Skip to content

Descuentos: Restaurantes ofrecen increíbles ofertas para la cena

¿Necesitas ayuda para preparar tus impuestos? Visita Tax-Aide.
Impuestos: ¿Eres chofer de Uber? También tienes que pagarle al IRS
Impuestos: Tienes hasta el 17 para rendir tu planilla, Tax-Aide te ayuda.
Descuentos: Restaurantes ofrecen increíbles ofertas para la cena
 

Salvar el mundo como segunda carrera

Cada vez más trabajadores mayores de 50 hacen servicio social a través de organizaciones sin ánimo de lucro.

Ja Park Choi, Victor Schachter y Claire Bloom

Brad Swonetz

Trabajadores mayores de 50 años se están reinventando a sí mismos en segundas carreras y llevando el trabajo no lucrativo a nuevas alturas.

In English |  ¿Qué hace falta en estos días para marcar una diferencia en tu comunidad? Un currículo impresionante y apoyo financiero. Bill Gates, de 58 años, fundador del coloso de la tecnología Microsoft, ahora dirige la Bill and Melinda Gates Foundation, en tanto el expresidente Bill Clinton, de 68, fundó la Clinton Foundation, ambas fundaciones sin fines de lucro con activos por valor de $40,000 millones ($40 billion) y $250 millones, respectivamente.

Pero no necesitas que tu nombre sea reconocido instantáneamente ni una gran chequera para asumir el desafío. De hecho, la cantidad de entidades sin fines de lucro registradas aumentó un 21.5% del 2001 al 2011, según el Urban Institute; otro estudio reciente estima que actualmente 9 millones de personas de entre 44 y 70 años trabajan para organizaciones con fines sociales, ya sea luego de jubilarse o como segundas carreras. “El crecimiento de los mayores de 50 que inician asociaciones sin fines de lucro y otras organizaciones de impacto social está alimentado por el cruce de dos poderosas tendencias: el espíritu emprendedor en la edad madura y los segundos actos para el bien supremo”, dice Marc Freedman, fundador y director ejecutivo de Encore.org. Todo lo que verdaderamente se necesita es: empatía, energía, pasión y persistencia, atributos compartidos por los cuatro fundadores de entidades sin fines de lucro aquí citados.

Claire Bloom ayuda con sus ahorros a los estudiantes

Brad Swonetz

Claire Bloom recurrió a sus ahorros para ayudar a los estudiantes a combatir el hambre.

Claire Bloom, 67 años

Fundadora y directora ejecutiva, 
End 68 Hours of Hunger

Somersworth, Nuevo Hampshire

Cuando Claire Bloom concurrió a la reunión mensual de su club de lectura, en octubre del 2010, esperaba una conversación animada sobre la última novela analizada. En cambio, la oficial naval retirada terminó ofreciéndose como voluntaria para una nueva misión en su vida. Una maestra del grupo mencionó que algunos estudiantes combatían el hambre desde el momento en que recibían un almuerzo gratis en la escuela los viernes hasta que regresaban los lunes para el desayuno: 68 largas horas. Bloom dice que se prometió a sí misma: “No puedo permitir que esto suceda”.

Mira también: ¿Hay un trabajo para mí en organizaciones sin fines de lucro?

Pronto lanzó End 68 Hours of Hunger (Terminemos con las 68 horas de hambre), donando $10,000 de sus ahorros como capital inicial. En un principio, alimentó a 19 niños en un pueblo de Nuevo Hampshire. Ahora, su organización provee alimentos envasados no perecederos para preparar comidas para más de 1,000 chicos cada fin de semana en California, Maine, Massachusetts y Nuevo Hampshire. “Es un programa totalmente anónimo”, señala Bloom. “Así que nuestros voluntarios no tienen ni idea de quiénes son esos niños”. Las escuelas eligen a los comensales.

Ella es sumamente organizada; no recibe un salario e insiste en que sus aproximadamente 600 colegas voluntarios hagan lo mismo. “Es increíblemente atractivo para los donantes poder saber que el 100% del dinero que donan es para comprar alimentos para los niños, y que ni un centavo va a parar a los bolsillos de nadie”, dice.

Además de donaciones corporativas, Bloom busca subvenciones institucionales, las que permiten que la organización provea a sus oficinas locales de un stock de mercadearía y los elementos necesarios para comenzar. Claire atribuye el éxito de la organización a su entrenamiento militar. Ella sabía cómo pararse frente a un grupo de gente a la que no conocía y darles instrucciones, una destreza fundamental para emprendedores sociales que frecuentemente le piden dinero o tiempo a extraños.

Ella se describe como una microgerente, así que “la manera en que yo manejaba las cosas tuvo que cambiar”. Dice Bloom: “La conclusión, que no es difícil de imaginar, es que hay un trabajo sencillo para hacer: alimentar a los niños”.

La ex peluquera Ja Park Choi

Brad Swonetz

La exbanquera Im Ja Park Choi encontró su vocación a través de la prestación de cuidados y aprovechó su destreza para conseguir financiamiento para potenciar su organización sin fines de lucro.

Fundadora y directora ejecutiva,
Penn Asian Senior Services

Filadelfia

“Envíela a un hogar de ancianos”. Ese fue el consejo que mucha gente, incluidos médicos, le dieron a Im Ja Park Choi en el 2003, cuando un hospital dio de alta a su madre de 86 años luego de varias cirugías por un cáncer de estómago. Entonces, la mamá de Choi pesaba 62 libras y necesitaba una bolsa de colostomía. Pero en la cultura coreana, institucionalizar a un padre enfermo es impensable. “Uno cuida de su madre y de su padre”, dice Choi. “Está en mi sangre”.

Exbanquera, Choi halló que la prestación de cuidados para su madre las 24 horas del día, los siete días de la semana, era imposible de sostener económicamente. “No podía dejarla sola, ni siquiera una hora”, recuerda. Su madre le confió que prefería morir antes que ser una carga para su hija. Choi buscó infructuosamente un asistente de salud a domicilio que pudiera cocinar comidas familiares y comunicarse en coreano con su madre, que hablaba muy poco inglés. Pero ninguna agencia de su área podía capacitar asistentes de salud a domicilio que hablaran coreano, algo que Choi resolvió cambiar.

Choi, quien antes dirigió una organización sin fines de lucro dedicada a la defensa de derechos para la mujer asiática, dice que se tornó muy buena a la hora de pedir subvenciones. Recaudó $70,000 de una fundación y de los gobiernos del estado y del condado para lanzar su organización. El Abington Memorial Hospital, cercano a Filadelfia, puso a su disposición, gratis, una oficina de 500 pies cuadrados.

Consulta también: Nueva tecnología podría permitir que tú y tus padres envejezcan en su hogar.

La demanda superó las expectativas. La agencia de Choi se expandió, contratando a personal que hablaba chino mandarín y cantonés. Actualmente, la organización Penn Asian Senior Services —que hace poco compró un edificio de 30,000 pies cuadrados— da empleo a más de 450 asistentes de salud que hablan 11 idiomas. Choi cobra un salario anual de poco más de $100,000.

Su servicio le ahorra dinero a la sociedad porque es más económico cuidar de un paciente anciano en su domicilio que en una institución, sostiene. Y los beneficios emocionales para los pacientes, que reciben compañía regularmente durante su convalecencia, son incalculables. Cuando, finalmente, Choi encontró una asistente de salud que hablaba coreano, la salud y el humor de su madre repuntaron. “Se sintió elevada”, recuerda Choi. “Vivió ocho años después de su cirugía, lo que fue algo realmente asombroso”.

El abogado Victor Schacter

Brad Swonetz

El abogado litigante Victor Schachter donó de su propio dinero para arrancar una organización sin fines de lucro dedicada a iniciativas en materia de estado de derecho sustentables en países en desarrollo.

Victor Schachter, 71 años

Fundador, Foundation for Sustainable Rule of Law Initiatives

Mountain View, California

En la larga carrera de Victor Schachter como abogado litigante y mediador voluntario, su lección más memorable fue esta: no negocies con monos. En el 2005, mientras visitaba India para establecer un centro de mediación en un deteriorado tribunal, en un país con un atraso de 32 millones de casos judiciales, halló que el edificio estaba plagado de unos monos pequeños y agresivos, que ocasionalmente mordían a los niños y le robaban la comida a la gente. Concibiendo una solución que no te enseñan en la escuela de derecho, él y contrapartes locales reclutaron una docena de monos langures, más grandes, para que echaran a los monos pequeños.

Luego de terminar con el negocio de los monos, renovaron el edificio, creando un centro de mediación que era un “oasis”.

Schachter, socio de un bufete de abogados de Silicon Valley, donó $45,000 para arrancar su entidad sin fines de lucro, Foundation for Sustainable Rule of Law Initiatives, que promueve resoluciones alternativas de disputas en países en desarrollo. Ha conservado a un consultor de desarrollo para que solicite subvenciones para continuar creciendo. “Tenemos tantos pedidos para realizar este trabajo ahora, que necesitamos aumentar proporcionalmente el financiamiento”, sostiene.

Prepárate: ¿Cuánto durararán tus ahorros cuando te jubiles?

Si bien sirve en regiones donde el estado de derecho es más caótico que en EE.UU., “el trato injusto y la discriminación por razones arbitrarias y caprichosas, son comunes para cada país en nuestro mundo”, señala.

Roger Kemp creó un programa de auto defensa para mujeres jóvenes

Brad Swonetz

Después del asesinato de su hija Ali, Roger Kemp creó un programa no lucrativo de autodefensa para mujeres jóvenes, TAKE, en su honor.

Roger Kemp, 69 años

Presidente,
The Ali Kemp Educational Foundation

Shawnee, Kansas

Ali Kemp logró mucho en sus 19 años: estudiante de honor en la escuela secundaria y en la universidad, copresidente de la oficina local de Future Business Leaders of America, y acreedora a un viaje a Francia, China y Australia pagado por el gobierno.

“Tuvo todo tipo de oportunidades ante ella”, dice su padre, Roger Kemp, quien tras el asesinato de su hija, creó la Ali Kemp Educational Foundation (TAKE) como un programa de autodefensa para mujeres jóvenes.

Si bien Kemp tiene un empleo a tiempo completo, dedica otras 40 horas semanales a la fundación, que comenzó a funcionar en el 2002. Cobra alrededor de $45,000 de la entidad.

Su grupo le brinda a la mujer lecciones de autodefensa con las manos sobre la base de situaciones reales, tácticas que Kemp cree que podrían haberle dado a Ali una posibilidad de pelear para escapar del atacante que la estranguló. (El asesino fue finalmente atrapado y está cumpliendo una condena de 50 años en prisión).

Más de 55,000 mujeres en todo el país han tomado la clase de seguridad personal de dos horas de duración. La fundación, que a menudo trabaja en cooperación con fraternidades y hermandades universitarias para organizar las clases, recauda dinero a través de un torneo de golf anual y de “pequeñas donaciones”.

“Comenzar un programa de autodefensa, creo que es algo que cualquier padre haría”, dice Kemp. “Simplemente no quiero que esto le suceda a otra chica”.

¿Estás soñando con más? Comprueba las interminables posibilidades en Life Reimagined.

Tu propia entidad sin fines de lucro

  • Aprende más acerca de cómo se establece una asociación sin fines de lucro con estos recursos en línea:

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTICULO