Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

8 cosas que no debes comprar al por mayor, incluso durante una pandemia

Solo debes surtirte de lo que necesitas y estás seguro de que vas a usar.

Vista desde el aire de la entrada a Costco

ISTOCK / GETTY IMAGES

In English | Comprar al por mayor puede ser una estrategia de compra inteligente para ahorrar tiempo y dinero. Especialmente en estas épocas de pandemia, cuando las salidas para hacer compras deberían ser mínimas, tiene sentido surtirse de productos básicos. “Un cliente que normalmente se opondría a comprar 24 rollos de papel higiénico o 3 libras de café ahora lo encontrará atractivo”, dice Roger Dooley, experto en mercadeo y autor de Brainfluence: 100 Ways to Persuade and Convince Consumers With Neuromarketing (100 formas de convencer y persuadir a los consumidores a través del neuromercadeo). “Una alacena y una casa bien surtidas reducen el estrés del consumidor en tiempos inciertos”.

Aun antes de la pandemia, esta modalidad de compra tenía sus ventajas. “Comprar al por mayor puede costar bastante menos”, dice la experta en compras Trae Bodge (en inglés). “Entonces, en muchos casos, es una gran forma de mantenerse dentro del presupuesto”.

Pero no es así siempre. Es posible que algunas ofertas de compra al por mayor que parecen ser muy buenas tengan precios más bajos, pero así y todo pueden ser un gran derroche, especialmente si no puedes usar todo lo que compraste antes de que se eche a perder. Puede parecer razonable, pero te sorprenderá la cantidad de artículos que tienen fecha de vencimiento que debes vigilar. “Hay algunos artículos que con el tiempo se echan a perder o pierden su eficacia”, dice Bodge. “Entonces, a menos que haya muchas personas bajo el mismo techo, probablemente sea mejor evitarlos”.

Asegúrate de pensarlo dos veces antes de comprar al por mayor los siguientes ocho artículos.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


1. Protector solar

Bodge menciona que los productos para el cuidado de la piel con factor de protección solar (FPS) pierden su poder de protección con el tiempo. Entonces, aunque la pandemia nos anime a pasar más tiempo afuera, resiste las ganas de extralimitarte con tu suministro de protector solar.

Primero, fíjate en la fecha de vencimiento. La Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. requiere que todos los medicamentos de venta libre, incluido el protector solar, tengan una marca con la fecha de vencimiento a menos que se haya demostrado que el producto mantiene su total eficacia por lo menos durante tres años. Si crees que el producto no se usará en tu casa para esa fecha de vencimiento, no lo compres. Extender la duración del producto más allá de esa fecha podría ser peligroso para tu salud, ya que la menor eficacia del producto te hace más susceptible a las quemaduras y los daños que causa el sol y al cáncer de piel.

Hasta deberías pensar en deshacerte de un envase antes de lo esperado. Los envases abiertos de protector solar (así como algunas otras lociones, cremas para la cara y artículos de higiene personal) corren el riesgo de contaminación bacteriana, y ese riesgo aumenta cuanto más tiempo hace que se abrieron. Además, la exposición al sol y al calor hace que el FPS pierda su eficacia más rápido. Por eso, muchos expertos en el cuidado de la piel recomiendan deshacerse de los envases abiertos luego de un año. (Además, guarda los envases sin abrir en un lugar fresco).

2. Detergentes y limpiadores líquidos

Es posible que la pandemia haya estimulado tus hábitos de higiene y necesidad de desinfectantes y otras provisiones. Pero antes de acaparar todos los productos de limpieza, recuerda que ciertos tipos de productos pierden su poder de limpieza con el tiempo. Los detergentes líquidos para lavar la ropa, por ejemplo, son mejores si se los usa dentro de los seis meses luego de abrirlos o de nueve meses a un año luego de comprarlos, según el sitio sobre estilo de vida The Spruce. Los detergentes en polvo, incluidos OxiClean y Clorox Oxi Magic, deberían ser buenos para el uso durante un largo tiempo, siempre y cuando literalmente mantengas el polvo seco. De hecho, tanto los detergentes en polvo como los líquidos tienen que almacenarse en un lugar fresco y seco para maximizar su duración.

Otros productos Clorox, incluidas las toallitas desinfectantes y la lavandina o blanqueador, en general tienen una duración de un año, según el sitio web de la compañía. Pero The Spruce recomienda deshacerse de la lavandina después de seis meses. Las toallitas desinfectantes y los aerosoles Lysol comienzan a perder su eficacia después de dos años, según Good Housekeeping. Los limpiadores de superficies múltiples también son más eficaces antes de los dos años. (Los desinfectantes de manos en general también vencen en dos o tres años). Si no se almacenan adecuadamente —en un lugar fresco y seco, fuera de la luz directa del sol— es probable que todos estos productos se deterioren aún más rápido.

3. Medicamentos de venta libre

La experta en creación de presupuestos Andrea Woroch (en inglés) recomienda olvidarse de los medicamentos de venta libre al por mayor. “Tienen una fecha de vencimiento y solo puedes consumirlos según sea necesario”, dice.

Muchos medicamentos adecuadamente guardados y sin abrir pueden durar más allá de su fecha de vencimiento marcada. De hecho, la FDA y el Departamento de Defensa de EE.UU. establecieron un Programa de Extensión de la Vida Útil (SLEP) para identificar más correctamente cuánto tiempo continúan siendo eficaces los productos farmacéuticos. Un estudio de SLEP halló que el 88% de 122 medicamentos, si se guardan en condiciones ideales, deberían extender sus fechas de vencimiento en unos 5.5 años, en promedio.

Aun así, los expertos dicen que lo más seguro es tener en cuenta las fechas de vencimiento en tu propio botiquín, especialmente cuando tratan enfermedades más serias, para ayudar a asegurar que los medicamentos actúan como deben. Una vez pasado el tiempo de eficacia, un medicamento puede perder sus propiedades o incluso causar efectos secundarios inesperados (en inglés), según la FDA. Además, una vez abiertos, ciertos productos —particularmente cosas como gotas para ojos, aerosoles nasales y medicamentos para niños que se administran en dosis por jeringa— son más susceptibles a la contaminación y es posible que deban descartarse mucho antes de su fecha de vencimiento. Por ejemplo, la American Academy of Ophthalmology sugiere descartar las gotas para ojos tres meses después de abrirlas, sin importar la fecha de vencimiento marcada.

Además, es posible que esos envases al por mayor ni siquiera te ahorren dinero. “Sigue comprando la versión genérica de una farmacia local o de una tienda grande como Walmart”, dice Woroch.

4. Harina

Aún si continuas con la tendencia de hornear de la pandemia, asegúrate de no almacenar harina de más. Este producto básico para hornear se echa a perder y, pasado su tiempo de utilidad, puede hacer que tus productos horneados tengan mal sabor, aunque es poco probable que te hagan enfermar. La harina común regular, junto con otras harinas blancas tal como la harina leudante para pan y pastel blanco, tiene una duración de un año a temperatura ambiente y de dos años si se guarda en el refrigerador o el congelador, según la revista Women's Health. Las harinas integrales, las de avena y otras de granos integrales se echan a perder más rápido —en tres meses a temperatura ambiente y un año en el refrigerador o el congelador—. Las harinas de almendra, coco y otros frutos secos también son buenas para el consumo durante tres meses a temperatura ambiente, y se mantienen en buen estado en el refrigerador o el congelador solo durante seis meses.

5. Aceite de cocina

Ahora que has estado comiendo en casa muchísimo más, es probable que necesites una botella más grande de aceite para cocinar. Solo ten en cuenta que se echa a perder con el tiempo, dice Bodge. Cuánto tiempo tienes depende del tipo de aceite, y la duración varía bastante. Por ejemplo, los aceites de oliva y los aceites vegetales son buenos para el consumo durante tres a cinco meses después de abiertos, según espanol.foodSafety.gov, mientras que el aceite de coco puede permanecer fresco durante tres años. El aceite vegetal en aerosol dura hasta un año después de abierto. Las botellas sin abrir de la mayoría de los aceites pueden durar hasta dos años; el aceite de oliva extra virgen dura menos, hasta 18 meses.

6. Especias

Un poco de sabor puede ayudar mucho en un platillo, pero probablemente no por tanto tiempo como crees. Aunque las especias que se almacenan adecuadamente pueden durar de dos a tres años después de abrirlas, según FoodSafety.org, los expertos dicen que pueden comenzar a perder su sabor mucho antes. “Entonces, es importante que te asegures de usar todo ese comino en unos meses, por ejemplo” dice Bodge.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


7. Productos enlatados

No te preocupes de vaciar tu búnker; los productos enlatados están hechos para durar. Habitualmente tienen una marca con una fecha de consumo (“best by”) que sugiere una duración de por lo menos dos años, pero pueden continuar siendo seguros y mantener el valor nutricional por más tiempo. Según la organización Canned Food Alliance (en inglés), se ha comprobado que incluso latas con 100 años de antigüedad que se recuperaron de naufragios seguían siendo aptas para el consumo. Los expertos sugieren deshacerse de las latas solo si están hinchadas o tienen una perforación o fuga de líquido.

En realidad, no es el tiempo de duración lo que se argumenta en contra de comprar productos enlatados al por mayor, sino el precio. Los supermercados frecuentemente ofrecen descuentos tanto en marcas propias como nacionales, y esas ventas pueden combinarse con los cupones del fabricante para obtener precios que pueden ser más bajos que el costo por lata de una caja que se compra en una tienda mayorista. Y recuerda que ni Costco ni Sam's Club aceptan cupones de fabricantes.

Y también, por supuesto, está la variedad. Combinar las ofertas de los supermercados con los cupones proporciona el lujo de mezclar tus productos enlatados en lugar de tener que comprar, por ejemplo, toda una caja de frijoles lima.

8. Frutas y vegetales frescos

Finalmente, lo obvio: “Si compras más comida perecedera de la que necesitas, puede ser que termine en la basura si tu familia no la come toda antes de que se eche a perder”, dice Woroch. “Esta es probablemente la mayor desventaja” de comprar al por mayor.

Entonces, tienes que saber cuánto pueden comer habitualmente los miembros de tu hogar de un cierto alimento perecedero en el corto tiempo que tienes antes de que se eche a perder. Eso también es válido para las frutas y los vegetales frescos y para otros productos perecederos, tales como el pan, la leche y los huevos. La planificación inteligente de las comidas puede ayudar a evitar este problema. “En lugar de comprar varias frutas y vegetales al por mayor, compra una o dos y úsalas en varias comidas durante esa semana”, dice Woroch. “O compra al por mayor productos no perecederos y los perecederos que consumes mucho, como leche o huevos, pero compra paquetes más pequeños de frutas y vegetales de tu supermercado local para reducir el desperdicio. Eso es lo que hago habitualmente”.

Persona con guantes sosteniendo frascos con conservas en un supermercado.

GETTY IMAGES

Más ideas para tener en cuenta

Los productos no perecederos también pueden ser demasiado si no tienes suficiente lugar para almacenarlos en cantidad. Una solución para este desafío de comprar al por mayor: agrúpate con otras personas. “Divide los productos al por mayor con un amigo u otra familia”, dice Woroch. “Esta es una gran manera de aprovechar una buena compra si tienes espacio limitado para almacenar productos comestibles o para el hogar”.

En resumidas cuentas: necesitas un plan. Así como con todas tus compras y gastos (y muchas otras acciones), comprar al por mayor con un plan en mente te ayuda a asegurar que aprovechas todo al máximo. “Siempre y cuando planifiques tu compra y te tomes el tiempo para pensar sobre lo que necesitas, puedes comprar con eficacia y ahorrar tiempo y dinero, además de reducir la exposición al virus debido a salidas frecuentes para hacer compras”, dice Woroch.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.