Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Leyes contra la discriminación por edad Skip to content
 

Discriminación es discriminación: es hora de fortalecer la ley

Hombre mayor esperando a ser entrevistado, entre otras personas de menor edad.

Aleutie / Alamy Stock Vector

In English | Los trabajadores mayores benefician a sus empleadores y a la economía en general con su vasta experiencia y conocimientos Sin duda; en Estados Unidos, los adultos mayores de hoy en día viven más tiempo, son más saludables y trabajan más que las generaciones pasadas. De por sí, los trabajadores mayores de 50 años representan más de un tercio de la fuerza laboral, y aquellos mayores de 65 años son el grupo de más rápido crecimiento de la fuerza laboral.

Pero a pesar de estas tendencias y de las leyes diseñadas para evitar la discriminación por edad, los prejuicios en el lugar de trabajo todavía son comunes y con frecuencia no se les da la importancia que ameritan. Más de 6 de cada 10 trabajadores mayores notifican que han sido testigos o víctimas de discriminación por edad en el lugar de trabajo.

AARP insta al Congreso a fortalecer las leyes contra la discriminación por edad, para que los empleadores y los tribunales traten este asunto con la misma seriedad que otras formas de discriminación.

Desafíos futuros

Aprobada en 1967 en la era de los derechos civiles de la nación, la Age Discrimination in Employment Act (ADEA, Ley contra la discriminación por edad en el empleo) (página web en inglés), prohíbe la discriminación laboral de los trabajadores mayores de 40 años. La ADEA y las mejoras subsiguientes a la ley mejoraron el panorama laboral para los trabajadores mayores. Y durante décadas, los tribunales trataron la discriminación por edad como otras formas de discriminación laboral: la discriminación por edad probada no podía tener ningún lugar en las acciones de un empleador.

Pero en los últimos 20 años, los tribunales han interpretado la ADEA de formas que les dan mucha menos protección a los trabajadores mayores que otras leyes de derechos civiles. En el 2009, la Corte Suprema cambió la ley e hizo que fuera mucho más difícil probar la discriminación por edad que otros tipos de discriminación laboral, como prejuicios raciales o de género. Al aumentar el peso de la prueba, la Corte Suprema les dio una señal a los empleadores de que un poco de discriminación por edad probada está permitida legalmente.

Actualmente, es más difícil ganar casos de discriminación por edad y las compañías que discriminan por este motivo no reciben castigos tan rigurosos conforme a la ley, en comparación con aquellas a las que se les declara culpables por otros tipos de discriminación. Los trabajadores mayores solo pueden esperar recuperar el salario perdido que debieron haber recibido, no pueden recibir daños y perjuicios por otras pérdidas.

Cincuenta años después, los estereotipos de edad y las prácticas discriminatorias siguen siendo demasiado generalizadas. Discriminación es discriminación. La discriminación por edad es tan injusta como otros tipos de discriminación. El Congreso necesita arreglar la ley para que todos los tipos de discriminación laboral se traten de la misma forma en los tribunales.

Principios rectores de AARP

Cuando estés considerando candidatos para un empleo, ten en cuenta los principios rectores de AARP:

  • Proteger a las personas de la discriminación. No ser víctima de discriminación es un derecho fundamental. Todos los trabajadores (independientemente de la edad, el sexo, la raza, el grupo étnico, alguna discapacidad, la orientación sexual, la identidad o la expresión de género, la religión, el origen nacional, o la situación de cuidador familiar) merecen recibir protección de la discriminación arbitraria.
  • Aumentar las oportunidades de empleo y la seguridad económica. La política laboral debe derribar las barreras y aumentar las oportunidades para todas aquellas personas que puedan y quieran trabajar; reducir al mínimo el desempleo y el subempleo; e impulsar la seguridad económica, para que las personas y sus familias puedan mantener condiciones de vida apropiadas, realzar su dignidad personal, y fomentar el crecimiento económico.
  • Ayudar a las poblaciones vulnerables. Este grupo debe recibir ayuda especial para encontrar y mantener un empleo que pueda proporcionar condiciones de vida dignas.
  • Mejorar la calidad del empleo. El Gobierno y los empleadores deben tomar acción a fin de abordar el deterioro en la calidad de los empleos para todos los trabajadores, incluso el estancamiento de los salarios, la disminución de las posiciones con beneficios, los horarios impredecibles y el aumento de los empleos contingentes.

¡Comprométete a votar!

Las elecciones de este año son unas de las más importantes de nuestras vidas. Cada voto cuenta y nosotros, el pueblo, juntos podemos hacer responsables a los políticos.

Sé La Diferencia. Vota.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.