Skip to content
 

5 maneras de evitar que la deuda médica te arruine el crédito

Conoce tus derechos, refuta los errores y mantén buenos registros.

Varias facturas médicas debajo de una tarjeta de crédito

E+ / GETTY IMAGES

In English

Si hay alguien en este planeta que debería ser capaz de gestionar los problemas de facturación médica, es Miranda Yaver.

La profesora adjunta visitante de Oberlin College, en Ohio, tiene un doctorado, dedicó dos años a hacer trabajo de posdoctorado en la Facultad de Salud Pública Fielding (en UCLA) e incluso está escribiendo un libro sobre la denegación de reclamaciones médicas.

Sin embargo, incluso con un currículo tan a la medida, descubrió que su informe de crédito incluía más de $11,000 en reclamaciones que se habían denegado de manera incorrecta. El hospital las había enviado a una empresa de cobro mientras aún se apelaba el problema.

“Esta es mi área de especialización, e incluso conmigo se andan con rodeos”, se maravilla Yaver. “¿Cómo es posible que una madre soltera con un par de empleos tenga manera de resolver este problema? La respuesta es que lo más probable es que no pueda”.

Yaver no es la única con este problema. Según un nuevo informe de la Oficina para la Protección Financiera del Consumidor (CFPB), hay alrededor de $88,000 millones en deuda médica que aparece en 43 millones de informes de crédito. De hecho, a partir del segundo trimestre del 2021, un sorprendente 58% de las deudas que se hallan en manos de las empresas de cobro y que aparecen en los informes de crédito son facturas médicas.

“Es un enorme problema, en especial durante la pandemia”, indica Beverly Harzog, experta en crédito para U.S. News & World Report y autora de The Debt Escape Plan. “Muchas personas han encarado facturas de hospitales en los últimos dos años que han tenido problemas para pagar”, añade. “Con frecuencia estas facturas acaban en el informe de crédito y, una vez incluidas, es difícil borrarlas”.

La raza y la deuda por gastos médicos

  • El 27.9% de los hogares negros tienen deuda médica, en comparación con el 17.2% de los hogares blancos y el 9.7% de los hogares asiáticos
  • 1 de cada 3 adultos negros tienen facturas médicas que han vencido, en comparación con menos de 1 de cada 4 adultos blancos
  • El 17% de los adultos negros carecen de seguro médico en comparación con el 12% de los adultos blancos

Fuente: National Consumer Law Center

La magnitud del problema se ha agravado de tal manera que las agencias de crédito principales entraron en acción poco después de que se publicara el informe del CFPB. Experian, Equifax y TransUnion anunciaron un conjunto de nuevas medidas: a partir del 1.º de julio de este año, por ejemplo, la deuda médica saldada ya no aparecerá en los informes de crédito de los consumidores.

Además, el periodo que debe transcurrir antes de poder reportar las deudas médicas sin pagar aumentará de seis meses a un año. Y a partir de la primera mitad del 2023, las cantidades por debajo de $500 no aparecerán en los informes de crédito. En conjunto, se proyecta que estas medidas reduzcan en casi un 70% la deuda médica que se incluye en los informes de crédito.

Sin embargo, esto le sirve de poco consuelo a los millones de personas que ya luchan con este asunto. He aquí la razón por la que es tan problemático: las notificaciones negativas en el informe de crédito hacen que disminuya el puntaje crediticio, que es lo que los prestamistas consultan cuando te evalúan para los préstamos.

“La información de crédito negativa tiene la capacidad de afectarlo casi todo”, indica la autora y experta en crédito Gerri Detweiler. “Las hipotecas, los préstamos de automóviles y las tarjetas de crédito cuestan más caros. Es posible que se traduzca en mayores depósitos si abres cuentas de servicios públicos. Quizás sea más difícil alquilar un apartamento. Incluso puede dificultar las cosas a la hora de obtener un empleo”.

Si tienes un puntaje muy bueno —de 740 o más, por ejemplo— reunirás por lo general los requisitos para las tarifas más atractivas cuando recibes un préstamo para compras grandes, como una vivienda o un automóvil. Pero cuanto más bajo el puntaje, más alta la tarifa que te cobrarán los prestamistas. Durante el plazo de un préstamo de vivienda, incluso una pequeña diferencia podría costar decenas de miles de dólares.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


¿Cuánto debes? Reina la confusión

En el caso de los problemas médicos en particular, las deudas no son tan claras y obvias como lo serían para algo como una factura de teléfono mensual con una fecha de vencimiento. Como bien lo sabe toda persona que haya tratado con el sistema de atención médica, la facturación es una complicada danza que incluye al proveedor, a la aseguradora y al consumidor.

A menudo, la persona que recibe el tratamiento no sabe a ciencia cierta cuánto dinero debe, a quién se lo debe o cuándo se vence la factura. Este tipo de interacciones y negociaciones tardan meses en abrirse camino a través del sistema, así que es posible que la persona ni siquiera se dé cuenta de que se ha tomado una decisión sobre la cobertura.

Luego hay giros adicionales: a veces se rechazan las reclamaciones de manera incorrecta, como le sucedió a Miranda Yaver. Eso requiere una apelación, que es otro largo proceso. Otras veces la información es por completo errónea. También es posible que no te notifiquen de manera apropiada si, por ejemplo, se entrega una carta a la dirección equivocada o un correo electrónico va a parar a la carpeta de correo no deseado.

¿Ves con qué facilidad las facturas médicas terminan en los informes de crédito?

“Cualquier persona puede incurrir en deuda médica, e incluso las personas que siempre pagan sus facturas a tiempo están expuestas al mal crédito”, indica Detweiler. “Por alguna razón, los consumidores parecen pensar que la deuda médica no afecta su crédito. Y aunque hay algunas protecciones adicionales —como no reportar a las agencias de crédito hasta que se vencen los 180 días—, si la deuda aparece en el informe de crédito, será muy negativo. Definitivamente es algo que es necesario abordar”.

Cómo abordar la deuda médica

Una vez que sabes todo esto, hay algunos pasos que puedes tomar para evitar que suceda, o para tratar el problema una vez que sucede. Sin embargo, se requieren ciertos preparativos. A continuación, te ofrecemos algunos consejos de los expertos:

1. Toma acción preventiva

La primera línea de defensa es asegurarte de que las facturas médicas no aparezcan en el informe de crédito en primer lugar. Así que mientras es posible que sea la naturaleza humana sentarse y esperar mientras las facturas médicas viajan a través del sistema, la mejor estrategia es comunicación, comunicación, comunicación.

Eso significa ponerse en contacto con el médico y la aseguradora de manera proactiva para ver en qué etapa del proceso se encuentra la factura, si se ha tomado alguna decisión, cuál es la responsabilidad del paciente y cuándo se vence la factura. Si una factura es legítima y puedes pagar la cantidad correcta a la persona apropiada antes de la fecha de vencimiento, estupendo. Si hay algo erróneo y necesita rectificarse, lo mejor es iniciar el proceso tan pronto como sea posible.

Por cierto, si trabajas para un empleador mediano o grande, es probable que la empresa cuente con “defensores de atención médica” especializados para ayudar a guiarte a través del laberinto de las gestiones de atención médica, así que asegúrate de aprovechar su experiencia.

2. Utiliza soluciones creativas para los planes de pago

Quizás la dura realidad sea que tus finanzas simplemente no te permiten afrontar una gran factura médica en este momento. Pero no te cruces de brazos y te quedes sin hacer nada.

Una primera medida es negociar con el proveedor; es de sorprenderse lo receptivos que son muchos de ellos a proporcionar descuentos del pago si significa que reciben parte de su dinero en lugar de centavos por dólar. Otra opción es elaborar un plan de pagos más pequeños durante periodos más largos. Si organizas un plan de este tipo y haces los pagos con regularidad, no se reportará nada a las agencias de crédito.

3. Refuta los errores

La información inexacta en el informe de crédito es mucho más común de lo que podría esperarse. Asegúrate de revisar tu informe de crédito para atajar esta posibilidad. Las leyes federales te permiten ver los informes de cada una de las tres principales agencias de crédito de manera gratuita una vez al año, en AnnualCreditReport.com. Es posible también obtener acceso y actualizaciones de otras maneras, como por ejemplo a través de tu banco.

Si observas alguna discrepancia en tus informes de crédito, hay mecanismos para disputarlos con las agencias individuales. Es posible que también tengas que ponerte en contacto con quien haya proporcionado la información incorrecta, como la oficina del médico o la empresa de cobro.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


4. Conoce tus derechos

Las empresas de cobro de deudas son notorias por su agresividad, pero hay leyes sobre lo que pueden y no pueden hacer. No te dejes intimidar ni amenazar para pagar si te parece que la cantidad es incorrecta o excesiva. La Comisión Federal de Comercio ha preparado algunos consejos para los consumidores sobre cómo tratar con los cobradores de deudas. Y la recién aprobada ley contra facturas médicas inesperadas (No Surprises Act) establece nuevas protecciones para los consumidores (en inglés) sobre asuntos como los proveedores fuera de la red para los servicios urgentes y no urgentes que resultan costar mucho más de lo que se esperaba o se acordó.

5. Mantén buenos registros

Dada la opacidad de todo el sistema de facturación de atención médica, la mejor defensa es ser meticuloso al crear pruebas documentales. Cuando Beverly Harzog tiene un problema de facturación médica, por ejemplo, mantiene copias de la factura original; anota cualquier interacción telefónica con los proveedores y las aseguradoras, como con quién habló y a qué hora; y archiva toda actualización sobre las decisiones y las apelaciones de cobertura. De esta manera siempre está bien armada para la batalla.

“No esperes hasta recibir el aviso de que el pago se venció”, aconseja. “Tan pronto como veas algo, abórdalo de inmediato antes de que se descarrile la situación”.

 

Chris Taylor es corresponsal sénior de Reuters y cubre temas relacionados con las finanzas personales y el lugar de trabajo. Colabora con frecuencia con la revista Fortune y ha ganado premios de periodismo del National Press Club, el Deadline Club y la National Association of Real Estate Editors.