Skip to content
 

Los trabajadores mayores se destacan en empleos flexibles

El dinero adicional viene con horas flexibles y clientes interesantes.

Hombre mayor manejando un carro descapotado

ALAMY

Cada vez más, los trabajadores mayores se convierten en miembros valiosos de la fuerza laboral de empleos por encargo.

In English |   Fred Lanouette, conductor de Uber en Seattle, tiene una rutina cuando un pasajero se sube a su Toyota Camry blanco del 2015.

“Cuando la persona se sube e inmediatamente está en el teléfono, simplemente me quedo callado”, afirma “pero si quiere conversar, ¡Dios mío, me voy con toda!”.

Y Lanouette, de 81 años, sí que tiene historias para contar: cómo se enamoró inmediatamente de la mujer con la que está casado desde hace 60 años, cómo cantaba en cruceros por Hawái y cómo trabajaba como director de entretenimiento para dos casinos en la época dorada de Las Vegas en la década de 1960.

Con su carisma y experiencia en el mundo del espectáculo, Lanouette acumula fácilmente numerosos cumplidos de sus pasajeros. De hecho, según Uber, es uno de los líderes sin precedentes en el número de cumplidos por “excelente conversación” entre los conductores del servicio. Un pasajero, elogiando a Lanouette, escribió: “El mundo necesita más gente como Fred. Un ser humano increíblemente genuino y de buen corazón, cuyo propósito es poner a los demás por delante. Ya no encuentras a personas así”.

Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Lanouette, que ha hecho más de 2,700 viajes en los dos años en que ha estado con Uber, es un representante de una nueva tendencia. En los últimos años, se ha observado crecimiento tanto en la fuerza laboral de empleos por encargo (trabajos de muy corto plazo, como conducir para Lyft o hacer oficios para otras personas en TaskRabbit) como en la economía colaborativa (alquileres a corto plazo de viviendas personales, como una habitación de tu casa en Airbnb o tu vehículo en Turo). A medida que los adultos mayores ofrecen cada vez más estos servicios para tener un ingreso adicional, se convierten en los proveedores con la calificación más alta en estas comunidades.

Por ejemplo, en una investigación de Airbnb, se reveló que las mujeres mayores de 60 años reciben el porcentaje más alto de críticas de cinco estrellas de los clientes entre todos los anfitriones de Estados Unidos. De las personas que se hospedaron con anfitrionas mayores, el 63% calificaron su estadía con cinco estrellas (la calificación más alta). Según un ejecutivo de Airbnb, un motivo por el que las mujeres y los hombres mayores se inscriben para ser anfitriones es para tener un ingreso adicional: $8,350 al año, en promedio, por una sola vivienda de anfitriones mayores de 65 años. Pero se quedan en el negocio y prosperan por el sentido de comunidad que ayudan a construir.

“[El dinero] será el motivo por el que los anfitriones vengan a Airbnb, pero se quedan por los beneficios sociales” dice Chip Conley, asesor estratégico de hospitalidad y liderazgo de la compañía. Para los anfitriones que se quedan en casa mientras los huéspedes están ahí, el alquiler puede ofrecerles la oportunidad de aprender sobre el mundo. “Los anfitriones de Airbnb pueden viajar sin necesidad de dejar la sala de su hogar y el 64% de los adultos mayores señalan que hospedar ha tenido un efecto positivo en su modo de pensar”, dice Conley. “Aprenden sobre nuevas culturas, hacen amigos de todo el mundo e incluso viajan para visitar a sus anteriores huéspedes”.

Si bien todavía representan porcentajes bajos de los mercados estadounidenses en general, tanto la fuerza laboral de empleos por encargo y la economía colaborativa crecen rápidamente, impulsadas, en parte, por trabajadores mayores y jubilados que buscan ganar dinero adicional mientras controlan cuándo trabajan. De acuerdo con una investigación de MBO Partners, una compañía que ofrece servicios de consultoría a trabajadores independientes y empresas, las personas mayores de 53 años representaron el 35% de aquellas con trabajos por su cuenta o por encargo en el 2017, un aumento del 33% en comparación con el año anterior. Las personas mayores de 60 años ya representan el 13% de los anfitriones de Airbnb y son el grupo demográfico con más rápido crecimiento en general, y el 24% de los conductores de Uber son mayores de 50 años.

Cifras como estas indican que el empleo por encargo tiene un verdadero atractivo para los trabajadores mayores. Sin embargo, hay algunas desventajas importantes que se deben tener en cuenta. La más destacada es que este tipo de trabajo generalmente no ofrece beneficios de seguro médico ni de jubilación. Crear un perfil en alguna de estas plataformas para atraer clientes en un proceso bastante rápido, pero podría tomar algún tiempo atraer suficientes clientes (y sus críticas positivas) para estar en una posición que ayude a atraer más clientes.

Y, por supuesto, es importante recordar que, de hecho, el empleo por encargo sigue siendo trabajo. “Es un mininegocio del que se puede recibir muy buen ingreso, pero también toma parte de tu tiempo”, señala Orvil “Dusty” Roop, un jubilado de Denton (Texas), que dice que él y su esposa Cathy se ganan entre $500 y $1,000 al mes por compartir su Ford Taurus en el servicio de alquiler de vehículos Turo. “Como jubilados, algunas veces preferimos el tiempo en vez del dinero”.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.