Skip to content
 

La discriminación por edad: un problema para encontrar empleo, concluye AARP

A muchos solicitantes de empleo se les pidió fecha de nacimiento o graduación durante la pandemia.

Mujer sostiene su hoja de vida en sus manos en un pasillo de un centro comercial y mira preocupada hacia un lado

GETTY IMAGES

In English

Durante los últimos dos años, la pandemia de COVID-19 ha cambiado la forma en la que trabajan muchas personas, así como sus posibilidades de empleo. Los abundantes despidos causaron que más de 20 millones de personas perdieran su empleo en abril del 2020. El cambio repentino al trabajo a distancia obligó a millones a dominar las videoconferencias por primera vez. Ahora, la Gran Renuncia ha llevado a muchas personas a cambiar de empleo para obtener mejores salarios, beneficios y satisfacción personal, e incluso muchos adultos mayores se sienten tentados a “desjubilarse”.

Sin embargo, una constante durante el rápido cambio ha sido la persistencia de la discriminación por edad. Según una encuesta de AARP Research (en inglés) de 2,945 personas mayores de 50 años, el 91% de los encuestados indicaron que la discriminación por edad contra los trabajadores mayores es común en el lugar de trabajo hoy en día.

Esa discriminación ha afectado a los adultos mayores que buscan trabajo o tratan de tener éxito en sus puestos de trabajo actuales. A continuación, te mostramos algunas de las principales conclusiones de la encuesta.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Uno de cada seis adultos dijo que no lo contrataron para un empleo debido a su edad

A pesar de la demanda de personal, el 15% de los encuestados indicaron que su edad les impidió obtener un puesto de trabajo al que presentaron solicitud en los últimos dos años. Si bien puede ser difícil saber cómo toman los empleadores sus decisiones de contratación, otras respuestas de la encuesta sugieren que los empleadores recopilan información relacionada con la edad durante el proceso de contratación. Entre los solicitantes de empleo recientes, el 53% indicaron que un empleador les pidió que dieran su fecha de nacimiento durante el proceso de solicitud o entrevista, y al 47% se les preguntó su fecha de graduación.

Según las cifras de la Oficina de Estadísticas Laborales (BLS), los trabajadores mayores experimentan períodos de desempleo más largos que los adultos más jóvenes. En junio, alrededor del 26.5% de los solicitantes de empleo mayores de 55 años (en inglés) habían estado sin trabajo durante 27 semanas o más. Solo el 19.1% de las personas entre 16 y 54 años estuvieron desempleadas durante esa misma cantidad de tiempo.

“El prejuicio por la edad desempeña un papel principal en los niveles más altos de desempleo a largo plazo que experimentan los solicitantes de empleo mayores”, observa Jennifer Schramm, asesora sénior de políticas en el Instituto de Política Pública de AARP. “A pesar de que los cambios estructurales que a menudo acompañan las principales perturbaciones económicas pueden influir en los tipos de puestos de trabajo perdidos y, por lo tanto, en la demografía de edad de los tipos diferentes de solicitantes de empleo, la discriminación por edad sigue siendo uno de los factores principales que impulsan los mayores niveles de desempleo a largo plazo después de los 50 años”.

Los prejuicios por la edad en el trabajo siguen siendo comunes

Alrededor de un tercio (32%) de los adultos mayores que actualmente trabajan o buscan trabajo indicaron que durante los últimos dos años han escuchado comentarios negativos en el lugar de empleo sobre la edad de un compañero mayor. El 17% indicaron que han experimentado personalmente comentarios negativos sobre su edad, y a alrededor de uno de cada diez (13%) se los han pasado por alto para un ascenso debido a su edad.

Las víctimas de los prejuicios de la edad recurren a los amigos y la familia para obtener apoyo. 

Entre los trabajadores mayores que indicaron que se los negó un empleo durante los últimos dos años debido a su edad, la mayoría (37%) señalaron que hablarían sobre ello con un familiar o amigo en lugar de un compañero de trabajo (16%) o supervisor (6%). Muchos encuestados expresaron que no tomarían medidas porque creen que no resolvería nada.

A menudo se les dice a las víctimas de los prejuicios por la edad que expresen sus preocupaciones primero a sus supervisores. Las respuestas de la encuesta sugieren que muchos no creen que hacer esto los ayudaría a abordar sus inquietudes.

Muchas personas quieren leyes más estrictas para combatir la discriminación por edad

Casi nueve de cada diez adultos mayores de 50 años indicaron que se debería proteger a las personas mayores contra la discriminación por edad en el país. Aproximadamente el mismo número (92%) indicaron que apoyan los esfuerzos para reforzar las leyes contra la discriminación por edad.

Las entrevistas de la encuesta se llevaron a cabo en línea y por teléfono del 24 al 28 de marzo, del 22 al 26 de abril y del 19 al 23 de mayo del 2022, y participaron 2,945 adultos de más de 50 años en Estados Unidos, incluidos 1,340 que trabajaban o buscaban trabajo. La encuesta utilizó el Foresight 50+ Omnibus de NORC en University of Chicago para seleccionar a los participantes. Todos los datos se ponderan por edad, sexo, educación, raza/etnia, región y membresía de AARP.

 

Kenneth Terrell es periodista y colaborador de AARP en los ámbitos de trabajo, empleo, discriminación por edad, carreras laborales y el Congreso. Anteriormente trabajó para la Education Writers Association y U.S. News & World Report, donde reportó sobre política y asuntos gubernamentales, educación, ciencia y tecnología, y estilos de vida.