Skip to content
 

7 maneras de cultivar la compasión

Según investigaciones, ayudar a los demás mejora el bienestar mental general.

In English | La regla dorada —"Trata a otros igual que como quisieras ser tratado"— es el cimiento de cada tradición espiritual. Y aunque aspiremos a practicar la compasión diariamente en nuestras vidas, no siempre triunfamos.

Aún así, el esfuerzo vale la pena —para el beneficio de los demás, tanto como el nuestro—. Los estudios científicos demuestran que ayudar a los demás en efecto disminuye el estrés y mejora el bienestar psicológico. Como decía el Dalai Lama, "Si quieres que otros sean felices, practica la compasión. Si quieres ser feliz, practica la compasión".

Las siguientes siete estrategias lo ayudarán a desarrollar la compasión.

Maak Roberts/Gallery Stock

1. Se empieza con uno mismo. Siempre hemos escuchado estos dichos: Ámese a sí mismo. Sea su mejor amigo. O en las palabras de Gandhi, Sé el cambio que quieres ver en el mundo. Hay una auténtica sabiduría en estas oraciones tan conocidas. Después de todo, si nos menospreciamos a nosotros mismos, ¿cómo esperamos poder mostrar compasión a los demás? La clave es la toma de conciencia. Cuando me encuentro lanzando invectivas contra mí mismo —¡Te ves gordo! ¡Eres un imbécil! ¡Tienes el cabello como una peluca espantosa! — me horrorizo. En estos momentos trato de imaginarme lo que le diría a un amigo que se expresara de esta forma tan sentenciosa y cruel —y me lo digo a mí mismo—.

Siguiente: Escuche y no diga nada >>

Kim Carson/Getty Images

2. Es bueno escuchar y no decir nada. Aunque puedo pensar que sé lo que es mejor para las personas que forman parte de mi vida y quisiera decirles exactamente qué es lo que deben hacer, a no ser que estén a punto de ser atropellados por un camión o de otro modo están en peligro, trato de detenerme antes de abrir la boca. Me he dado cuenta que prestar atención, sin dar mi opinión, es uno de los más sencillos y agradecidos actos de bondad. Autorecordatorio: da buenos resultados escuchar con empatía, especialmente a los hijos adultos, que necesitan aprender de sus errores —igual que aprendí yo—.

Siguiente: Utilice un diálogo consciente >>

Todd Warnock/Corbis

3. El diálogo consciente. Aunque a veces el silencio es oro, de vez en cuando es necesario hablar, especialmente cuando se detectan conflictos en ciernes. El truco es hacer una pausa antes de contestar en medio de una discusión. Al callarse, podrá reflexionar sobre los verdaderos sentimientos detrás de su ira o angustia. ¿Estamos reaccionando por miedo, dolor, inseguridad —o de veras no coincidimos—? En esta situación, también, es importante conocerse a sí mismo. Cuando estamos conscientes de lo que nos impacta emocionalmente, somos menos propensos a perder el control. Entonces podemos dar nuestra opinión —sin culpar ni menospreciar a los demás—.

Siguiente: Saber perdonar vale mucho >>

7 Formas de cultivar compasión

Isabelle Rozenbaum/es Photography/Corbis

4. Saber perdonar vale mucho. Tengo un amigo que bromea diciendo que "todos somos horribles a nuestra propia manera". Lo que quiere decir es que todos tenemos defectos, somos vulnerables y nos equivocamos aunque estemos haciendo las cosas lo mejor posible —en otras palabras, somos profundamente humanos—. Cuando nos podemos perdonar nuestras debilidades, empezamos a comprender mejor a los demás, y la distinción que hace la mente entre Nosotros y Ellos —la fuente de tanto sufrimiento en nuestras vidas privadas, al igual que en el mundo— empieza a desvanecer, y la empatía y la compasión echan raíces.

Siguiente: Practique la generosidad >>

Jan Kornstaedt/Gallery Stock

5. La práctica de la generosidad. Trabaje como voluntario por una causa en la que cree. Realice actos espontáneos de bondad. Cuide a alguien que lo necesite. Hace unos años, cuando comencé a cuidar a mi madre de 90 y tantos años, no coincidíamos en nada. Con el tiempo, sin embargo, su agradecimiento y mi deseo de hacer lo correcto eclipsaron antiguos resentimientos triviales. La autora de grandes éxitos y psicóloga Mary Pipher me dijo en una ocasión, "llegamos a amar lo que cuidamos". Algunas veces es cuestión de cumplir con lo necesario y tener fe que el corazón nos alcance.

Siguiente: Pruebe "la meditación del amor bondadoso" >>

7 Formas de cultivar compasión

Blend Images/Getty Images

6. Pruebe "la meditación del amor bondadoso". Esta práctica de las enseñanzas budistas ayuda a sembrar las semillas de la compasión. Empiece por sentarse tranquilamente, y repítase en silencio las siguientes frases: ojalá sea feliz; ojalá sea saludable; ojalá tenga seguridad; ojalá pueda vivir en paz. Repita las oraciones varias veces, entonces cámbielas pensando, en vez de en sí mismo, en otros, uno por uno. La lista puede incluir a mentores o a un amigo que le ha ayudado; un ser amado que está pasando tiempos difíciles; un vecino o cualquier persona a la cual no se siente muy apegado; un colega o familiar que lo desespera; y por último, todas las personas y criaturas de todo el mundo. Es una práctica profunda. Solo con decir las frases es suficiente; no necesita acompañarlas con emoción.

Siguiente: Sea un modelo de conducta para sus hijos y nietos >>

Beau Lark/Corbis

7. Sea un modelo de conducta para sus hijos y nietos. El gran científico y humanitario George Washington Carver, refiriéndose a la humanidad que compartimos, se expresó de la siguiente manera: "Que tan lejos llegues en la vida depende de que tan tierno seas con los jóvenes, que tan compasivo con los ancianos, que tan solidario con los que luchan y que tan tolerante con el débil y el fuerte. Porque algún día habrás de ser uno de ellos".

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Siguiente Artículo

Lea Esto