Skip to content

Es el momento de reevaluar tu cobertura de Medicare: Revisa esta guía sobre el período de inscripción abierta.

 

3 maneras de comprar un colchón

De las ventajas y desventajas de comprar por internet y en las tiendas a las pruebas y devoluciones.

Mujer sentada sobre un colchón

Oleksandra Polishchuk/Getty Images

In English | En el transcurso de un año, si duermes ocho horas cada noche pasarás unas 2,920 horas en la cama, casi 122 días. Y en el 2020 tal vez hayas pasado aún más tiempo en el colchón, trabajando, asistiendo a clases o viendo películas. La industria de productos para camas registró un gran aumento de ventas durante la pandemia, desde colchones hasta bases ajustables, almohadas y sábanas.

Un buen colchón es un bote salvavidas que te lleva de un día al otro, y un colchón promedio dura de siete a diez años (un colchón de primera calidad, como un Tempur-Pedic, puede durar hasta quince años). Si te encanta el colchón que tienes ahora, puedes intentar encontrar el mismo y volver a comprarlo. Sin embargo, los colchones son como copos de nieve: todos son diferentes. Además, los minoristas de colchones suelen vender el mismo colchón con diferentes marcas.

Hay docenas de marcas de colchones que prometen calidad, comodidad, resistencia y durabilidad. Si deseas obtener información detallada sobre diferentes opciones de calidad, visita un sitio de evaluación independiente como SleepLikeTheDead.com, TheMattressUnderground.com o GoodBed.com. También puedes suscribirte a Consumer Reports.

Tienda de colchones

JackF/Getty Images

Qué debes considerar al comprar un colchón

  • Precio
  • Comodidad
  • Política de devolución

“Estos son los tres aspectos que puedes averiguar en persona. La comodidad puede ser más difícil de evaluar, pero un plazo de devolución prolongado te brinda cierta flexibilidad”, explica Haniya Rae, redactora de temas del hogar de Consumer Reports.

Al investigar sobre la compra de un colchón, también puedes tener en cuenta ciertos aspectos relacionados con la salud. Las encuestas de Consumer Reports han revelado que las personas que usan colchones de aire ajustables los consideran mejores para los problemas de salud relacionados con el sueño. “Los médicos especializados en trastornos del sueño con quienes he consultado sugieren con frecuencia que quienes tienen problemas para dormir deben usar colchones más firmes”, señala Rae, “pero ten en cuenta que ‘firme’ no siempre significa ‘cómodo’”.

Cuando pruebes los colchones, recuerda que los vendedores pueden estar bien informados, pero no saben si un colchón es adecuado para ti. Según Rae, “si lo pruebas y al instante te das cuenta de que no es para ti, no te dejes convencer de comprarlo”.

Cuando estés listo para comprar un colchón, hay varias opciones, como por ejemplo probar antes de comprar en una tienda de colchones, comprar en internet o probar los colchones en un hotel. Cada método tiene sus ventajas y desventajas.

1. Probar antes de comprar

Ventajasuna encuesta de Civic Science (en inglés) realizada en el 2020 con 3,533 personas reveló que incluso durante el momento más intenso de la pandemia, en octubre, el 60% de los participantes planeaba comprar un colchón en persona en una tienda y probar las opciones. De hecho, los consumidores mayores indicaron una mayor predisposición a querer comprar un colchón en una tienda: el 67% de los participantes de 55 años o más dijeron que ese era su plan, según la encuesta.

¿Es importante acostarse en todos los colchones antes de comprar? “Yo diría que es importante saber si prefieres un colchón de espuma, de muelles o de aire ajustable, y si es que vas a cambiar de un tipo a otro, asegurarte de que te guste la sensación”, advierte Haniya Rae, redactora de temas del hogar de Consumer Reports, quien agrega: “También deberías fijarte en la facilidad de movimiento y en la capacidad de rebote del colchón”.

Por lo general, los vendedores minoristas se llevan tu colchón usado cuando te entregan uno nuevo. De hecho, la ley de California dispone que los minoristas retiren el colchón usado. Podrías donar o vender un colchón que esté en buenas condiciones. Asimismo, tal vez vivas en una zona donde una organización como ByeByeMattress lo lleve a un reciclador por una tarifa (de todos modos, la misma tarifa se incluye en el costo que el minorista debe pagar).

Desventajas: si bien comprar en una tienda te permite probar diferentes colchones, “con solo probarlo en la tienda no sabrás cuánto tiempo conservará su resistencia”, señala Rae.

Comprar un colchón en una tienda física también puede ser frustrante, porque los precios son negociables. Una cama de $3,000 podría estar de oferta a $1,700, pero aún puedes conseguirla por menos. Antes de comprar, compara precios en internet y pídele al vendedor de la tienda que los iguale o incluso los rebaje. La mayoría de las tiendas lo harán.

Muchas tiendas también agregan tarifas de envío. Por ejemplo, Macy's cobra una tarifa de envío de $110 por un colchón que cuesta menos de $1,499. Hay diferentes tarifas si compras otros muebles además del colchón.

Devoluciones: si no te gusta el nuevo colchón, la mayoría de los minoristas aceptan devoluciones. Tienes alrededor de 90 días para probarlo, y suele haber un mínimo de 30 días para verificar que realmente no estás conforme con él. Según SleepLikeTheDead.com, cerca del 60% de los minoristas te devolverán el dinero, pero también pueden cobrar tarifas de retiro y reposición que varían entre $80 y $500.

2. Comprar antes de probar

Ventajas: según un informe reciente de CNBC, hay 175 empresas de colchones que los envían en una caja (bed-in-a-box). Por lo general, compras el colchón por internet y llega una caja a tu puerta. El envío suele ser gratuito. Puedes probarlo durante un período determinado (a veces hasta 100 días) para determinar si es adecuado para ti. (Puede llevar uno o dos meses acostumbrarse a un nuevo colchón).

Si no te gusta regatear, en una compra en internet tienes suerte porque el precio es el que se indica. Por lo general, comprar un colchón en internet costará alrededor de un 15% menos que en una tienda, según la National Sleep Foundation. Si compras desde fuera del estado, tal vez debas pagar impuestos sobre las ventas, según el lugar donde vivas.

Desventajas: la gran diferencia con la compra en un minorista es que tú eres responsable de deshacerte de tu colchón usado. Sin embargo, algunas empresas virtuales como Nectar con su servicio “excepcional” instalan el colchón nuevo y retiran el viejo por $149. Aunque tal vez quieras conservar tu colchón actual en caso de que no te guste el nuevo.

Devoluciones: si bien los vendedores virtuales de colchones te permitirán devolver el colchón si no estás satisfecho, tal vez no sea fácil hacerlo. Empacar ese colchón en la caja pequeña en la que vino puede ser una tarea muy difícil. Algunos vendedores virtuales (como Casper) retiran el colchón de tu casa, pero en otros casos tal vez debas llevarlo a un centro de envíos. La mayoría de los vendedores virtuales ofrecen un reembolso completo, pero consulta la política de devolución del colchón que desees comprar.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


3. Probar en un hotel

Ventajas: ¿quién sabe más sobre una noche de sueño reconfortante que un hotel de lujo? Sábanas frescas, colchones perfectos, mantas de peso adecuado, almohadas sumamente mullidas. Ahora puedes tener toda esa comodidad en tu propio hogar.

Los hoteles —como Fairmont Hotels and Resorts, Four Seasons Hotels and Resorts, Peninsula Hotels, Ritz-Carlton Hotel Company, Marriott International y demás— venden su propia versión de sus colchones, somieres, cobertores y armazones de camas. The Westin incluso vende sus camas para perros.

Desventajas: desde ya que se trata de camas nuevas, producidas por fabricantes de renombre como Sealy Posturepedic, Serta, Tempur-Pedic o Simmons. Son relativamente costosas, pero se fabrican a pedido para cada hotel en particular.

Devoluciones: como los hoteles funcionan a escala  internacional, cobran tarifas de envío según el destino. Consulta la política de devolución del hotel. El sitio web de Marriott indica que “no se aceptan devoluciones ni cambios de camas”. El sitio de Four Seasons dice que “no se permite devolver colchones, cobertores ni bases a menos que se haya determinado que existe una reclamación de garantía”.

Independientemente de la forma en que decidas comprar tu colchón, debes saber que puede demorar algún tiempo en llegar. El envío de colchones de un minorista suele demorar uno o dos días, pero los problemas de la cadena de suministro causados por la pandemia, las frígidas temperaturas ocurridas en Texas y la creciente demanda pueden significar que deberás esperar un poco más para disfrutar de una buena noche de sueño.

Cómo doblar un juego de sábanas


¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.