Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Documental de Steven Tyler de Aerosmith a los 70 años Skip to content
 

Un nuevo documental muestra a Steven Tyler a los 70 años

El líder de Aerosmith ahora es un filosófico cantante de música country.

Steven Tyler

MIKE COPPOLA/GETTY IMAGES

Una nueva película muestra a un artista que todavía trabaja y le encanta hacerlo.

In EnglishSteven Tyler: Out on a Limb es un homenaje a un artista a quien el director Casey Tebo describe como “este formidable tío alocado y súper famoso”. También es una canción de amor a Nashville, la meca de la música a donde se mudó Tyler para lanzar su carrera individual como cantante de música country. “Gracias, Dios, por esta ciudad, por la energía que vive en esta ciudad”, dice Tyler en la película.

Quizás nos preguntemos qué falta por decir sobre esta celebridad omnipresente, el líder de Aerosmith, uno de los grupos de rock más exitosos de Estados Unidos. En el documental de 95 minutos, varios músicos que conocen a Tyler hace décadas comentan positivamente sobre su “pasión por la vida”, cómo se niega a que lo encasillen y sus actos de generosidad.

Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Pero sus aficionados estarán más interesados en lo que Tyler mismo tiene que decir en este momento de su vida: arriésgate. Expresa agradecimiento. Mantente apasionado.

“Las personas prefieren saber con certeza que son infelices en vez de arriesgarse y ser felices”, dice.

La película muestra a un artista que todavía trabaja duro, escribiendo canciones y presentándose con la Loving Mary Band —un grupo sumamente talentoso que incluye a mujeres que tocan tambor, bajo, violín y armónica, además de acompañar con sonoros coros—. La mayoría de las secuencias de concierto provienen de una presentación en el histórico Ryman Auditorium de Nashville y contienen canciones del debut de Tyler en la música country lanzado en el 2016, We’re All Somebody From Somewhere.

Tyler menciona que este no es un cambio de tipo de música tan grande como podría pensarse. El cancionero de Aerosmith contiene elementos de la música country, que se notan mucho cuando la nueva banda toca su propia versión de “What It Takes”. Durante sus presentaciones, la banda deja claro quién está a cargo al comenzar con “Sweet Emotion” de Aerosmith. 

Tyler siempre canta “Dream On”, una canción sobre el envejecimiento que escribió cuando apenas tenía suficiente edad para beber alcohol. Con un nuevo arreglo que incluye un violín donde antes había una guitarra, además de una mandolina, la intensidad de la canción no solo queda intacta, sino que se realza. Con otros instrumentos y acompañada por un coro de voces femeninas, la canción clásica de Aerosmith pasa de la sala de conciertos a la iglesia.

Esta nueva colaboración, enriquecida por el ambiente de inmersión completa en la música que es Nashville, permite que Tyler continúe su trayecto musical en una época, como se observa en una de las entrevistas, en la que podría estar sentado en una isla en cualquier lugar del mundo.

Pero Tyler sigue adelante, arriesgándose. Cualquiera hubiera podido fallar, pero él salió airoso: juez de American Idol, anuncios publicitarios, invitaciones a programas de televisión donde representó el papel de él mismo, sus interpretaciones del himno nacional como el “Demonio de los Gritos”. 

“Ten esperanzas de que suceda un desastre”, aconseja. “Eso es emocionante. Ninguna gran historia empezó con comer una ensalada. Tienes que meterte en aprietos”.

La historia de 40 años de Aerosmith es como un matrimonio largo y problemático. Tyler habla acerca de superar los reproches. Agradece a su compañero Joe Perry. Rinde homenaje a sus influencias, entre ellas Janis Joplin (“Toda esta locura que llevo puesta, me la robé de ella”), con versiones muy interactivas de “Mercedes Benz” y “Piece of My Heart”. Todos los integrantes de la Loving Mary Band son excelentes, pero la versátil Suzie McNeil (guitarra, acordeón, piano, armónica, coros) se merece una mención especial.

Tyler comparte generosamente el papel estelar, limitándose a tocar un chequeré y luego un yembé por un breve momento.

Tyler no ha dejado de usar esmalte de uñas negro. Todavía tiene pañuelos colgando del micrófono. No se ha cortado el cabello. Es quien siempre ha sido, con anteojos. Todavía sigue hacia adelante como artista, mientras sirve como mentor a los jóvenes y fortalece el potencial de las mujeres en la música. El resultado: “Siento como que vuelvo a hacer algo nuevo”.

 

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.