Skip to content
 

Tus datos personales a disposición de todos

Los estafadores pueden obtener fácilmente toda tu información. Así es como lo hacen.

Hacker - Cómo proteger tus datos personales de los estafadores

Foto: istock

Los estafadores pueden comprar tus datos personales —fecha de nacimiento, direcciones anteriores, nombres de miembros de la familia— por unos cuantos dólares a través de sitios web que buscan personas.

In English | Por $33, compré un expediente de mí mismo en línea, al igual que cualquier persona con una tarjeta de crédito podría hacerlo. Contenía suficiente información como para iniciar un robo de identidad.

Este expediente a pedido incluía mi fecha de nacimiento, empleadores y direcciones anteriores —incluidos los alquileres desde hace décadas— que se podrían utilizar para solicitar crédito fraudulento en mi nombre. Tenía los nombres y edades de parientes míos, que pueden servir para la llamada estafa de los abuelos (en la que los estafadores se hacen pasar por nietos en peligro) y otras tácticas de impostores. Me proporcionó correos electrónicos, números de teléfono y otros datos personales valiosos que preferiría que los estafadores no conocieran.

¿Te gusta lo que estás leyendo? Recibe contenido similar directo a tu email

Y todo está a disposición del público —además de ser legal— en sitios web para la búsqueda de personas como Spokeo, Instant Checkmate, Pipl, Intelius, BeenVerified, PeekYou, PeopleFinders y PeopleSmart, cada uno de los cuales recibe millones de visitantes al mes. Y hay más de una docena adicionales.

Con acceso que varía desde membresías de $1 hasta suscripciones permanentes por $10 mensuales para búsquedas ilimitadas, los usuarios pueden obtener acceso a detalles de interés para los estafadores de prácticamente cualquier persona que deseen, con anonimato garantizado.

¿Los estafadores utilizan estos sitios? Es difícil de probar, aunque la evidencia anecdótica así lo indica, según Paul Stephens, de Privacy Rights Clearinghouse.

En mi propio caso, parte de la información sobre mí era exacta, a menudo procedente de registros públicos; incluido un incidente que tuve con la ley, una multa de tráfico en el 2010. Otros datos no tenían ninguna relación; incluían a parientes, empleos, direcciones, cuentas de redes sociales, correos electrónicos y números de teléfono que nunca tuve (como un empleo en la Comisión Federal de Comercio).

Pero esa búsqueda de 15 minutos sobre mí es un ejemplo de lo que se puede hacer: proporcionar suficientes datos para crear "una imagen muy completa de ti que se puede utilizar con malos propósitos", dice Andrew Sudbury de Abine, una compañía de privacidad en línea.

Desde nombres de ciudades de origen y escuelas secundarias (de gran ayuda para responder a las preguntas de seguridad en internet) hasta sorteos pasados en los ​​que has participado (para buscarte con concursos falsos), cualquier persona con acceso a internet puede comprar datos personales valiosos de prácticamente cualquier consumidor en el país.  Todos los datos los recopilan y venden en alrededor de 200 empresas de corretaje de datos; sin leyes que te protejan.

¿Qué puedes hacer?

Sé proactivo. Algunos sitios de búsqueda te permiten optar por excluirte.  Obtén instrucciones paso a paso en abine.com/optouts.php (en inglés). Pero prepárate: Algunos (como Intelius) exigen una fotocopia de tu licencia de conducir y lidiar con otros obstáculos.  Y si te retiran del sitio, lo que no siempre ocurre, los datos pueden publicarse nuevamente, así que debes regresar a comprobarlo con frecuencia. A cambio de una tarifa, compañías como Abine, Safe Sheperd y AVG PrivacyFix harán el trabajo por ti.

Revisa todas tus posibilidades. Los datos sobre ti se pueden presentar con tu nombre y apellido. Pero también pueden aparecer con tu segundo nombre. O con la inicial de tu segundo nombre.  O con faltas de ortografía en tu nombre.

No les ayudes.  Tú no puedes controlar algunos de los datos sobre ti —como los recopilados por los registros públicos— pero puedes retener otros mediante la adopción de precauciones, como asegurarte de no llenar tarjetas para la garantía de productos (aunque todavía tendrás la garantía), participar en encuestas o en concursos. Algunos datos pueden tomarse de las redes sociales, así que ten cuidado con lo que publicas en Facebook, Twitter, LinkedIn y otros similares.

Sid Kirchheimer es el autor de Scam-Proof Your Life (Haga su vida a prueba de estafas), libro publicado por AARP Books/Sterling.

¿Qué

0 |

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Siguiente Artículo

Lea Esto