Skip to content
 

Juanes: Su vida y pasión

Promoviendo la paz y el cambio social a través de su música.

Nota del editor: En este momento el cantautor colombiano, Juanes, se encuentra en una gira de conciertos por América, Europa y Asia promocionando su más reciente disco MTV Unplugged.


In English | Usa un rosario alrededor del cuello, escribe canciones sobre amor y minas antipersonal, y le da vergüenza haber sido nombrado una de las 100 personas más influyentes en Time. Pero al conversar con Juan Esteban Aristizábal, uno se olvida de que es la superestrella colombiana Juanes. Dedicado a la familia, la música y la filantropía, el hombre cuyas canciones han alcanzado los máximos puestos de las listas de éxitos desde Argentina hasta Bélgica aún conserva los pies sobre la tierra, aunque con objetivos nobles.

Vea también: Juanes cambia de ritmo en su nuevo disco MTV Unplugged.

Juanes

Foto: Omar Cruz

Juan Esteban Aristizábal, conocido en el mundo artístico como Juanes, es un hombre de familia, de música y con misión social.

"Indudablemente, el atractivo de Juanes para todo tipo de generaciones es primero su música, pero más allá de ella, su actitud ante la vida", dice el cantante español Miguel Bosé, que a menudo canta con Juanes en los recitales. "Es un tipo recto, coherente, honesto en todo lo que hace o aborda. Su fuerza reside en su fe".

Una noble descripción, quizás, pero que se encuentra en la vida misma de Juanes. Su búsqueda de la paz se basa en la acción. Su deseo de retribuir genera compasión, derechos humanos y rehabilitación a través de su Fundación Mi Sangre, que ayuda a los niños pobres colombianos, principalmente en áreas rurales, que son víctimas de minas y de guerras. "Lo que hago es porque la vida y la música me han llevado a eso", comenta el cantante.

Y su fe influye en todo. "Vengo de una familia muy, muy católica", indica. "Solíamos rezar el rosario cada día después de la cena". A pesar de que más tarde cuestionó la religión organizada y buscó una definición personal de Dios, mantiene su fe en la oración —rezar no es repetir una plegaria"— y define a Dios como "algo mucho más grande que un ser humano, una energía poderosa que es, de hecho, amor".

Su amor por la música, alimentado en un hogar con seis niños, mucho canto y todo tipo de instrumentos transformó al niño tímido en un cantante con 17 Premios Grammy Latinos en su haber y más de 12 millones de álbumes vendidos en todo el mundo. "Fui tocado por la magia de la música", comenta Juanes. "Mi modo de comunicarme fue a través de mi guitarra y mi música".

Siguiente: La fuerza musical de Juanes. »

Su padre, Javier Aristizábal, era la fuerza musical del hogar, quien le dio primero un acordeón y luego, una guitarra para tocar, comenta. Juanes recuerda que de niño vivió en Carolina del Príncipe, donde su familia criaba ganado, tenía un pequeño mercado y le alquilaba un espacio para un bar a un señor. "Nuestra habitación estaba en la parte superior del bar, y cada noche —desde que era muy pequeño— me iba a dormir y la música que escuchaba hasta la medianoche era música de bar, tangos, boleros", y los ritmos colombianos que más tarde se abrieron paso en su propia música.

<p>&quot;Lo que hago es porque la vida y la música me han llevado a eso&quot;. —Juanes<br> </p>

A los 15, luego de mudarse a Medellín con su familia, formó Ekhymosis con algunos amigos, algo que no les gustó a sus padres, que temían que el sonido y las letras de rock metálico de la banda pudieran resultar una mala influencia. Con el tiempo, comenta, "los convencí de que [la música] era algo serio para mí".

Su padre falleció hace 15 años, pero su madre, Alicia Vásquez, de 80 años de edad, recuerda la adolescencia de su hijo: "Siempre tocaba la guitarra en su tiempo libre y otros instrumentos como la trompeta. Lo que más recuerdo es su disciplina y dedicación".

Durante los años 80, a medida que las guerras relacionadas con la droga y la guerrilla en Colombia aumentaban, las letras de las canciones del grupo se volvieron un llamado para el cambio social allí y en el resto del mundo.

"No escribíamos canciones de amor", cuenta Juanes. "El rock era una vía de escape". Sin embargo, los integrantes del grupo también ayudaban a su comunidad, recaudando fondos y juntando libros para las escuelas locales.

Siguiente: Adiós a Ekhymosis, el comienzo del solista. »

Ekhymosis se separó 12 años después de su formación. Juanes, por su cuenta, se dirigió a Estados Unidos con $4.000 y su guitarra, y terminó en Los Ángeles. Estando solo en su departamento, escribió más de 40 canciones. "Fue un momento muy difícil, pero también de crecimiento. Fue encontrarme con Dios, conmigo mismo y muchas otras cosas que fue necesario vivir para estar hoy aquí", comenta. "Encontré la forma de expresarme como solista, hablar sobre lo que yo quiero y escribir lo que yo quiero. Pero cuando tienes más libertad, también hay más responsabilidad".

Una canción, Fíjate bien, una historia con moraleja acerca de pisar minas, lo disparó a la fama entre sus fans y grupos colombianos que trabajaban con víctimas de la guerra y otros tipos de violencia. "Escribí la canción sin pretensiones; era simplemente una canción más del disco", comenta. "Pero cuando se lanzó como sencillo, toda esta gente comenzó a aparecer  —los soldados, las fundaciones—  y me di cuenta de que había mucho por hacer con la música".

En 2005, Time lo declaró una de las 100 personas más influyentes del mundo. "Te da vergüenza", comenta Juanes. "Uno no se siente [influyente] y no espera ese tipo de [honor]. Quedé en shock".

Pero está agradecido por las puertas que le abrió el honor. Un año más tarde, lanzó su fundación. "Nos dedicamos a rehabilitar lesiones psicológicas, las más difíciles", comenta. "También promocionamos el concepto de que la paz es un derecho. La idea es invertir en los niños, que son el futuro".

En 2008, Juanes, de 38 años de edad, organizó el recital masivo y gratuito "Paz sin fronteras", en la frontera entre Venezuela y Colombia. Las dos naciones y Ecuador habían estado al borde de la guerra debido a un ataque colombiano en Ecuador. El recital celebró el fin diplomático de la crisis.

Siguiente: Juanes y sus amigos en Cuba. »

El año pasado, con Bosé y otros artistas, Juanes llevó a cabo otro recital en Cuba, donde actuó para más de medio millón de personas en lo que se convirtió en un momento musical polémico. Si bien el objetivo del recital era promover la paz, muchos exiliados cubanos lo tomaron como un golpe de efecto favorable al régimen de Castro, y la pérdida de una oportunidad para Juanes y otros músicos no cubanos que actuaron allí. "Apoyo totalmente su recital en Cuba", comenta la cubana estadounidense Mari Medina, "pero ¿por qué no denunció públicamente a los prisioneros políticos que hay en Cuba?", pregunta, agregando que él había pedido la liberación de esos prisioneros en Colombia. "No puedes quedar bien con Dios y con el diablo".

Juanes nunca tuvo intención de ser el vocero de ningún movimiento político en particular, pero la gente te clasifica, comenta. "Dicen que somos ilusos, que somos idealistas, pero tenemos que ser idealistas, tener esa capacidad de pensar que lo imposible es posible".

Algunos pueden haber considerado imposible un éxito global, con canciones solamente en español. Sin embargo, su éxito La Camisa Negra alcanzó el primer puesto en 43 países. "Rompe las barreras de la edad y de las clases sociales", comenta su manager de hace muchos años, Fernán Martínez.

Y trasciende las diferencias lingüísticas. "Cantar en español es mucho más honesto, mucho más cercano a mis raíces", comenta Juanes. "Para mí, el español es esencial. Sigo pensando en español y sigo soñando en español. Son las melodías y los arreglos los que transmiten el sentido".

Y que conducen a Juanes a un éxito que él dice que lo acerca más a su familia. Él está casado con la modelo y actriz Karen Martínez. "Ella es mi compañera en la vida. Me entiende y me ha aguantado todas mis locuras", dice. La pareja tiene tres hijos: Luna, de 7 años de edad, Paloma, de 5 años, y Dante, de 1 año. "Mis mayores alegrías en la vida son mis tres hijos", comenta el cantante.

Esa alegría predomina en P.A.R.C.E., un CD sobre el amor y el perdón. "La música para mí es como una terapia. La uso como una forma de curarme", cuenta. "Todas mis alegrías y todos mis dolores se encuentran allí".

Siguiente: 10 cosas que no conoce sobre Juanes. »

Juanes, compositor y cantante colombiano.

Foto: Omar Cruz

A Juanes no le puede faltar su rosario, su guitarra, su computador y su teléfono.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO