Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

Cómo enfrentar al acosador de la oficina

¿Tu jefe o algún colega te está acosando? Esto es lo que debes saber

hombre pegado a una pared con cintas

ISTOCK

Los expertos opinan que el acoso en el sitio de trabajo tiene consecuencias negativas no solo para la moral del empleado, sino también para las finanzas de la compañía.

In English | El acoso en el sitio del trabajo puede presentarse de repente y sin ningún tipo de provocación. Puede ser de frente, o por teléfono, correo electrónico o mensaje de texto. Puede ser en forma de insultos, gritos o críticas injustas. Algunas personas lo sufren en forma de gestos obscenos, calumnias o acciones destinadas a aislarlas de los demás, y puede ser particularmente difícil para las personas mayores de 50 años. A muchos les da temor reconocer el acoso e incluso llamarlo por su nombre a pesar de su frecuencia: según una encuesta del 2015 a más de 300 empleados de OfficeTeam, una compañía de empleo de personal, el 35% de los encuestados dijeron que habían tenido un acosador en la oficina. Y no siempre es el jefe: en una encuesta de CareerBuilder del 2014, se encontró que es igual de probable que los colegas sean los acosadores.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


El Workplace Bullying Institute (Instituto de acoso laboral), una organización educativa que se dedica a erradicar el acoso en el sitio de trabajo, define esta práctica como el maltrato repetido y perjudicial para la salud de una o más personas por parte de uno o más acosadores, y el comportamiento abusivo que sea amenazador, humillante, intimidante, que evite que se complete el trabajo o que incluya abuso verbal.

Andrew Faas, experto en acoso en el sitio de trabajo y autor de The Bully´s Trap, afirma que los acosadores lo hacen porque pueden y, en la mayoría de organizaciones, se permite y acepta como método de motivación, e incluso es algo que se espera. En titulares de noticias, se ha reportado intimidación en el sitio de trabajo en muchas compañías grandes, incluidas Amazon, Massey Energy y UPS.

“Dada la Gran Recesión, el acoso en la oficina ha empeorado mucho más en años recientes”, indica Faas. “Al tratar de reducir costos, los empleados mayores han sido el blanco de acoso de muchas organizaciones, al extremo de hacerlos renunciar”.

Un caso concreto: una agente de seguros independiente de 51 años de Pompano Beach, Florida, que pidió mantener el anonimato ya que considera interponer una acción legal, recientemente renunció a su trabajo en una compañía de seguros importante después de ser víctima de acoso constante por parte de sus superiores. Cuenta que la obligaban a trabajar jornadas extenuantes de 11 horas, seis días a la semana (a los agentes independientes se les suele permitir establecer sus propios horarios), a notificar cada acción y ubicación a sus supervisores, y a soportar abuso verbal y discriminación por edad y sexo.

“Si no obedecía sus reglas, no me daban posibles clientes para llamar. Si decía algo, me gritaban al frente de todos en la oficina. Y, a diferencia de mis colegas hombres, esperaban que dividiera mis ventas con un agente hombre”, indica. “Por mucho tiempo estuve estresada, pero me negué a abandonar mi carrera y a dejar de creer en mí misma”. Desde entonces, dejó ese trabajo por uno mejor.

Elizabeth Lombardo, psicóloga de Chicago, dice que los empleados víctimas de acoso suelen tener dificultad para concentrarse, tomar decisiones, y ser eficientes en su trabajo física y mentalmente.

“Las víctimas de acoso a largo plazo pueden comenzar a presentar problemas psicológicos, como baja autoestima, depresión e incluso síntomas similares a los de trastorno de estrés postraumático”, afirma Lombardo. “El acoso también tiene consecuencias negativas en el desempeño, la productividad, la moral y las finanzas de la compañía”.

Lombardo añade que el acoso en el sitio de trabajo puede ser particularmente difícil para los empleados mayores de 50 años. “Los empleados mayores pueden ser víctimas de prejuicios y estereotipos por la edad, como ‘las personas mayores no logran mantenerse al día con las nuevas tecnologías’, lo que puede llevar a hacer comentarios paternalistas o suposiciones sobre las capacidades y a evitar trabajar con colegas mayores. También los colegas jóvenes pueden estar resentidos al sentir celos del éxito de alguien con más experiencia”, dice. El desafío de encontrar un nuevo trabajo como persona mayor puede aumentar el estrés y la sensación de estar atrapado en la posición actual, añade.

La intimidación en el sitio de trabajo también puede ser más perjudicial para la salud física y mental de los empleados mayores de 50 años. “Las investigaciones muestran que el estrés tiene efectos más grandes en los adultos mayores que en los adultos jóvenes. Pueden presentarse en forma de efectos cognitivos, como dificultad para concentrase; efectos emocionales, como sentirse más ansioso; y efectos físicos, como el debilitamiento del sistema inmunitario”, indica Lombardo. “Para algunas personas mayores de 50 años, estos son años decisivos para hacer dinero, por lo que tienen el estrés de necesitar estar empleados, el temor de tratar de encontrar un nuevo trabajo o de ser despedidos a causa de su edad o su costo para la compañía”.

Lo que puedes hacer

Si crees que eres blanco de un acosador en el sitio de trabajo, el primer paso es darte cuenta de que no estás solo, ni eres impotente, ni tienes la culpa. El segundo paso es diagnosticar y reconocer el problema, y el último es hacer algo al respecto antes de que empeore la situación.

“Comienza por mantener un diario privado de los incidentes. Incluye citas directas cuando sea posible, y guarda los correos electrónicos relacionados o todo material relevante”, recomienda Deb LaMere, vicepresidenta de compromiso de los empleados de Ceridian, con sede en Minneapolis. Luego, pídele consejo a alguien en quien confíes de tu organización. Habla con tu supervisor si el acosador es un colega, un cliente o un vendedor. Si tu jefe es el acosador, habla con un representante de recursos humanos en quien puedas confiar. Consulta la política sobre acoso en el manual del empleador o en intranet. El programa de asistencia a los empleados de tu compañía también puede ofrecer apoyo confidencial.

Asimismo, LaMere da estos consejos:

  • Trata de mantenerte calmado en la presencia del acosador y evita reacciones emocionales.

  • Mira al acosador a los ojos cuando te esté molestando.

  • Habla con voz firme y controlada cuando le respondas al acosador.

  • Cuídate al descansar lo suficiente, al hablar con amigos que te apoyen y al practicar ejercicios de respiración profunda.

  • Considera buscar empleo en otro sitio.

La buena noticia es que, en el momento en que se escribió este artículo, 30 estados presentaron alguna versión de legislación antiacoso, mejor conocida como la Healthy Workplace Bill (Ley del sitio de trabajo saludable).

La mala noticia es que el acoso en el sitio de trabajo todavía no está condenado por ley, a menos que haya abuso físico o que se pueda demostrar que alguien es víctima de abuso debido a su raza, sexo, nacionalidad, edad, orientación sexual u otra condición protegida por la ley, afirma Marc J. Siegel, abogado especialista en derecho laboral de Siegel & Dolan Ltd. en Chicago.

“Esto dificulta presentar algún recurso legal”, indica Siegel. “Pero si no formas parte de alguna de las clases protegidas que mencioné, de todos modos, puedes presentar una queja a recursos humanos, solicitar que inicien una investigación y contratar a un abogado para que envíe una carta de reclamo”.

Puedes hacer todo esto mientras buscas un nuevo empleo.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.