Skip to content

¿Cómo mantenerte sano durante tus viajes?: Consejos para disfrutar de las vacaciones de verano 

 

El lado hermoso y brillante de Judy Collins

A sus 82 años, celebra 60 años en la música con dos nuevos álbumes, un pódcast y una gira.

Judy Collins sosteniendo su guitarra durante una actuación en el escenario.

Daniel Knighton/Getty Images

In English | Judy Collins tenía 22 años cuando su álbum de debut orientado a la música folk, A Maid of Constant Sorrow, llegó hace 60 años. Ese fue el inicio de su segunda carrera. Ya había pasado años como pianista de música clásica; entrenó desde los 4 años y debutó públicamente a los 13 años. Después de grabar una amplia variedad de canciones folk, pop, rock, de espectáculo y estándares en 41 álbumes durante los últimos 60 años, la soprano de 82 años se niega a desacelerar el ritmo.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Un álbum de sus propias composiciones, Beauty and Resistance, está por salir a finales del verano. Acaba de lanzar una colección de sus versiones, White Bird: Anthology of Favorites (escúchala aquí - enlace en inglés). Y el 3 de junio lanzará Since You've Asked, una serie de pódcast con 24 episodios de las conversaciones que ha tenido con músicos admirados y pensadores creativos. Collins, cuya voz clara no ha perdido nada de su resplandor o rango, también se propone reanudar su ritmo de 120 conciertos al año y ha programado presentaciones a partir de junio.

Desde su apartamento en el Upper West Side de la ciudad de Nueva York (en el que ha vivido por más de 50 años), Collins habló con AARP sobre su vida, sus amores, sus canciones y de por qué a los 82 años no puede imaginarse en la jubilación.


¿Cómo lidió con la pandemia?

Hemos tenido un aislamiento privilegiado. Mi esposo y yo tenemos una casa hermosa. Disfrutamos muchas cenas por Zoom con amigos. Las tiendas en las que normalmente compraba comida, como Zabar's, todas tienen servicio de entrega a domicilio. Ya no cocino. Tal vez hierva un huevo o haga un omelette de claras de huevo. Solo ponía mucha carne en algo de salsa teriyaki para marinarla por la noche, pero hasta ahí llego en cuanto a cocinar. Ahora hemos empezado a salir a restaurantes. He estado escribiendo canciones y me estoy preparando para ir al estudio y terminar mi nuevo álbum en el que todas son mis propias canciones.

A Maid of Constant Sorrow salió en 1961. ¿Qué le hubiera dicho la Judy de hoy a esa versión más joven de usted misma?

Todo va a salir bien. Soy mi verdadero yo, ahora mucho más que nunca. Es una vida muy dura. No sé cómo lo hice, especialmente porque fui una alcohólica activa durante 23 años, empezando desde los 15 años. Los primeros 20 años de mi carrera, me la pasaba bebiendo. Pero nunca falté a un espectáculo y siempre me presenté a trabajar. Recuerdo una presentación que cancelé a principios de los años 70. Volé a Colorado, y cuando llegué a este pequeño poblado en las montañas, me invadió el pánico. Tenía ansiedad y depresión; esa es parte de mi historia. Cuando llegué al hotel, llamé al hombre y le dije que tenía que irme a casa en ese instante. Estaba en medio de la nada y tomé un avión de regreso a Nueva York. Esa es la única vez que recuerdo haber hecho eso. Me encanta mi trabajo. Este trabajo que tengo, tan gratificante que es, además de emocionante, ha sido una gran cantidad de arduo trabajo.

Además de cantar y componer canciones, ha sido pintora, autora, cineasta y directora de sello discográfico. ¿Queda algo en su lista de cosas creativas por hacer antes de morir?

Ay, Dios, sí. He estado escribiendo poesía desde el 2016. No lo hago compulsivamente todos los días, pero mantengo la maquinaria lubricada y en movimiento y escribo muchas veces al mes. En estos momentos estoy trabajando con mi agente literaria para lanzar un libro. Tengo 365 poemas. No los edité para nada. Ella se va a desmayar cuando los vea, por supuesto. Y estoy trabajando en una nueva autobiografía. No estoy segura de lo que voy a decir, pero hacer esa poesía me ayudará a organizarla.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


La jubilación parece algo poco probable para usted.

No creo en la jubilación. Eso se creó en la revolución industrial para poder despedir a la gente y hacer espacio para los jóvenes y mal pagados. Si eres artista, nunca te jubilas. Si eres bailarín, olvídalo, porque el cuerpo se desmorona. Pero la voz no se desmorona si la tratas bien. Tuve problemas una vez. Tuve una cirugía hace 44 años. Me sacaron un capilar reventado de una de mis cuerdas vocales. Fue la misma cirugía que tuvo Julie Andrews. A mí me funcionó y a ella no.

Ha sido activista social durante toda su carrera. ¿Cuáles causas son las más importantes para usted ahora?

La inmigración está al principio de la lista. Escribí una canción llamada “Dreamers” basada en un poema que escribí el 31 de diciembre del 2016, cuando escribía poemas todos los días. Hay tantas cosas apremiantes en estos momentos. El clima, el movimiento Black Lives Matter. Aporté mucho dinero a la campaña el año pasado. Gloria Steinem dijo: “Podemos deducir nuestros valores con ver nuestros talonarios de cheques”. La política ocupa un lugar alto en mi lista. Apoyas a quien puedes. Últimamente, ActBlue está recibiendo una gran porción de mis donaciones. Hago lo que puedo por las cosas en las que creo. Uno de los actos políticos más urgentes que puedes hacer en estos momentos es usar mascarilla. Y vacunarte. Al ver lo que pasa en India, te dan ganas de llorar.

Su pódcast es muy diverso, donde presenta desde los actores Jeff Daniels y Betty Buckley hasta el rebelde vicario británico Pat Allerton y el músico Ben Harper. ¿A quién más anhela invitar?

Arte de portada para la serie de pódcasts de Judy Collins "Since You've Asked".

Courtesy Artist Vision

Una de las personas más emocionantes con las que he hablado hasta la fecha es Jac Holzman, fundador de Elektra Records. Él cerró trato conmigo con un apretón de manos hace 60 años. Él era todo un maestro en encontrar artistas y tratarnos bien, y fue uno de los pocos magnates en el negocio de la música que nunca fue demandado. Hice un pódcast con Arlo Guthrie. Nos conocemos desde hace 60 años. Fui la artista principal en Gerde's Folk City en 1961 en Greenwich Village. Cuando llegué ahí, me enteré de que habría una actuación de apertura, y era Arlo. Él tenía 13 años. Él y yo tuvimos fabulosas experiencias a lo largo de los años. Estábamos planeando una gira de 60 presentaciones que empezaría a finales del verano. Me llamó y me dijo, “Ya no puedo hacer esto. Ni siquiera puedo ponerme de pie”. (Guthrie sufrió dos derrames cerebrales en años recientes). Ahora ya está mucho mejor. Se jubiló. Mi pódcast con Christiane Amanpour fue espectacular. Fue una hora muy emotiva. Ella es una persona potente. Es inteligente y divertida, y ha estado en todos los lugares populares del mundo. Cuando se terminó el pódcast, yo estaba completamente agotada. El pódcast es una excelente manera de formar parte de la vida de otra persona. Es casi mejor que estar en una cena juntos.

¿Cómo pasa el tiempo libre?

Veo películas. Hemos visto un año y un mes de películas, y vamos a volver a empezar. No estamos muy contentos con nuestras opciones. No estoy interesada en ver Red October otra vez. Paso mucho tiempo practicando el piano. Cuando me senté para mi primera clase de piano, no tenía la menor idea de que todavía estaría haciendo esto a los 82 años.

BONO: Entre líneas de White Bird

El recién lanzado White Bird: Anthology of Favorites de Judy Collins incluye “Blackbird”, “Pack Up Your Sorrows”, “When I Go”, su primera interpretación de la canción de 1969 “White Bird” de It's a Beautiful Day, y varias nuevas versiones de canciones grabadas anteriormente, que incluyen “Chelsea Morning” de Joni Mitchell. Entre los invitados del álbum se encuentran Willie Nelson, Joan Baez y Stephen Stills, cuyo romance con Collins lo inspiró a escribir “Suite: Judy Blue Eyes” (la canción no logró que ella regresara con él). Collins comparte historias sobre algunas de las pistas musicales de Anthology.

“White Bird”: No sabía mucho acerca de la banda It's a Beautiful Day ni de su trabajo. Es una canción hermosa. Cuando la escuché, pensé, puedo cantar en armonía conmigo misma. Eso será muy divertido.

“I Think It's Going to Rain Today”: La grabé por primera vez en 1966. Randy Newman todavía no se había convertido en cantautor. Estoy segura de que él pensaba que escribiría música cinematográfica igual que todos sus parientes. Alguien le envió a mi productor una grabación de él tocando y cantando esa canción. Dije, “Ay, Dios mío, tengo que grabar eso”. Cuando se enteró de que yo la estaba grabando, se ha de haber dicho, “Oh, ya veo qué es lo que se supone que debo hacer”, porque pocos días después él la grabó. Pero yo la lancé primero.

“The Last Thing on My Mind” (con Stephen Stills): Me encanta esta canción por varias razones. El romance era una gran parte de nuestras vidas. Es una canción hermosa. Tiene mucho sentimiento y se adapta muy bien a mi voz. Debe haber sido en el 2016 cuando Stephen y yo grabamos la canción en mi casa. Pensé que íbamos a grabar “Four Strong Winds”. Pero él dijo que no. A él le encantaba “The Last Thing on My Mind”.

“Both Sides Now”: Era 1967, y Joni Mitchell era otra chica en el Village que nadie conocía. Ella pasaba tiempo con Blood, Sweat and Tears y así conoció a Al Kooper. Él y yo éramos buenos amigos, y él sabía que yo estaba trabajando en Wildflowers y buscando canciones. Él me llamó a media noche y le pasó el teléfono a Joni. Ella cantó “Both Sides Now”. No podía creer lo que estaba escuchando. Le dije a ella, voy para allá de inmediato. Es una canción tremendamente importante. Joni tenía probablemente unos 25 años. Esa fue su consagración. La gente la descubrió a través de esa canción porque yo la grabé. Me ayudó. Fue mi primer gran éxito. Puso un importante sello en la escena de la música pop. Siempre le estaré agradecida a Al Kooper por no llamar a alguien más.

“Send in the Clowns”: Fue un regalo sincronístico que salió de la nada. En 1973, [la actriz] Nancy Bacal envió el álbum A Little Night Music. Vi el nombre [del director] Hal Prince, pero yo no sabía nada acerca del musical. Lo llamé, y me dijo que unas 200 personas ya habían grabado “Send in the Clowns”. Le dije, pues, no me importa. Necesito grabar esa canción y lo voy a hacer. La canción ascendió inmediatamente en las listas. Es una canción extraordinaria.

“Turn! Turn! Turn!”: Siempre he escuchado a Pete Seeger. Cuando llegué a Nueva York en 1961, mi representante, Harold Leventhal, también era el representante de Pete, The Weavers y toda una gama de cantantes de música folk. Pete y yo hicimos amistad, y llegué a conocer sus canciones y presentarme en conciertos con él. En 1963, grabé “Turn! Turn! Turn!” y hasta la canté en su programa de televisión Rainbow Quest. Es una canción terriblemente importante. Él recurrió a la Biblia para buscar material. Ha sido maravilloso tener esa canción en mi vida.

Edna Gundersen, quien escribe con frecuencia reseñas musicales para AARP, se desempeñó durante muchos años como crítica de música pop para USA Today.

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.