Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Canciones de samba con reconocimiento internacional Skip to content
 

Sambas de nivel internacional

Las canciones con las que Brasil puso a bailar al mundo.

Martinho da Vila en el festival de Jazz Montreux, Suiza, 2006.

GETTY IMAGES

Martinho da Vila: “Aquarela brasileira”

Una de las sambas más amadas de la música brasileña, “Aquarela brasileira” rinde homenaje a otra samba: la “Aquarela do Brasil” de Ary Barroso. Compuesta en 1964 por Silas de Oliveira, tiene una letra hermosa que describe un recorrido por el gran país sudamericano, celebrando la arquitectura y costumbres de cada región. Musicalmente pertenece al género de samba-enredo, y fue escrita especialmente para la escuela de samba Império Serrano de Río de Janeiro. La mejor versión es del cantante Martinho de Vila, grabada en 1975 para su disco Maravilha de Cenário.

Noel Rosa: “Conversa de botequim”

Un accidente durante su nacimiento dejó ligeramente desfigurado el rostro de Noel de Medeiros Rosa, que nació en Río en 1910 y se dedicó de lleno a la música durante su adolescencia. Prefirió siempre la penumbra de los cafetines de la ciudad, donde pasó horas observando las rutinas y manías de la gente. “Conversa de Botequim” es una joya de costumbrismo urbano, describiendo con ironía los caprichos de un cliente petulante. Rosa vivió solamente 26 años, pero sus canciones le agregaron a la samba un aire de modernidad.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Paulinho da Viola en un recital, Río de Janeiro, Brasil, 2016.

GETTY IMAGES

Paulinho Da Viola: “Foi um rio que passou em minha vida”

Nacido en Río en 1942, el guitarrista y cantante Paulinho da Viola creció enamorado de las sambas y choros que escuchaba de pequeño. En 1969, presenta la samba “Foi um rio que passou em minha vida” a la escuela de samba de Portela. Con su ritmo saltarín y cálidas armonías vocales, el tema se transformó en un gran éxito durante 1970 y fue editado en el segundo LP del cantante, que lleva justamente el nombre de esta poética canción.

Angenor de Oliveira en un desfile del Carnaval de Río de Janeiro, Brasil, 1978.

Cartola: “As rosas nao falam”

Se llamaba Angenor de Oliveira, pero lo conocían bajo el apodo de Cartola. Escribió más de 500 canciones, siendo instrumental en el desarrollo de la samba. Contemporáneo de Noel Rosa, vivió hasta alcanzar los 72, en 1980. Durante los años 30 cosechó la fama como un sambista fundamental. Pero cuando su esposa Deolinda falleció, Cartola experimentó una severa depresión y desapareció de la escena musical. Un periodista lo encontró lavando autos en 1956 y así dio comienzo su resurrección artística. “As rosas nao falam” nació de una conversación entre Cartola y su esposa, un día en el que plantaron rosas en su jardín.

Nelson Cavaquinho: “Folhas secas”

En 1973, el veterano cantautor Nelson Cavaquinho grabó su tercer LP, un clásico de la samba. Cavaquinho tenía 62 años, y su voz en este disco suena llena de textura, anhelo y experiencia. El repertorio incluye algunas de sus sambas más memorables, como “Folhas secas”, con una nostálgica línea melódica que es imposible de olvidar. Una canción simple, que surge de las raíces mismas de la samba. Cavaquinho compuso 400 temas; “Folhas secas” es una de las más recordadas.

Gal Costa en un recital en el Palau de la Música, Barcelona, España, 2005.

GETTY IMAGES

Gal Costa: “Aquarela do Brasil”

Una noche de 1939, el compositor Ary Barroso tuvo que cancelar sus planes y quedarse en casa a causa de una fuerte tempestad que estaba azotando la ciudad. Esa misma noche compuso “Aquarela do Brasil”, que se transformó en una de las canciones brasileñas más famosas luego de ser incluida en la película de Disney Saludos Amigos (1942). Esta burbujeante versión fue grabada por la gran Gal Costa en 1980 para un exitoso LP dedicado enteramente al repertorio de Barroso. La voz de Gal hipnotiza con su alegría y sensualidad.

Beth Carvalho en el sambódromo de Río de Janeiro, Brasil, 2016.

GETTY IMAGES

Beth Carvalho: “Se você jurar”

Conocida como “la madrina de la samba”, Beth Carvalho fue una de las voces femeninas más populares del género, con una extensa discografía que fue interrumpida por su muerte a los 72 años, en abril del 2019. A fines de los años 70, Carvalho fue pionera de un subgénero conocido como pagode que surgió en Río de Janeiro como una propuesta más sofisticada con instrumentaciones innovadoras. Uno de los mejores LPs de esta cantante es Perolas de 1992, tributo a la samba del pasado. La versión de “Se você jurar” es suave y conmovedora.

Dorival Caymmi: “Samba da minha terra”

Proveniente de Salvador en el estado de Bahía, Dorival Caymmi fue uno de los sambistas fundamentales del Brasil, contribuyendo también a la creación de la bossa nova a fines de los 50. En 1940 Caymmi grabó su versión de “Samba de minha terra”, una oda a su patria y la belleza de la samba. João Gilberto, protagonista de la bossa, fue uno de los que popularizó esta dulce canción de unos pocos minutos de duración. Caymmi falleció en el 2008, a los 94 años.

Gilberto Gil durante el festival de jazz de Londres, Inglaterra, 2009.

GETTY IMAGES

Gilberto Gil: “Aquele abraço”

A fines de la década del 60 circulaban aires de renovación en la cultura brasileña. Movimientos como la tropicália y MPB (música popular brasileira) buscaron una estética más pluralista que la samba o la bossa nova. Pero sus estrellas —con Gilberto Gil en primer plano— quisieron también incorporar las raíces de su tierra. Grabada en 1969, “Aquele abraço” es una samba tradicional, aderezada con la energía cruda del rock’n’roll. Gil forjó un triunfo artístico y comercial, acompañado en su visión por otros grandes cantantes de su generación como Caetano Veloso, Gal Costa y Chico Buarque.

Cyro Monteiro: “Falsa baiana”

Otro sambista que se fue demasiado pronto, Geraldo Pereira vivió solamente 37 años, pero marcó la historia del Brasil con temas como “Falsa baiana”. El origen de esta canción tiene un dejo de picardía: durante el carnaval de 1944, Pereira estaba en un bar charlando con su colega Roberto Martins, cuando la esposa de Martins apareció disfrazada como una mujer de Bahía, pero sin la gracia y facilidad para bailar que las caracteriza. “Mírala, esta falsa bahiana”, exclamó Martins, y Pereira se quedó pensando en los elementos que distinguen a una bahiana auténtica de una impostora. La interpretación original del cantante Cyro Monteiro no tiene desperdicio.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO