Skip to content
 

Ladrones de identidad cobran beneficios por desempleo y víctimas reciben los impuestos

Jubilada de 85 años se sorprendió al recibir un formulario 1099 con beneficios por desempleo.

Mujer mayor sentada frente a una mesa mientras mira por la ventana.

Getty Images

In English | Una mujer de 85 años en Boulder, Colorado, estaba molesta y desconcertada por una notificación que recibió por correo el 27 de enero. Era un formulario del Gobierno donde se indicaba que ella había recibido $2,322 en compensación por desempleo el año pasado.

"Nunca en mi vida; nunca” he solicitado ni recibido beneficios por desempleo, le dice a AARP (habló con la condición de que no se revelara su nombre). Como profesional desde 1995 (más de 25 años), nunca soñaría con solicitar beneficios por desempleo durante sus años dorados. Asombrada de que se hubiera aprobado una solicitud falsa en su nombre, dice que el robo de identidad le hizo sentir náuseas, perder el sueño y sentir estrés acerca de qué otra calamidad relacionada con sus cuentas financieras podría suceder.

Formularios 1099G y W-2 del IRS.

Getty Images

El formulario 1099-G muestra ciertos pagos del Gobierno, entre ellos la compensación por desempleo.

Lamentablemente, ella forma parte de un grupo masivo de personas cuyas identidades fueron usurpadas en el 2020 por delincuentes que presentan falsos reclamos de beneficios por desempleo.

El siguiente paso es crítico: se urge a las víctimas a informar a las autoridades estatales que necesitan un formulario 1099-G corregido. El formulario 1099-G documenta los montos pagados por desempleo y los impuestos federales sobre la renta retenidos sobre estos pagos. En Colorado, la víctima puede completar un formulario en línea (en inglés) para reportar un 1099-G no válido al Departamento de Trabajo y Empleo del estado.

El Servicio de Impuestos Internos (IRS), resaltó estos puntos clave en un anuncio del 28 de enero:

  • Los estados envían el formulario 1099-G tanto al contribuyente como al IRS para mostrar qué ingreso tributable desembolsaron. Los beneficios por desempleo son tributables.
  • En casos de robo de identidad, un formulario 1099-G corregido que muestre cero beneficios por desempleo ayudará a los contribuyentes a evitar una factura inesperada de impuestos federales por ingresos no reportados. Quienes no puedan obtener oportunamente un formulario corregido de su estado, de todos modos deben presentar una declaración de impuestos correcta y declarar únicamente los ingresos que recibieron.

El inicio de la temporada de impuestos revela fraudes

Estos problemas están surgiendo ahora, a medida que la población empieza a recibir documentos importantes para calcular sus impuestos. Cuando el coronavirus llegó a EE.UU. en el 2020, millones de personas perdieron el empleo (o se redujeron sus horas de trabajo) y solicitaron compensación por desempleo. Esa ayuda aprobada por el Congreso durante la pandemia, que aumentó los beneficios semanales, hizo que los pagos fueran más lucrativos tanto para los beneficiarios legítimos como para los delincuentes.

Los estafadores “aprovecharon la pandemia para presentar reclamos fraudulentos… con información personal de individuos que no habían presentado reclamos”, ha reconocido el IRS.

Una investigación (en inglés) de USA Today publicada al final del año mostró que en el 2020 se habían pagado a estafadores aproximadamente $36,000 millones en reclamos fraudulentos de beneficios por desempleo, con solicitudes falsas en los 50 estados,

El extenso fraude y abuso del sistema hizo que el número gratuito de la Línea de ayuda de la Red contra el Fraude (877-908-3360), de AARP, recibiera más de 25 llamadas diarias de víctimas, como la mujer de Colorado, que recibieron un formulario 1099-G sin recibir ni un centavo por desempleo.

Las llamadas a la línea de ayuda provienen de todo el país, dice Amy Nofziger, quien es la directora de la operación en AARP. A los ladrones, señala ella, “no les importa dónde vives”. En cuanto a las muchas víctimas, ella dice que “se sienten confundidas y nerviosas acerca de quién ha estado usando su información. Para la mayoría de la gente, esto ha sido traumático. Además, todos estamos un poco ansiosos en estos momentos debido a la pandemia".


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Más medidas para protegerte

El IRS también aconseja que las víctimas de robo de identidad hagan lo siguiente:

Nofziger también sugiere que las víctimas:

  • Obtengan una copia de sus informes crediticios de las tres agencias más grandes —Equifax, Experian y TransUnion— en AnnualCreditReport.com (en inglés) para verificar que no haya transacciones sospechosas.
  • Congelen sus informes crediticios en las tres agencias. Esta medida gratuita evita que se aprueben nuevas tarjetas de crédito y préstamos a nombre de un consumidor sin su consentimiento. Puedes hacer esto en línea o por teléfono: Equifax, 800-525-6285 o en línea (en inglés); Experian, 888-397-3742 o en línea (en inglés); y TransUnion: 800-680-7289 o en línea (en inglés).

Otro recurso disponible de la Comisión Federal de Comercio (una agencia de protección al consumidor) es el sitio web robodeidentidad.gov, que se conoce como el principal recurso del Gobierno de EE.UU. para las víctimas de robo de identidad.

Para la mujer de Colorado, la llegada del formulario 1099-G incorrecto significó numerosas llamadas, incluso al Departamento de Trabajo y Empleo, a la Administración del Seguro Social, a su plan de jubilación, al fiscal de distrito local y a la policía local. ¿Qué aconseja ella? Mantén un registro de las llamadas que contenga la hora y la fecha de tus llamadas, y toma buenas anotaciones ya que tal vez necesites la información en el futuro.

Ahora ella sabe que no es la única que tiene este problema. De hecho, cuando habló con la policía, un agente compartió que él también había recibido un formulario 1099-G incorrecto y estaba lidiando con el mismo “proceso sin fin".

Katherine Skiba cubre temas de estafas y fraudes para AARP. Anteriormente, fue periodista con el Chicago Tribune, U.S. News & World Report y el Milwaukee Journal Sentinel. Recibió la Beca Nieman de Harvard University y es la autora del libro Sister in the Band of Brothers: Embedded with the 101st Airborne in Iraq.