspiración.

Como instructora de yoga de 60 años, Shaddock comenzó a notar que se le hacían más difíciles algunos movimientos en las clases tradicionales. Un día, después de una práctica particularmente difícil, Shaddock, que padece de artritis, comenzó a preguntarse si había otros como ella. Gente de su edad con “la paciencia, la sabiduría y el corazón para enseñar yoga”, pero que, debido al desafío físico, no asiste a un entrenamiento de este tipo.

Pauline Dimitry, de 81 años, haciendo ejercicios de yoga.

Cortesía de Lorraine Ladish

Pauline Dimitry, de 81 años, mantiene una capacidad física que está a la par de estudiantes de yoga 20 años menores que ella.

Fue entonces cuando diseñó el curso para instructores de yoga de 50 años o más, para personas que tienen pasión por aprender y tienen mucho que ofrecer como profesores y mentores.

“Creo que los maestros [de yoga] de más edad son muy buenos ejemplos para los alumnos mayores”, dice, porque son capaces de mostrar que “se puede continuar aprendiendo y creciendo a cualquier edad”, añadió.

El curso se enfoca no solamente en los cambios físicos que conlleva la madurez, sino también en los desafíos mentales y emocionales de la tercera edad, como por ejemplo una menor agilidad mental, dificultad en retener información y reticencia a la hora de aceptar las limitaciones físicas.

Lo bonito de aprender y compartir con un grupo maduro es que, a esa edad, la mayoría hemos pasado por cambios familiares, como divorcios o hijos que se han ido de casa, y cambios físicos, profesionales o financieros. Esto hace que las conversaciones en torno a la filosofía del yoga sean más profundas, dice Shaddock. No se trata de ser mayores, sino de ser sabias, recalca.

El verdadero yoga, dice Shaddock, no es el de “contorsionar el cuerpo, sino de integrar la mente, el cuerpo y el espíritu, y esto se puede hacer en una silla, en la esterilla, y mediante muchas modalidades [de yoga] que nos enseñan a vivir en el ahora, reconociendo que la vida es un camino hacia la autoaceptación y el amor”.

Yo encontré inspiración, nuevos conocimientos y una manera hecha a mi medida para ayudar a otras personas de 50 o más. Y tú, ¿te animas a descubrir una nueva pasión, proponerte una nueva meta y volverte “nueva” también? Yo lo hice, tú también puedes. Nunca es tarde para aprender, mejorar tu salud y llegar a la vida de otros muy positivamente.


¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.