Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Skip to content
Content starts here
CLOSE ×
Buscar
Leaving AARP.org Website

You are now leaving AARP.org and going to a website that is not operated by AARP. A different privacy policy and terms of service will apply.

Guía de AARP para visitar el Parque Nacional Haleakalā en Hawái

Las dunas de ceniza negra, las aves exóticas y los hermosos amaneceres distinguen este elevado territorio volcánico de Maui.


spinner image Amanecer en el Parque Nacional Haleakala
M.M. SWEET/GETTY IMAGES

 

A dos o tres horas de los luaus y las piscinas con bar de los complejos turísticos costeros de Maui, a 10,023 pies de altura sobre las olas de color azul cobalto de la isla, se alza uno de los volcanes inactivos más grandes del mundo. Bienvenido al Parque Nacional Haleakalā (en inglés), un área de 30,183 acres en el escarpado interior montañoso de Hawái.

spinner image Image Alt Attribute

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso inmediato a productos exclusivos para socios y cientos de descuentos, una segunda membresía gratis y una suscripción a AARP The Magazine.
Únete a AARP

La leyenda popular hawaiana cuenta que Haleakalā, designado como parque nacional en 1961, fue concebido cuando el semidiós Maui capturó el sol con su lazo de fibra de coco para su madre Hina, la diosa de la luna. A raíz de su reclusión, el sol prometió desplazarse por el cielo con mayor lentitud y producir más luz durante el día para que Hina pudiera secar su ropa de corteza de kapa. En honor a este pacto, los hawaianos llamaron al majestuoso volcán Haleakalā, o “Casa del sol”.

spinner image Mapa de Hawái muestra la ubicación del parque nacional Haleakala
GETTY IMAGES/AARP

Datos principales

Ubicación del parque: isla hawaiana de Maui

Pico más alto: Puʻuʻulaʻula Point, a 10,023 pies sobre el nivel del mar

Valle más profundo: nivel del mar, en el océano Pacífico, en el distrito Kīpahulu

Millas de senderos: casi 40

Atracción principal: el cráter de Haleakalā, en el distrito Summit

Costo: la entrada cuesta $30 por vehículo ($20 con el pase anual para adultos mayores) y es válida por tres días consecutivos

Mejor forma de verlo: en automóvil hasta la cumbre y a pie desde sus numerosos senderos

Cuándo ir: todo el año

El desarrollo de Haleakalā comenzó hace unos dos millones de años, y el volcán entró en erupción al menos 10 veces en los últimos milenios, la última vez entre los años 1480 y 1600. Si bien no se prevé que despierte pronto, la larga trayectoria histórica del este de Maui sugiere que podría volver a entrar en erupción. “En el pasado, la cima del Haleakalā alcanzó los 15,000 pies sobre el nivel del mar”, comenta Jin Prugsawan Harlow, directora de interpretación, educación y voluntarios del parque. “El Haleakalā es tan pesado que comenzó a hundirse en la corteza terrestre”. (Dato interesante: el Haleakalā se eleva a más de 29,000 pies desde el fondo del mar hasta la cima, por lo que es más alto que el monte Everest).

En la actualidad, el paisaje paradisíaco de este parque nacional —que constituye la franja oriental de Maui— se extiende desde su pico volcánico, por encima de las nubes, hasta la escarpada costa del Pacífico. El parque se divide en dos secciones radicalmente distintas: el distrito Summit, un ondulante desierto rojo de conos de escoria y cenizas volcánicas, y el distrito Kīpahulu, un valle de selva tropical junto al mar con cascadas, arroyos lentos y profundos, y bosques de bambú. El parque también alberga 103 especies en peligro de extinción, entre ellas el ganso nēnē o barnacla de Hawái —el ave estatal de Hawái— y la planta espada de plata (ahinahina) de Haleakalā.

El encanto sobrenatural del parque también ha maravillado a algunos de los mejores escritores de Estados Unidos. Durante su viaje por las islas hawaianas en 1866, Mark Twain definió el amanecer de Haleakalā como “el espectáculo más sublime que he presenciado, y creo que este recuerdo me acompañará siempre”. Décadas más tarde, en 1907, el célebre novelista y aventurero Jack London recorrió el terreno a caballo y lo describió como “un laboratorio de la naturaleza aún desbordado por los rústicos orígenes de la creación del mundo”.

El cráter Haleakalā del distrito Summit (técnicamente, una “depresión erosiva”) atrae a gran parte de los 1.2 millones de visitantes anuales del parque. Desde allí se puede llegar a casi todos los principales miradores y actividades al aire libre del parque en un solo día: contemplar amaneceres y atardeceres, avistar aves, vislumbrar las estrellas y hacer senderismo a lo largo de sus más de 30 millas de senderos. Considerado “el lugar más silencioso de la Tierra” por los expertos en acústica, este parque nacional también ofrece una tranquilidad sin precedentes, especialmente al caminar por debajo de la cresta del volcán.

spinner image Volcán Haleakalā
Volcán Haleakalā
ASTARPHOTOGRAPHER/GETTY IMAGES

Planea tu visita

Cualquier época del año es estupenda para visitar el Parque Nacional Haleakalā. Desde el territorio continental o desde otra isla hawaiana, vuela al aeropuerto de Kahului, en el centro de Maui, y luego toma las carreteras 37, 377 y 378 hasta el parque. El vertiginoso ascenso de 38 millas hasta la cima te llevará alrededor de dos horas. 

El clima tropical de Maui casi se desvanece en el distrito Summit, donde las condiciones cambian con rapidez y producen un tiempo imprevisible que puede incluir sol, lluvia y vientos helados. Las temperaturas oscilan entre los 30 y los 80 °F. No olvides empacar suficiente ropa de abrigo para el amanecer: una chaqueta de plumón, guantes y un gorro de invierno. Para recorrer uno de los senderos, lleva ropa de lluvia, abundante agua, calzado resistente para senderismo y protector solar.

En el distrito Summit encontrarás dos centros de visitantes: el centro de visitantes central, a una milla de la entrada del parque a 7,000 pies, y 30 minutos más arriba el centro de visitantes Haleakalā, a 9,740 pies. En ambos lugares puedes comprar libros y recuerdos, ver exhibiciones culturales y hacer preguntas a los guardaparques.

El distrito Kīpahulu, que actualmente abre de 9 a.m. a 5 p.m., se encuentra a 12 millas de la ciudad de Hāna, a la cual se llega por la pintoresca carretera Hāna Highway (ruta 36) que rodea la costa noreste de Maui. Desde el aeropuerto, calcula hasta tres horas y media para llegar hasta allí (el trayecto de 62 millas es angosto y resbaladizo, con abundantes cascadas y lugares para tomar fotografías a lo largo del camino). En cuanto al tiempo, vuelves a estar en la playa, así que prepárate para un tiempo costero tan caluroso como lluvioso. El centro de visitantes de Kīpahulu abre de 9 a.m. a 4 p.m.

Por la distancia y la dificultad de las rutas, no es aconsejable ir ambos distritos del parque en el mismo día.

spinner image AARP Membership Card

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.

spinner image Mujer camina en medio de un bosque de bambú
Sendero Pipiwai
WESTEND61/GETTY IMAGES

Actividades

Contempla el amanecer (o el atardecer): para poder ver el mundialmente famoso amanecer del parque, es necesario vestir ropa de invierno y levantarse a las 3 de la mañana. Sin embargo, debes conseguir una entrada ($1) con 60 días de antelación en recreation.gov (en inglés), que es válida solo para un día determinado. Si se agotan las entradas para el día que quieres ir, se ponen a la venta algunas entradas 48 horas antes de esa fecha a las 7 a.m. hora de Hawái, pero debes actuar con rapidez.

Cuando llegue el día, súbete a tu automóvil de alquiler, conduce por la sinuosa carretera que lleva hasta la cima en la profunda oscuridad de la noche, abrígate (la temperatura del amanecer puede oscilar entre 30 y 40 grados), espera en la boca del cráter y prepárate para una experiencia espectacular. La etérea luz del amanecer en Haleakalā tiene su propia identidad y produce un asombroso caleidoscopio de tonos rosados, violeta pastel, naranja durazno y una gran variedad de matices indescriptibles. Cuando el sol se asoma por el horizonte y se eleva sobre las laderas del cráter, podrás escuchar los aplausos y exclamaciones de la multitud.

Si no eres madrugador, las puestas de sol resultan igualmente asombrosas. No es necesario obtener permisos, y las temperaturas son bastante más cálidas.

Trabajo y empleos

Lista de empleos, de AARP

Busca oportunidades de empleo para trabajadores con experiencia

See more Trabajo y empleos offers >

Haz senderismo: el parque es un paraíso para los excursionistas, con casi 40 millas de senderos señalizados que atraviesan varios microclimas y zonas de vegetación, de “mauka” a “makai” (de las montañas al mar). Si bien gran parte de la red de senderos incluye grandes contrastes de altitud y terrenos rocosos o fangosos, hay algunos senderos moderados donde los menos intrépidos pueden disfrutar de la grandiosidad del parque, como el sendero Hosmer Grove Trail de media milla. Situado cerca de la entrada del parque, el sendero representa uno de los únicos espacios verdes en el árido paisaje del distrito Summit, que lleva a los visitantes a través de matorrales naturales y exóticos bosques. Con la esperanza de iniciar un comercio maderero, en 1910 Ralph S. Hosmer plantó aquí varias especies arbóreas de todo el mundo, como eucaliptos australianos, pinos japoneses sugi y cedros indios. Su experimento fracasó, pero produjo un impresionante pabellón de flora verde (y fragante). Otra caminata sencilla, también subalpina, es el sendero Halemau'u Trail de 2.2 millas, a mitad de camino hacia la cumbre. Este sendero conduce al espectacular mirador Rainbow Bridge en la cima.

Para conquistar el mayor desafío en una caminata realmente inolvidable, el emblemático sendero Keoneheʻeheʻe Trail (también llamado Sliding Sands Trail, o sendero de arena deslizante) desciende más de 2,500 pies en cuatro millas hasta el desolado suelo arenoso del cráter Haleakalā. Comienza la caminata en el estacionamiento del centro de visitantes Haleakalā, y planea salir temprano para poder terminar este extenuante recorrido de 11.5 millas. Emprende el regreso en Pele's Paint Pot, el punto intermedio del sendero, y calcula que tardarás el doble de tiempo en volver a subir la montaña.

En el distrito Kīpahulu, el fácil sendero de media milla Kūloa Point Trail, en la quebrada conocida como 'Oheo'o Gulch, atraviesa una arboleda de hala y un asentamiento original hawaiano, y culmina con una vista marítima de las Seven Sacred Pools (siete piscinas sagradas) de Maui, una agrupación de hermosas cascadas y lagunas de agua dulce. Prugsawan Harlow recomienda descargar antes la aplicación del parque en tu teléfono. “Aprenderás sobre las plantas que trajeron los exploradores polinesios y observarás las chozas o “hale” construidas por los primeros pobladores”, señala. El recorrido a pie de las 3.7 millas del sendero Pīpīwai Trail, plagado de bambú, te ofrece una recompensa igualmente impactante: Waimoku Falls, una imponente cascada de 400 pies.

Detente en los miradores panorámicos: la plataforma de observación de la cumbre en Puʻuʻulaʻ Point es el lugar más alto y popular del parque, y es accesible para las personas que tienen problemas de movilidad. En un día despejado, podrás ver el volcán inactivo Mauna Kea y el activo Mauna Loa (a 80 y 100 millas de distancia) en la isla de Hawái (la Isla Grande, como se suele llamar). Los miradores de Leileiwi y Kalahaku, a 8,840 y 9,324 pies, respectivamente, son menos concurridos. En ambos “podrás disfrutar de unas vistas increíbles del cráter del Haleakalā sin las multitudes”, afirma Prugsawan Harlow.

Observa las aves: aquí se encuentran algunas de las mayores concentraciones de aves hawaianas endémicas, incluidas poblaciones enteras de varias especies en peligro de extinción, así que no olvides llevar un par de prismáticos. En Hosmer's Grove resuenan los cantos de los meleros autóctonos, que no existen en ningún otro lugar del planeta. Una de estas especies es el ʻiʻiwi, cuyo pico curvo de color naranja le permite libar el néctar de las flores arqueadas del bosque. (Las brillantes plumas rojas de este pájaro fueron antiguamente atesoradas por la realeza hawaiana para decorar sus capas). Otra especie es el kiwikiu, que está en grave peligro de extinción y también es conocido como amakihi de Hawái. Presta atención al breve gorjeo de este robusto pájaro de color verde oliva que se escucha cada pocos segundos entre los árboles.

En las carreteras del parque con frecuencia se observa el nēnē, el ave estatal de Hawái que también está en peligro de extinción, así que conduce con cuidado. Estos gansos —descendientes del ganso de Canadá—, que en su momento se extinguieron en Maui, se reintrodujeron con éxito en 1962. En la actualidad, el parque alberga una población de 250 gansos hawaianos (búscalos cerca de la zona del cráter del parque). Si tienes mucha suerte, tal vez puedas ver un pueo, el búho de orejas cortas de Hawái, mientras caza en un prado al amanecer o al atardecer, cerca de la entrada del parque. En la mitología hawaiana, estas aves rapaces, que anidan en el suelo, se consideran antepasados espirituales de las familias nativas.

spinner image AARP Membership Card

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.

Alojamiento y restaurantes

El parque ofrece dos opciones para acampar en las zonas más accesibles: Hosmer Grove (seis sitios a $5 por noche) y Kīpahulu (20 sitios a $8 por noche). En Hosmer Grove hay letrinas de pozo, agua potable y una parrilla de carbón, y en Kīpahulu hay letrinas de tanque, una parrilla y una fuente de agua en el centro de visitantes, a casi 700 pies de distancia. Haz la reserva en recreation.gov.

Fuera del parque, encontrarás muchos hoteles en Maui, y la mayoría de los visitantes emprenden el largo recorrido en automóvil desde las principales zonas turísticas de la isla: Kaanapali, Kapalua, Lahaina y Wailea. Para ahorrarte tiempo en la carretera, lo mejor es pasar la noche y cenar (no hay comida en el parque) en las laderas del norte del Haleakalā o en la costa norte.

En la ciudad interior de Kula, en las laderas del norte, reserva una de las cinco cabañas rústicas del Kula Lodge. Cada unidad tiene su propia chimenea y una terraza que ofrece vistas panorámicas (a 3,200 pies de altura) de las montañas del oeste de Maui y la isla de Lanai. Si deseas probar la comida local, saborea la jugosa hamburguesa de carne de Maui en el restaurante del hotel.

En el encantador Makawao, el centro del interior montañoso, el Lumeria es un santuario de bienestar de 24 habitaciones. En el desayuno (que está incluido) podrás saborear papaya y guayaba frescas que crecen en los abundantes huertos frutales de la propiedad. Luego, después de pasar un día en los senderos o de compras en las numerosas galerías de arte de Makawao, cena en el Wooden Crate, el restaurante “de la granja a la mesa” del hotel. Una buena selección del menú: el plato de dorado a la parrilla.

Un poco más adelante en la carretera, en Hali'maile, puedes disfrutar de un tazón de ahi poke marinado con jengibre y tamari en Hali'maile General Store, un favorito de los lugareños y los turistas.

A diez minutos de allí, en la ciudad costera de Paia en la costa norte, puedes comer en el Paia Fish Market. Suele haber mucha fila, pero se mueve rápido y la espera bien vale la pena. Prueba la hamburguesa de pescado ono.

En las zonas aledañas

Fuera del parque, en la región interior montañosa, encontrarás muchas otras actividades. En los viñedos Ulupalakua Vineyards de Maui, en Kula, prueba los sabores excepcionales de sus vinos elaborados en la isla, algunos de ellos preparados con piñas. En las colinas ondulantes de Kula se encuentra Ali'i Kula Lavender, una apacible plantación de lavanda de 13.5 acres que evoca el sur de Francia, donde los visitantes pueden pasear por hermosos campos que albergan más de 55,000 plantas y 20 variedades de lavanda. Si lo que deseas es hacer ejercicio, alquila una bicicleta o reserva una excursión guiada en Bike Maui para recorrer la pintoresca zona interior montañosa o descender desde la cima del cráter (desde $55).

Protege el futuro del parque con Malama

La relación de los nativos hawaianos con la tierra es una tradición sagrada. Cuando visites las islas hawaianas, considera la posibilidad de participar en Malama Hawaii, un programa de voluntariado en el que los viajeros retribuyen, ya sea con la limpieza de una playa o con una expedición para plantar árboles organizada por tu hotel. Con ello contribuirás a preservar el futuro de Hawái, y a la vez recibirás un descuento en la mayoría de los hoteles de la isla.

Discover AARP Members Only Access

Join AARP to Continue

Already a Member?

spinner image AARP Membership Card

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.