Skip to content

La vacuna contra la COVID-19: ¿Dónde vacunarte? Encuentra información en tu estado

 

Muchos jubilados de grupos minoritarios luchan con sus deudas

Un estudio revela disparidades entre los residentes de comunidades minoritarias y de comunidades blancas.

Foto aérea de un barrio del sur de California

MOMENT / GETTY IMAGES

In English | Según un nuevo estudio (en inglés) del Urban Institute, los jubilados mayores en vecindarios predominantemente minoritarios luchan con sus deudas de manera muy diferente a sus contrapartes en comunidades blancas.

Para averiguar el desempeño financiero de los adultos mayores en los últimos años, los investigadores analizaron datos de las agencias de crédito entre el 2010 y el 2019, y realizaron un seguimiento del progreso financiero de las personas durante ese período. Debido a que la información de la agencia de crédito no incluía detalles sobre la raza, los investigadores utilizaron la información del código postal de la Oficina del Censo para determinar la manera en que las comunidades de los prestatarios se comparaban desde un punto racial.

El estudio encontró que los adultos mayores en comunidades minoritarias tuvieron más probabilidades de enfrentar dificultades económicas durante esa década, aunque todos los individuos que los investigadores rastrearon comenzaron el período con puntajes crediticios buenos y comparables. Por ejemplo, el 26.7% de los residentes en códigos postales minoritarios tuvieron puntajes crediticios deficientes durante ese tiempo, mientras que esto se observó solo en el 16.6% de sus contrapartes en códigos postales blancos.

Los jubilados en comunidades minoritarias también tuvieron dificultades por períodos más largos que sus contrapartes en comunidades más adineradas. En las comunidades minoritarias, el 17.1% de los adultos mayores tuvieron un crédito deficiente durante cinco años o más, mientras que solo el 13.5% de los que viven en vecindarios blancos experimentaron lo mismo.

“Parte de esa diferencia podría deberse simplemente a los tipos de oportunidades de préstamo que quienes viven en vecindarios menos favorecidos pueden tener en comparación con los que viven en vecindarios más favorecidos, y la deuda sin garantía frente a la deuda asegurada”, dice Barbara Butrica, investigadora principal del Urban Institute que coescribió el informe. Por ejemplo, los prestatarios de comunidades minoritarias de ingresos más bajos pueden estar tomando préstamos de día de pago o “puede que, a menudo, no reúnan los requisitos para obtener hipotecas y préstamos a través de los establecimientos tradicionales de préstamos”.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Los préstamos abusivos y la recaudación de deudas son problemáticos

Los residentes mayores de comunidades predominantemente minoritarias también tuvieron más probabilidades de ver que sus deudas se enviaron a una agencia de cobro. Los investigadores descubrieron que aproximadamente el 20% de los préstamos entre los jubilados minoritarios de mayor edad y de ingresos más bajos terminan en una agencia de cobro por falta de pago. Eso es aproximadamente el doble de la tasa para los jubilados de ingresos más altos y los blancos.

Butrica dice que ofrecer más educación sobre la planificación financiera y aumentar la regulación de algunos prestamistas podría impedir que las personas se enfrenten a dificultades financieras a medida que envejecen.

“Tomar medidas contra los préstamos abusivos, especialmente para los grupos en desventaja que tienen más dificultades para acceder a las oportunidades de préstamos más tradicionales, podría ayudar”, dice.

El estudio revela que, en general, la deuda entre las personas de 50 años o más ha disminuido desde la Gran Recesión. Pero esa conclusión oculta un aumento preocupante de la deuda entre los adultos de 70 años o más. “No solo están más endeudados, sino que nuestros hallazgos sugieren que su salud financiera —que se refleja en sus puntajes crediticios y su capacidad de pedir prestado— también ha empeorado con el tiempo”, dice el estudio.

Por ejemplo, entre el 2010 y el 2019, el aumento promedio de la deuda entre los que experimentaron un aumento fue de $16,500 para las personas de 80 a 89 años.

“En el caso de las personas de 70 años o más, tienen menos deudas que las personas más jóvenes, pero en el pasado han tenido más de lo que [ese grupo de edad tiene]”, dice Butrica. “Eso es un poco preocupante si esa tendencia continúa”.

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.