Skip to content
 

El dudoso valor de los objetos de colección virtuales

Lo que debes saber sobre las fichas no fungibles y el repentino auge del mercado de bienes digitales.

Ilustración de una moneda NFT Non-fungible sobre una imagen ampliada de un microchip de computadora

ISTOCK / GETTY IMAGES

In English 

No esperes que tus nietos desplieguen en el piso de su habitación las tarjetas deportivas de colección que acaban de adquirir. ¿Y esa obra de arte que se vende por internet? Tal vez no sea para colgar en un marco sobre la pared.

Los objetos de colección están ingresando al mundo digital con una tecnología conocida como fichas no fungibles, o NFT (non-fungible tokens). Se trata de bienes digitales que, por ejemplo, pueden ser fotografías, producciones musicales o videos. Aunque las personas puedan copiar un objeto, la propiedad del original está cifrada y no puede modificarse a menos que el objeto se venda y el bien sea transferido oficialmente a su nuevo titular. Los sitios web como OpenSea y Rarible funcionan como mercados y exhiben los precios; se los puede considerar como el equivalente de Etsy o eBay para los bienes digitales. La propiedad de una NFT está asegurada por la misma tecnología de cifrado que las criptomonedas, con un registro guardado en el libro de contabilidad digital conocido como cadena de bloques. [Nota del editor: si no entendiste esa última oración, ni te acerques a las NFT].


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Si bien las NFT aparecieron en internet a principios de la década del 2010, este año se ha visto un aumento vertiginoso en el interés del público por ellas. Algunos ejemplos:

Emprendedor del blockchain Vignesh Sundaresan frente a una pantalla y una organeta muestra una pieza de arte digital

AFP / GETTY IMAGES

Vignesh Sundaresan muestra una colección digital de fichas no fungibles.

  • Kings of Leon fue la primera banda de rock importante en lanzar una edición especial de un álbum en formato digital como NFT con numeración única.
  • Tom Brady, mariscal de campo del fútbol americano profesional, está lanzando una empresa que producirá NFT.
  • La casa de subastas Christie’s vendió recientemente un collage digital creado por un artista conocido como Beeple por $69.3 millones.
  • La plataforma NBA Top Shot emitió tarjetas digitales de básquetbol en las que se presenta un video de jugadas espectaculares; algunas de estas tarjetas se vendieron posteriormente por más de $100,000.  

"Algunas personas lo toman como un sitio para el deporte de fantasía diario; para otras es como la bolsa de valores, y para otras más es como una actividad de colección", dice Luc “LG” Doucet, presentador de The First Mint, un pódcast dedicado a Top Shot.

Si bien el precio de los paquetes de tarjetas de Top Shot empieza en $9, el valor de reventa de las tarjetas individuales —también conocidas como "momentos"— puede ser mucho más alto: puede oscilar entre $4 y $250,000. Si ese precio parece desmesurado por un segmento de código informático, recuerda lo siguiente: "Los bienes físicos que poseemos no tienen ningún valor real; ese valor también está asignado", dice Doucet. "Una tarjeta de béisbol es tan solo un pedazo de cartón".

Pero ten cuidado: aún no se sabe si las NFT son una inversión seria o si simplemente están de moda, dice Andrew Shirley, creador del Knight Frank Luxury Investment Index. "No hay antecedentes al respecto y, a medida que cambian los gustos y las modas, los valores pueden ser muy volátiles".

Además, Shirley dice que esta inversión no es apta para novatos. "Es importante entender exactamente lo que será de tu propiedad, dónde se guardará ese bien y cómo podrás venderlo a otro comprador", advierte. 

Los posibles compradores deberían "considerarlo un juego y solo jugar con el dinero que puedan darse el lujo de perder", señala Shirley.

Lexi Pandell también ha escrito artículos sobre tecnología para Wired, The New York Times y The Atlantic, entre otros medios.