Skip to content

Es el momento de reevaluar tu cobertura de Medicare: Revisa esta guía sobre el período de inscripción abierta.

 

Lo que debes saber sobre los viajes a Italia este verano

Las personas de EE.UU. ya pueden visitar ese país, pero las multitudes de turistas aún no han regresado.

Vista desde el Puente de la Academia

Kirill Rudenko/Getty Images

Venecia.

In English | Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) clasifican a Italia como un país de “alto riesgo” (bajó recientemente de la categoría de “riesgo muy alto” o “no viajar”). La recomendación para quienes visitan regiones con esta clasificación es “asegurarse de estar completamente vacunados antes de viajar a estos destinos”.

Hace tan solo unos meses, la posibilidad de que resurgiera el turismo de verano en Italia parecía remota. Italia se vio fuertemente afectada por la COVID-19 desde marzo del 2020, cuando el país impuso un confinamiento nacional. Desde una perspectiva turística, esto significó que durante más de un año, las maravillosas ciudades de Roma, Florencia y Venecia, al igual que el resto de ese hermoso país, fueron un destino esencialmente prohibido para la mayoría de las personas de EE.UU. (que, por supuesto, han enfrentado sus propias dificultades por la COVID-19).

En el 2020, alrededor de un 88% menos de turistas de Estados Unidos visitaron Italia en comparación con el 2019, cuando el país recibió a 5.6 millones de visitantes del país, según informan las autoridades italianas.

Pero ahora, con la disminución drástica en el número de casos de COVID-19, Italia ha salido de su confinamiento reciente y vuelve a recibir a turistas procedentes de Estados Unidos por primera vez desde que comenzó la pandemia. Al 21 de junio, se permite que las personas de Estados Unidos viajen sin necesidad de someterse a una cuarentena de 10 días, siempre que demuestren que están completamente vacunadas, que han recibido un resultado negativo de una prueba reciente de COVID-19 o que se han recuperado recientemente de COVID-19 (ver los detalles a continuación).

Esto representa un cambio importante: antes del 21 de junio, los viajeros de Estados Unidos tenían que demostrar que sus visitas eran esenciales, reservar vuelos especiales sin cuarentena que requerían varias series de pruebas de detección de COVID-19 o superar complicados obstáculos burocráticos para ingresar al país.

Cómo es viajar a Italia ahora

La vida en Italia está regresando gradualmente a la normalidad; los restaurantes pueden servir comida dentro y fuera del comedor, los cafés pueden vender capuchinos en los mostradores en el interior, se han levantado los toques de queda y la mayoría de los lugares han reabierto. Las boutiques y los mercados al aire libre están abiertos, y los italianos ya viajan a las muchas playas de su país para huir del calor. Desde el 28 de junio, el Gobierno italiano ha clasificado las 20 regiones del país dentro de la zona “blanca”, o categoría de bajo riesgo, que significa que se han registrado menos de 50 casos de COVID-19 por cada 100,000 habitantes durante tres semanas consecutivas.

Pero al haberse eliminado las restricciones tan recientemente, hay muchos menos turistas que en una temporada veraniega normal.

A principios de junio, viajé a Roma desde Venecia, donde vivo, y encontré la ciudad mucho más tranquila de lo habitual. En la típicamente animada plaza Navona —la plaza pública histórica construida en el lugar de un antiguo anfiteatro romano— solo había unas pocas personas paseando (llevaban mascarilla, como se exigía hace algunas semanas, pero actualmente ya no se requiere el uso de mascarillas al aire libre a menos que no sea posible el distanciamiento social).

Turistas disfrutan de un paseo en góndola

Luca Zanon/Awakening/Getty Images

Turistas disfrutan de un paseo en góndola en Venecia el 12 de junio.

En la famosa basílica de San Pedro en el Vaticano, un guardia tomaba la temperatura al pequeño grupo de visitantes que esperaban a entrar. Después pudimos deambular libremente en el interior de la cavernosa iglesia, junto con un par de docenas de curas, monjas y guardias. Me encontré parado solo frente a la famosa Piedad de Miguel Ángel, que suele atraer a multitudes de turistas que se afanan por encontrar el mejor lugar para contemplarla.

En los lugares más populares, como el Coliseo y la fuente de Trevi en Roma, había pequeños grupos de personas. Sin embargo, la escena no se parecía en nada a antes de la pandemia, cuando estos lugares estaban abarrotados de turistas que se esforzaban por no perder de vista a los guías con paraguas. Sin estos grupos, lugares icónicos como la Galería Uffizi en Florencia o la plaza de San Marcos en Venecia, parecen sorprendentemente accesibles y tranquilos.

Sin embargo, es posible que no permanezcan poco concurridos por mucho tiempo. Esta misma semana, las compañías de viajes organizados han empezado a promocionar viajes a Italia para este verano. La compañía de viajes de lujo Tauck anunció siete itinerarios distintos en Italia para agosto. Y los cruceros están empezando a llegar. A principios de junio, zarpó la primera embarcación grande del puerto de Venecia desde el comienzo de la pandemia, lo que marcó el regreso del turismo de los grandes barcos a esta ciudad de arquitectura vulnerable, no sin cierta consternación por parte de los lugareños.

Por esos motivos, argumentan algunos, ahora puede ser el momento ideal para visitar este maravilloso país.

“Todos los museos y los teatros están abiertos y activos, y no hay filas”, le dijo a AARP el alcalde de Florencia, Dario Nardella. A las personas en Estados Unidos les digo: nunca antes fue posible ver Florencia como se puede ver ahora. Si tienen la ocasión, no se pierdan esta oportunidad”.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


¿Estás considerando un viaje a Italia? Lee esto.

Vacúnate contra la COVID-19Como se ha señalado anteriormente, los CDC recomiendan que solo las personas completamente vacunadas viajen al extranjero. Y mantén tu certificado de vacunación —y una copia digital de respaldo— a mano.

Conoce las reglas de ingreso al país. Para ingresar a Italia, las personas de Estados Unidos deben estar completamente vacunadas contra la COVID-19 catorce días antes de su llegada, haber recibido un resultado negativo de una prueba de COVID en las últimas 48 horas o haberse recuperado de COVID. Tendrás que confirmar la información anterior a través del sistema de Certificados Digitales de COVID de la Unión Europea (en inglés). A su llegada, los visitantes deben completar el formulario de localización de pasajeros en línea (en inglés) de la Unión Europea.

El Ministerio de Asuntos Exteriores tiene un útil y breve cuestionario para visitantes en internet (en inglés). Después de indicar de dónde eres, el sitio te explica de qué modo las reglas actuales afectarán tu visita. La embajada de Estados Unidos en Roma mantiene una página con información sobre viajes en relación con la COVID-19 (en inglés), y también hay información en la página de la junta italiana de turismo (en inglés).

No esperes cruzar las fronteras sin complicaciones. Los visitantes de Estados Unidos ahora pueden, en teoría, viajar entre distintos países de la Unión Europea. Al planificar tu itinerario, debes consultar los requisitos de cada país, ya que estos cambian constantemente.

Ten siempre a mano una mascarilla. Italia requiere que todas las personas usen mascarilla en espacios públicos cerrados, aunque te la puedes quitar al comer en el interior de un restaurante o para tomar un café en el mostrador, como hacen los italianos. También debes usar mascarilla en espacios al aire libre concurridos donde no es posible practicar el distanciamiento social. Recuerda que el Gobierno de Estados Unidos requiere que los pasajeros usen mascarilla durante los viajes aéreos, y el vuelo para cruzar el Atlántico es largo.

Considera comprar un seguro de viajes. La vida es impredecible, como la pandemia nos ha demostrado claramente. Un seguro de viaje puede ayudar a proteger tu inversión en caso de que tengas que cancelar tus planes. Un seguro médico de viaje brinda cobertura de atención médica fuera de Estados Unidos si tu seguro de salud no la ofrece o si no tienes seguro. 

Planifica con anticipación las excursiones turísticas. Muchos museos y monumentos italianos han reabierto, pero a menudo tienen limitaciones en cuanto al número de visitantes. Consulta los respectivos sitios web para ver los requisitos antes de tu visita. Algunos de ellos, como el Museo del Vaticano y el Palacio Ducal (en inglés) de Venecia, requieren hacer reservas con antelación. (En cualquier caso, no es mala idea hacer una reserva para visitar los lugares más populares, ya que tendrás una hora de entrada reservada que te permitirá evitar las filas). Otros destinos, como la Basílica de San Pedro, se pueden visitar sin tener que planificar con antelación.

Prepárate para hacerte una prueba de COVID antes de regresar a Estados Unidos. Las reglas actuales de los CDC requieren que todos los visitantes y estadounidenses de 2 años o más que regresen al país se sometan a la prueba tres días antes de viajar a Estados Unidos, incluso si están completamente vacunados contra la COVID-19 (a menos que tengan confirmación de un médico de que se han recuperado de COVID-19 en los 90 días antes de viajar).

Adam Tanner es un redactor colaborador de Consumer Reports y ha escrito para Scientific American, Forbes, Fortune, Time, MIT Technology Review y para la agencia de noticias Reuters. Vive en Venecia.

Nota: Estamos en proceso de reemplazar nuestro servicio de comentarios para usuarios. De este modo, es posible que los comentarios previos tomen algunos días en aparecer. Inicia sesión o regístrate gratis con AARP.org para compartir tus comentarios.