Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Cómo ayudar a una persona con depresión Skip to content
 

Claves para ayudar a un ser querido con depresión

Entiende las causas, los síntomas, y cómo manejar conductas difíciles.

Una mujer pone su mano sobre el hombro de un hombre

Laflor / iStock

La depresión afecta a aproximadamente 17.3 millones de adultos en Estados Unidos y a 322 millones de personas en el mundo. En Estados Unidos, en particular, esta enfermedad se constituye como la principal causa de discapacidad en personas entre 15 y 44 años, aunque puede desarrollarse a cualquier edad, según datos de la Anxiety and Depression Association of America.

El trastorno es difícil de manejar, tanto para quien lo padece como para quien cuida. Pero con apoyo y tratamiento se puede sobrellevar e incluso superarlo. Un importante primer paso es hacerle ver a la persona afectada que no está solo en su enfermedad.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


“Hazle ver que, así como nadie elige tener gripa o artritis, el cerebro también puede enfermarse, pero es posible recuperarlo con atención médica”, explica la doctora Regina Mendoza, psicóloga especialista en psicoterapia individual y familiar en Coral Gables, Florida.

Este es el caso de Joaquín Hernández, de Atlanta, quien a sus 18 años parecía llevar una vida normal: hacía parte de una banda, jugaba fútbol con sus amigos y disfrutaba pintar. Sin embargo, al mismo tiempo, evitaba las reuniones con amigos, prefería estar a solas en su habitación y tenía episodios constantes de tristeza y mal humor. “Eso nos alarmó”, cuenta su madre Rosario Jiménez. Al joven le diagnosticaron depresión y trastorno bipolar.

“Aunque suele confundirse con la tristeza, la depresión se caracteriza porque dura períodos más largos de tiempo y sus síntomas son mucho más drásticos. Es una enfermedad que afecta física y mentalmente a la persona”, dice el doctor Robert A. Moran, CEO y director médico del Family Center for Recovery, en Lantana, Florida.

Así como nadie elige tener gripa o artritis, el cerebro también puede enfermarse, pero es posible recuperarlo con atención médica.

–Doctora Regina Mendoza

Sin embargo, esta enfermedad, diagnosticada por un profesional, es tratable con psicoterapia, antidepresivos y terapias conductuales, explica el doctor Moran. Cuando los profesionales determinan casos más avanzados, el tratamiento puede consistir de la terapia electroconvulsiva (TEC), que busca causar cambios en la química del cerebro, o la estimulación magnética transcraneal (EMT), un procedimiento no invasivo que utiliza campos magnéticos para estimular las células nerviosas en el cerebro, añade Moran.

¿Cuáles son las causas?

La doctora Mendoza explica que no hay una causa específica. Resulta más como producto de la combinación de diversos factores, entre ellos:

  • La estructura del cerebro.
  • Factores genéticos.
  • Eventos emocionales traumáticos.
  • Cambios hormonales.
  • Historial de depresión en la familia.
  • La capacidad individual de lidiar con los desafíos de la vida.

Según la historia médica de Joaquín, su depresión provenía de factores genéticos, pues su abuela y su mamá también la habían padecido en algún momento, así como de situaciones emocionales como la separación de sus padres, que lo afectó profundamente, dice Rosario Jiménez.

¿Cuáles son los síntomas?

“La depresión no es identificable a simple vista. Es un síndrome fácil de cubrir, cuando en realidad internamente se puede estar sufriendo mucho. Para determinarla médicamente, se requiere que estén presentes, al menos, cinco síntomas por dos semanas [consecutivas]”, señala la doctora Mendoza.

  • Falta de interés en lo que antes era placentero.
  • Dificultad para concentrarse.
  • Desesperanza, culpa y ansiedad.
  • Alteraciones del sueño: no poder dormir o dormir demasiado.
  • Visión negativa de sí mismo y de la vida.
  • Trastornos del apetito.
  • Falta de energía.
  • Episodios de rabia y agresividad.
  • Pensamientos suicidas.
Dos manos contrapuestas se tocan los dedos

Undefined / iStock

¿Cómo ayudar a alguien con depresión?
Para una persona que está al cuidado de un ser querido que sufre de depresión, es vital saber qué hacer. Los especialistas recomiendan tomar estas medidas:

  • Busca ayuda profesional: Anima a tu ser querido a consultar con un médico o un especialista en salud mental para que le realice un diagnóstico y determine el tratamiento adecuado, dice el doctor Moran. El tratamiento podría apoyarse en una combinación de medicamentos y terapias. Pero, cuando se ha tomado los medicamentos antidepresivos por más de cuatro semanas, se debe hablar con el doctor y no dejar de tomarlos abruptamente, ya que esto provocaría el síndrome de “abstinencia de antidepresivos” que causa una serie de síntomas como ansiedad, insomnio, mareos, dolor de cabeza, irritación o, algo peor, la reaparición de los síntomas de depresión, según el doctor Daniel K. Hall-Flavin, M.D., Mayo Clinic. Es posible que el tratamiento se mantenga por años, o de por vida.
  • Identifica una emergencia: No repares en preguntarle a tu ser querido si tiene pensamientos suicidas; observa si busca pasar mucho tiempo a solas, si tiene episodios de agresividad consigo mismo o con los demás, y si se ha hecho daño en ocasiones anteriores. Si es así, estás ante una emergencia y debes llevarlo inmediatamente a un hospital, afirma el doctor Moran.

La depresión en el adulto mayor

Según la National Alliance on Mental Illness, la depresión afecta a más de 6.5 millones de los 35 millones de adultos de 65 años o más en Estados Unidos. Sin embargo, la depresión en los adultos mayores se relaciona con la dependencia y la discapacidad. Consejos y recursos para apoyar al adulto mayor y sus familias:

  • Evita los juicios: Quienes sufren depresión suelen sentir culpa y pensar que están solos en su enfermedad. La doctora Mendoza recomienda escuchar y apoyar. “Permítele expresar cómo se siente y evita expresiones que le harían sentir que está solo y que nadie lo entiende”. Por ejemplo, evita hacer estos juicios de valor:

“¡Llevas dos días acostado!”

“Ya te pasará”

“Todo está en tu mente”

“Saca fuerza”

“Eso es pereza”

“Sé cómo te sientes”

“No tienes motivos para sentirte así”

Gracias a las terapias y a los medicamentos, Joaquín logró sobrepasar la depresión, dice Rosario Jiménez. Aunque hoy, casi a sus 40 años, a veces aparecen repentinos cambios de ánimo, según Jiménez, quien fue su cuidadora principal.

En esos momentos, además de los medicamentos, le ha resultado beneficioso una combinación de estrategias, comenta Jiménez. Entre estas: una dieta saludable, baja en grasas y azúcares; lecturas de autores expertos en atención plena o mindfulness; técnicas de respiración que ayuden a calmar los episodios de tristeza y angustia, así como apps que ayudan en la relajación con actividades que lo motiven.

Para ambos, madre e hijo, cuidadora y ser querido, la depresión ha significado uno de los mayores aprendizajes de su vida: además del tratamiento, la terapia y el cuidado, está el amor incondicional que da la oportunidad de renovarse día a día.  

Nota del editor: Los nombres de Joaquín Hernández y Rosario Jiménez, que aparecen en este artículo, no son los verdaderos, se cambiaron para proteger la identidad y privacidad de los entrevistados.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO