Skip to content

Es el momento de reevaluar tu cobertura de Medicare: Revisa esta guía sobre el período de inscripción abierta.

 

El milagroso coro virtual de la pandemia

Una increíble variedad de cantantes reunidos por Eric Whitacre brinda consuelo y esperanza.

Compositor y conductor Eric Whitacre.

JESSE GRANT/GETTY IMAGES FOR NAMM

In English |  Los coros musicales no tienen ninguna armonía con la COVID-19

El canto grupal, al generar un gran volumen de gotitas respiratorias en espacios reducidos, aumenta drásticamente el riesgo de contagio del coronavirus. Vinculados a diversos brotes de la enfermedad, los coros han quedado silenciados en la mayoría de los lugares.

Pero eso no impidió que el director de orquesta y compositor Eric Whitacre reuniera al coro más grande de la historia para la interpretación de su nuevo tema, "Sing Gently". Los 17,572 cantantes participaron por internet, respetando así el distanciamiento social. Cada uno de ellos había enviado un video de su propia actuación vocal a Whitacre, quien realizó la meticulosa labor de combinar las voces para crear un coro virtual masivo, visto por 1.4 millones de personas en YouTube hasta la fecha (enlace en inglés).


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Whitacre, originario de Nevada y egresado de Juilliard School of Music, se ha presentado como director de orquesta ante grandes públicos en prestigiosos escenarios de todo el mundo. Recibió un premio Grammy por su álbum de obras corales titulado Light and Gold, lanzado en el 2011. Pero no esperaba convertirse en un mago del canto coral por internet.

"Yo tocaba el sintetizador en la escuela secundaria", dice Whitacre, de 50 años. "Formaba parte de un grupo de música pop. Un día el director del coro me invitó a cantar. Ese primer día canté el Réquiem de Mozart, y con eso mi vida cambió para siempre. Me convertí en un gran apasionado por el canto coral".

Eric Whitacre dirige el Coro Nacional de Jóvenes durante la ceremonia de apertura de los Juegos de la Commonwealth de Glasgow 2014.

IAN WALTON/GETTY IMAGES

Eric Whitacre dirige su coro virtual juvenil en la ceremonia de apertura de los Juegos de la Mancomunidad celebrados en Glasgow en el 2014.

Los coros virtuales antes de la pandemia

Después de superar las dificultades técnicas en la creación de coros virtuales en el 2009, Whitacre comenzó a probar distintas técnicas y a producir cantos colectivos de gran escala por internet. Pronto se ganó la fama de ser pionero en este campo. En su primera obra de este tipo, "Virtual Choir 1: Lux Aurumque" (enlace en inglés) del 2010, participaron 185 cantantes de 12 países. En el 2013, Whitacre colaboró con Disney para producir la interpretación de su tema navideño "Glow" (enlace en inglés) por un coro virtual de 1,473 cantantes de los 50 estados del país. Esta interpretación formó parte del espectáculo World of Color: Winter Dreams, que se estrenó en el parque de atracciones California Adventure Park de Disney. Whitacre también colaboró con Unicef para su Coro Virtual Juvenil (enlace en inglés), en el que participaron 2,292 jóvenes cantantes de 80 países. Este coro debutó en la ceremonia de apertura de los Juegos de la Mancomunidad celebrados en Glasgow en el 2014.

"La primera producción, pensé que no la vería nadie, pero resultó ser una sensación viral y la divulgaron los medios de información internacionales", dice Whitacre. "La gente me empezó a escribir, preguntando: '¿Cuándo será la próxima? Tengo que participar'. Cada presentación es más grande y de mayor escala que la anterior. No es nuestra intención que así sea. Al contrario, hemos reducido el plazo en que aceptamos los videos".

Una colaboración estelar... con la NASA

El telescopio espacial Hubble le sirvió de inspiración para su tema "Deep Field", del 2018, compuesto para orquesta sinfónica y coro. De ahí nació una colaboración con la NASA para crear la película Deep Field: The Impossible Magnitude of Our Universe (enlace en inglés), que presenta impactantes imágenes captadas por el telescopio. El coro virtual que acompaña a la película integra a los Eric Whitacre Singers, a la Royal Philharmonic Orchestra y a 8,000 cantantes de entre 4 y 87 años que provienen de 120 países.

"Pensé que la colaboración con la NASA sería la última", dice Whitacre. "Pero cuando llegó la pandemia, me di cuenta de que las circunstancias más que nunca pedían un coro virtual. La gente se esforzaba por alejarse de los demás, y los coros fueron tachados de 'superpropagadores'. Esta modalidad artística, tan delicada y fina, de repente constituía una amenaza. Pensé en lo importante que es conservar un sentido de unión y compasión, y de tratarnos con delicadeza unos a otros, frente a esta situación que vivimos".

Un coro virtual con un objetivo más profundo

Así que se dispuso a crear su Virtual Choir 6. Compuso la música y letra de "Sing Gently", un tema elegante y alentador, y luego creó un sitio web con la letra, la partitura, instrucciones detalladas, videos de orientación y una convocatoria a los interesados en incorporarse al coro. La respuesta fue asombrosa: se inscribieron 41,820 personas.

"Lo hicimos lo más accesible posible", dice Whitacre. "Hicimos videos para ayudar a los que no cantan y que nunca han hecho algo así. Se graban con el teléfono o con lo que tengan, y nos envían el video. Ahora que todo el mundo se queda en casa, muchos grabaron su video en el auto porque era el único lugar a su alcance donde no había ruido".

El coro virtual de "Sing Gently" incluye a 12 cantantes con problemas auditivos que cantan en lengua de señas, y a otros 12 con problemas de la vista que pudieron descargar materiales y luego imprimirlos en braille. Todos los cantantes siguieron la pista guía de Whitacre, un video en el cual dirige a cuatro cantantes profesionales.

A medida que los videos llegaban en enormes cantidades, los 16 integrantes del equipo de Whitacre se sintieron abrumados, sin saber si podrían dar cabida en el video a cada pista viable.

"Siempre nos aseguramos de que todas las caras aparezcan en alguna parte del video", dice Whitacre.

Al final, muchos de los videos recibidos quedaron descartados por razones técnicas. Los 17,572 cantantes cuyas grabaciones fueron incorporadas aparecen no solo en el video, sino también en los créditos, de siete minutos de duración. Los cantantes tienen entre 5 y 89 años y provienen de 129 países.

Nadie quedó excluido por cantar fuera de tono. ¿El sonido? Celestial.

"Las voces tienen esta característica especial", dice Whitacre. "Al combinar un gran número de voces, se liman las asperezas. En un partido de fútbol americano, el canto de 60,000 personas suena maravilloso".

Cantar en busca de alegría, ante la angustia de la separación

La alegría es la recompensa que recibe Whitacre por esta pasión que exige tanto trabajo y tan largas horas.

"Es lo opuesto a rentabilidad", dice. "Cuesta una pequeña fortuna, y ninguno de nosotros le saca ganancia. Se hace posible gracias a generosas donaciones. No le vamos a buscar ningún provecho económico. Hay algo noble en conservarlo tal como está".

"'Sing Gently' es una experiencia comunal", dice Whitacre. "Todos vivimos una experiencia compartida intensa. Cuando internet pasó a formar parte de la vida cotidiana, se convirtió en la extensión natural de la sala de conciertos. Estos coros virtuales se sienten como una extensión de mi sensibilidad estética. Ayudan a que las personas sientan algo más grande que ellas mismas".

El aislamiento "ha sido angustiante", dice Whitacre, que ansía reunirse con un grupo de cantantes. "Nunca me di cuenta de lo importante que es para mí. Es como el oxígeno. Nunca más dejaré de apreciar la posibilidad de estar reunidos en la misma sala creando música. Hay algo natural que se da en esa situación. Todos respiramos juntos, de manera idéntica. Se sincronizan los latidos de los corazones. Se reducen los niveles de estrés. Es algo mágico".

El eterno consuelo de la música

Whitacre acaba de lanzar el álbum Sacred Veil, una obra en 12 movimientos grabada con la agrupación Los Angeles Master Chorale en enero, antes de que las presentaciones en vivo quedaran suspendidas a causa de la COVID-19. Este álbum es fruto de una colaboración con el poeta y letrista Charles Anthony Silvestri, el mejor amigo de Whitacre. En él se cuenta una íntima historia de amor y pérdida inspirada en la esposa de Silvestri, Julie, quien falleció de cáncer de ovarios a los 36 años en el 2005.

"Hace unos cuatro años, Tony escribió el primer poema de Sacred Veil y yo compuse la música para esa letra", dice Whitacre. "Le dije: 'Creo que esto da para más'. Es toda una odisea desde el momento en que se enamoran, después enfrentan dificultades para tener hijos, deben enfrentar el cáncer y la muerte de ella, y luego termina con una bendición o rendición. Sentí una intensa conexión con estas letras, tan matizadas y hermosas".

Whitacre y su esposa, una soprano de ópera, esperan el nacimiento de su hijo en noviembre. Al igual que muchas personas agobiadas por la ansiedad en tiempos de pandemia, siente nerviosismo por el futuro. La música, dice Whitacre, ha sido un consuelo constante.

"Es esencial, como la respiración. Tiene un impacto positivo en el cuerpo y en la mente, sobre todo en tiempos de estrés y aislamiento", dice Whitacre. "Ha sido algo impresionante durante la pandemia. Sin duda, es una medicina que no falla".

Para saber más sobre el coro virtual de Eric Whitacre, síguelo en YouTube (enlace en inglés).

Nota: Estamos en proceso de reemplazar nuestro servicio de comentarios para usuarios. De este modo, es posible que los comentarios previos tomen algunos días en aparecer. Inicia sesión o regístrate gratis con AARP.org para compartir tus comentarios.