Skip to content
 

El secreto de la seducción

¿Sabes cómo conquistar a quien tanto te gusta? El primer paso: ¡La comunicación!

Mi Tía Marta —a quien siempre le precedía la frase “¡Ah!…¡era una de las mujeres más bellas de su tiempo!” —era una de esas mujeres que hacen voltear cabezas. Atractiva —y con enorme charm — lo más importante de todo es que sabía perfectamente cómo conquistar a un hombre.

Secretos para seducir a su pareja

Jon Feingersh/Corbis

¡Así de sencillo y tajante! Marta conquistaba a quien se le antojara —y a lo largo de su vida enamoró hombres que la adoraban, le eran 100% fieles, y pisaban por donde ella caminaba, admirándola, riendo con ella y colmándola de regalos. Y todo esto no lo conseguía solamente por su belleza, sino cómo sabía usarla y manejarla, realzando al máximo el sutil juego de la seducción. Y desde que yo era pequeña, sentada en una esquina de su boudoir (porque su habitación no era un simple cuarto donde dormir, sino un divino boudoir, templo de perfumes, satenes y cosas bellas) mirándola cómo se maquillaba y se perfumaba, me encantaba sentir sus risas, que tintineaban como campanillas, y se le veía feliz y contenta. Así aprendí que amar quienes somos, y cuidarnos —¡como debe ser!—  nos preparan para una divina escena de seducción que en el siglo 21 parece destinada a desaparecer.

Siempre lo repetimos: las muchas presiones de la vida, a la que sumamos el estrés de todos los días, nos han hecho olvidar lo importante que es consentirnos, aprender a reír — y así alimentar nuestra feminidad. Y siempre que conozco una mujer bella —¡de cualquier edad!— de las que vienen precedidas de la fama de que ningún hombre se les resiste, me intriga saber qué hacen para que todos caigan rendidos a sus pies. ¿Qué los hace regalarles brillantes del tamaño de enormes garbanzos? ¿Qué los lleva a comprarles palacios? ¿Qué provoca que les compren carros de lujo o las ‘sorprendan’ con maravillosos regalos?

Aprenda a seducir

Cuando hablo de cuidarnos y realzar nuestras vidas, no me refiero al tener una vida sexual satisfactoria, sino a aprender a seducir a esa persona que tanto nos atrae, o la pareja con quien la relación ha perdido su poco de ‘magia’.  

¿Solución y primer paso para ello? Se llama ‘gran comunicación’. Esas mujeres que saben conquistar siempre están listas para conversar ¡y saber escuchar!— algo que los hombres adoran y muchos ni lo saben. El hombre que le cuenta sus sueños, su pasado, y hasta sus preocupaciones a una mujer —y ella lo escucha con interés— tendrá una opinión maravillosa de ella. ¡Y ahí está el 50% del secreto de la seducción! 

Un segundo paso: Físicamente cuidarnos, estar perfumadas y vestidas sin extravagancias (los hombres detestan la ropa ‘rara’) —y tratar de estar sonrientes, de buen humor, dejando de lado las malas caras y el pesimismo. ¡Otro afrodisíaco que comienza con una sonrisa! Esto, aunque no siempre es fácil, es un bálsamo que atrae como el néctar a las abejas.

¿Lecciones a aprender? Número 1 es darnos cuenta que este cambio es muy importante. Y número 2, es usar esos 15 minutos de los que venimos hablando, para cuidarnos el físico y llevando alegría a nuestro espíritu. ¡Pequeños cambios que no cuestan nada, realzan nuestro atractivo y aligeran el carácter!  Y para ello, haz clic en nuestras columnas anteriores, re-lee nuestros consejos pasados, ¡y pon manos a la obra!

Carolina Leal es periodista independiente radicada en Nueva York,  especializada en temas de belleza, moda, y todo lo relacionado a aconsejar un mejor estilo de vida para la mujer moderna de cualquier edad.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Siguiente Artículo

Lea Esto