Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

Se disparan las estafas en Instagram y otras redes sociales en tiempos de COVID-19

Con el inicio de la pandemia, los fraudes de compras en línea fueron la principal queja ante la FTC.

Teléfono inteligente que muestra aplicaciones como Instagram, WhatsApp, Tumblr y Maps de Apple.

IAIN MASTERTON / ALAMY STOCK PHOTO

In English | ¿Eres amante del buen comer? ¿Fanático del fútbol? ¿Admirador del papa Francisco? Hay algo para todos en Instagram, la plataforma para compartir videos y fotos que debutó hace 10 años. Pero ten cuidado, porque en medio del brote del coronavirus los defensores del consumidor están sonando la alarma sobre estafadores que acechan en las redes sociales, entre ellas Instagram, que tiene más de mil millones de usuarios en todo el mundo.

Últimamente la Comisión Federal de Comercio (FTC) ha recibido una cantidad sin precedentes de quejas sobre estafas en las redes sociales (en inglés) que despojan a la gente de millones de dólares. La FTC dice que los fraudes de compras en línea fueron el tipo más común de estafas en las redes sociales en la primera mitad del año; en muchos casos, la gente pidió mercadería que nunca recibió. A estas estafas les siguen, en orden descendente, los engaños románticos y las estafas de impostores, ya sea de negocios, de personas supuestamente necesitadas o de agencias gubernamentales.


FTC: aumentan las estafas originadas en las redes sociales

Estos son algunos de los hallazgos de la FTC:

Se presentaron casi 16 millones de quejas sobre estafas iniciadas en las redes sociales desde abril hasta junio, con pérdidas que alcanzaron los $56 millones. Las cifras reflejan un aumento trece veces mayor en las quejas —y ocho veces mayor en las pérdidas— en comparación con el mismo período en el 2016.

  • Durante la primera mitad del 2020, hubo casi 25 millones de quejas en total con pérdidas que ascendieron a $117 millones, comparado con $134 millones de pérdidas generales el año pasado.

“Los estafadores van adonde están las personas, o bien ya están ahí esperándolas”, dice Emma Fletcher, analista de programas de FTC. “Así como hay tantas maneras en que [los estafadores] llegan a las personas —por teléfono, correo electrónico o texto—, esta es otra forma de hacerlo sin muchos costos y pudiendo permanecer anónimos”.

Las estafas en Instagram van desde romances ficticios hasta trabajos falsos

Instagram, cuya sede está en San Francisco y es de propiedad de Facebook, exhorta a los usuarios en su sitio web a evitar una variedad de estafas (en inglés), comenzando por las estafas de romance. A continuación menciona las estafas relacionadas con la lotería (ganaste un gran premio, pero debes pagar un cargo); las estafas relacionadas con préstamos (un préstamo instantáneo por una módica suma de dinero por adelantado); las estafas relacionadas con inversiones falsas (convierte $100 en $1,000), y las estafas laborales (anuncios engañosos o falsos para robar dinero o datos personales), entre otras.

La vocera de Instagram Raki Wane dijo que la empresa desactiva las cuentas consideradas maliciosas o que infringen las normas, pero no divulgó el porcentaje de cuentas cuyos titulares eran presuntos estafadores. “Vigilamos regularmente las tendencias y estamos mejorando siempre los sistemas para brindar una mejor experiencia a nuestra comunidad”, informó a AARP. “Hemos eliminado grandes cantidades de cuentas de impostores en forma sistemática a través de una combinación de tecnología, herramientas de denuncia y revisión humana”.

La suplantación de identidad es anterior al internet y cubre todo el espectro: los estafadores se hacen pasar por celebridades, influenciadores, políticos y ejecutivos empresariales, añade.

Algunos estafadores de Instagram usan nombres falsos y otros operan a plena luz del día, como sucedió en casos recientes:

  • Un actor de California que interpretó papeles en las películas Iron Man 2, Iron Man 3 y Thor tiene un juicio pendiente por promocionar presuntamente una cura falsa para la COVID-19 y engañar a posibles inversionistas. Keith L. Middlebrook, quien se autodenominó un “icono empresarial genio”, publicó videos en Instagram en los que afirmaba que tenía una inyección para curar las infecciones por el coronavirus y una pastilla para prevenirlas. Sus publicaciones fueron vistas más de un millón de veces en unos pocos días.
  • En octubre, varias personas de Nueva Jersey fueron acusadas de perpetrar una estafa (en inglés) con cheques falsificados del estímulo económico presuntamente emitidos por el Gobierno federal. Los acusados ofrecían la oportunidad de hacer “dinero rápido” en Instagram y Snapchat.
  • En julio, una mujer de California que fingió tener un diagnóstico de linfoma de Hodgkin fue acusada de cobrar decenas de miles de dólares en donaciones efectuadas para el tratamiento del cáncer que nunca necesitó ni recibió. Amanda C. Riley había escrito una crónica de su enfermedad fingida en un blog y en Facebook, Instagram y Twitter.

Por último, está la “víctima número uno” en la región norte del estado de Nueva York, que cayó en las redes de un estafador romántico que conoció en Instagram (en inglés). Perdió más de $250,000 por el engaño del hombre y sus asociados. El estafador le mintió al decirle que necesitaba dinero para equipos mientras reparaba una torre de perforación petrolera en China. La víctima envió la mayoría del dinero por transferencia bancaria y también compró tarjetas de regalo de iTunes y electrónicos.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Fue por ese caso que un fiscal federal auguró un pronóstico siniestro: “En este mundo cada vez más adicto a la pantalla, veo que este tipo de estafa proliferará en el futuro”, declaró el fiscal federal James P. Kennedy Jr. del distrito occidental de Nueva York el año pasado al anunciar que se habían presentado cargos contra una mujer de Georgia por la estafa.

Llamadas a la línea de ayuda de AARP

Las quejas sobre las estafas en Instagram durante la pandemia también han aumentado en la línea gratuita de ayuda de AARP (877-908-3360). Entre las llamadas recientes se incluyen las siguientes:

Una mujer de Nueva Jersey recibió un mensaje por Instagram en el que le notificaban que había ganado un iPhone. Los estafadores le pidieron dinero supuestamente para activar el teléfono inteligente y se apoderaron de su cuenta de Gmail.

  • Un hombre de California conoció a alguien en Instagram que afirmaba haber ganado $80 millones y proponía compartir parte del dinero. La víctima pagó un cargo en efectivo, pero no recibió un centavo a cambio.
  • Una mujer de Pensilvania envió transferencias por Western Union para comprar un auto que había visto en Instagram. El vehículo nuevo nunca llegó. Como si esto fuera poco, el estafador le dijo que podía recuperar parte de su dinero si ayudaba a engañar a otra persona.

Amy Nofziger, quien supervisa la línea de ayuda de AARP, dice que navegar por Instagram es igual que hojear una revista. “Puedes ver obras de arte magníficas y hermosas imágenes de la naturaleza. Si te gusta coser, puedes seguir a personas que también cosen”, explica. “Es una aplicación inspiradora”. Y, dicho sea de paso, AARP está en Instagram (en inglés).

El peligro, dice Nofziger, es cuando el usuario de Instagram recurre al sitio, establece una conexión digital con un estafador y, con un sentido falso de comunidad, baja la guardia. Un interés compartido en el turismo, por ejemplo, podría desencadenar una “conexión instantánea”, dice. Pero no te apresures a actuar. No dejes que otro usuario de Instagram te defraude instantáneamente.

Cómo evitar las estafas en las redes sociales

Ten cuidado con las siguientes situaciones:

  • Personas desconocidas que te piden dinero.
  • Personas o cuentas que piden que reclames un premio o que les envíes dinero o tarjetas de regalo a cambio de préstamos o de premios u otras ganancias.
  • Personas que te piden una suma de dinero a fin de postularte para un empleo.
  • Cuentas que representan a empresas grandes, organizaciones o figuras públicas que no están verificadas.
  • Personas que dicen ser del área de seguridad de Instagram y te piden la información de tu cuenta (como tu nombre de usuario o tu contraseña) o te ofrecen servicios de verificación de la cuenta.
  • Personas que te piden seguir conversando por un canal distinto de Instagram que es menos público o menos seguro (por ejemplo, por correo electrónico).
  • Personas que afirman tener un amigo o familiar que necesita dinero en efectivo por una emergencia.
  • Personas que dan información falsa respecto de su ubicación.
  • Mensajes que parecen provenir de un amigo o una empresa que conoces y te piden hacer clic en un enlace sospechoso.
  • Mensajes o publicaciones con faltas de ortografía o errores gramaticales.

Sé proactivo:

  • Antes de comprar algo que veas en un anuncio o publicación, verifica la compañía al buscarla en un motor de búsqueda junto con palabras como “scam” (estafa), “complaint” (queja) o “reviews” (críticas).
  • Instagram aconseja que quienes compran artículos en el sitio busquen bajo “Acerca de esta cuenta” para averiguar más sobre una empresa específica y ver todos los anuncios que tiene publicados en ese momento. “Hemos establecido varios niveles de revisión para proteger a nuestra comunidad contra el fraude y el comercio de baja calidad”, dijo una vocera.
  • Si un amigo te manda un mensaje privado sobre una forma de conseguir ayuda económica, llámalo primero. ¿Fue verdaderamente él quien te envió el mensaje? Si no fue así, dile que es posible que le hayan pirateado la cuenta. Si efectivamente fue tu amigo quien envió el mensaje, verifica la oferta antes de actuar.
  • Refuerza tu configuración de seguridad para limitar lo que compartes públicamente.

Fuentes: Instagram, Comisión Federal de Comercio, AARP

La Red contra el Fraude, de AARP, puede ayudarte a identificar y evitar las estafas. Inscríbete para recibir nuestras Alertas de vigilancia, consulta nuestro mapa de rastreo de estafas (en inglés) o llama gratis a nuestra línea de ayuda especializada en fraudes al 877-908-3360 si tú o un familiar sospechan que han sido víctimas de una estafa.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.