Skip to content
 

Use las redes sociales para buscar trabajo

Para la nueva generación de reclutadores, su perfil es su carta de presentación

In English | Hoy día, cuando usted solicita empleo, es probable que el reclutador: revise su perfil en LinkedIn; le eche un vistazo a su página de Facebook; busque un blog o sitio web; e investigue si envía mensajes de Twitter.

Vea también: Si busca trabajo tenga en cuenta estos 7 consejos tributarios.

Si busca trabajo debe crear su perfil en redes sociales.

PM Images/Getty Images

La búsqueda de empleo a través de las redes sociales le ayuda a demostrar a posibles empleadores que usted sabe desenvolverse en el mundo digital.

Si usted aparenta ser competente por internet, posiblemente le contesten el correo electrónico con el currículum que envió. Si no tiene huella digital, es probable que le pasen por alto. Las únicas excepciones podrían ser empleos en empresas pequeñas u organizaciones sin fines de lucro, o empleos de bajo nivel, para los que un currículum es suficiente.

Esto debe resultarles muy asombroso a aquellas personas mayores de 50 años que buscan empleo y que hasta ahora han dejado los mensajes de Twitter para los más jóvenes. Los empleadores hoy día necesitan personas que se sientan cómodas en línea, y la manera más fácil de encontrarlas es a través del reclutamiento digital.

Hace poco recomendé a una editora de más de 60 años para un empleo, y la primera pregunta del reclutador fue: "¿Sabe desempeñarse socialmente?" (o sea, dentro de los medios sociales). Una persona en busca de empleo mayor de 55 años me informó que hasta las agencias de empleo temporal desean ver un sitio web como parte de su cartera de trabajos. "Los trabajadores maduros y experimentados se ven jóvenes por internet, si demuestran que saben comunicarse en el mundo digital", dice James John, director de operaciones de Beyond.com, un sitio de búsquedas de empleo.

1. Hágase más visible

Si usted solo está revisando los tableros de empleo de compañías —la fuente de oportunidades laborales preferida de las personas mayores— y enviando su currículum por internet, no está haciendo lo suficiente: los empleadores necesitan pruebas de que usted está actualizado. Aun si hace contactos de manera tradicional, llamando a amistades y almorzando con ellas, la decisión de empleo probablemente se tome mediante la oficina de contrataciones, que lo buscará en línea.

Por eso antes de comenzar su búsqueda de empleo, debe haber establecido un perfil digital o mejorado el perfil que ya tenía. Es su carta de presentación para la nueva generación de reclutadores.

Comience con LinkedIn. El año pasado, AARP inició un programa en LinkedIn —ahora denominado Life Reimagined for Work— en el que se reúnen trabajadores, empleadores y expertos en administración de trabajos. En LinkedIn, hay una página con su perfil en el que usted se identifica, e incluye su experiencia laboral, habilidades, certificaciones, premios, trabajo voluntario y cualquier otra cosa que usted desee que sepa el reclutador. Publique una fotografía adecuada de primer plano. Los reclutadores no mirarán los perfiles sin fotos.

Busque amistades y colegas profesionales en LinkedIn. Si tienen perfiles, envíeles un mensaje para conectarse con ellos y pídale a personas clave que publiquen una recomendación en su página. Compruebe si las compañías con las que desea trabajar tienen páginas en LinkedIn. Ahí encontrará listas de empleos y noticias publicadas por la compañía.

"Algunas empresas ya ni siquiera piden que les envíen currículums por correo electrónico", me dijo un joven en busca de empleo. "En sus sitios de empleo, le piden que haga la solicitud de empleo a través del botón LinkedIn que tienen para subir su perfil". Ni piense en enviar faxes. Eso está muy pasado de moda y demuestra que usted no está actualizado. Solo desperdicia el sello postal si hace la solicitud por correo.

2. Hágase 'amigo' de alguien (o de muchos)

Utilice Facebook para establecer una página gratuita con su perfil. De nuevo, busque amistades y colegas profesionales y solicite ser su 'amigo' para conectarse a sus páginas. Les puede preguntar sobre el mercado laboral o sobre las compañías donde trabajan. Este es otro lugar en el que puede informarle a su comunidad sobre el trabajo que realiza actualmente, tal como de consultor, escritor o el desarrollo de un negocio a tiempo parcial. Las compañías también tienen páginas en Facebook.

Para reforzar su estrategia, considere un sitio web personal bajo su propio nombre, por ejemplo: JuanaPérez.com. Es deseable que un reclutador encuentre su sitio si lo busca a usted específicamente.

Un sitio web es el lugar donde se pueden demostrar los conocimientos profesionales. Usted puede proporcionar más datos sobre sus logros y enlaces a cualquier trabajo que ya esté publicado en internet, tales como ensayos, artículos o premios profesionales. (Haga una búsqueda en internet con su nombre para ver los resultados). Manténgase al día con las noticias en su campo y publique comentarios (esa sección de su sitio se denomina blog). Cada par de días, escriba algo sobre el tema, bajo un título que llame la atención.

(Miremos el caso de Mitchell Hirsch de Wilton, Connecticut como ejemplo de cómo puede funcionar esto. Cuando se encontraba sin trabajo, comenzó a escribir con regularidad en su blog sobre temas y datos de desempleo. Se descubrieron sus aportes y le pidieron que comentara en otros sitios web. "Al principio, me pagaban $25 por cada comentario que publicaba", dice Hirsch. "Pero le dije a mi esposa que algo bueno resultaría de esto, y así fue". Hoy día, aboga por los desempleados a través del National Employment Law Project en Washington.

3. Aprenda el placer que brindan los mensajes de Twitter

También tenemos a Twitter: el lugar en donde se resume el mundo en no más de 140 caracteres. Cada mensaje publicado se denomina un "tuiteo" y se envía como un mensaje de texto. Se puede seguir los tuiteos de no solo sus colegas que podrían estar en Twitter, sino también de reclutadores o personas importantes en su campo. También se puede seguir a las compañías que tuitean oportunidades laborales. Twitter no tiene la influencia de LinkedIn, pero le demuestra a los empleadores que usted se mantiene al día con el mundo digital.

Una vez que haya establecido su presencia digital, debe alimentar a la bestia con publicaciones regulares de aportes, comentarios y enlaces a acontecimientos interesantes, que supone un trabajo en sí mismo. Pero al solicitante de empleo moderno no le es posible evitarlo.

"El mundo del internet es el nuevo acervo de talento", dice Dan Schawbel, fundador de Millennial Branding. "Si usted no forma parte de ese acervo, porque no tiene perfiles en las redes, no lo encontrarán y no tendrá las mismas posibilidades de conseguir empleo".

Si todo esto le parece abrumador —y yo misma, al establecer mis perfiles por primera vez, quedé totalmente desconcertada— hay muchos consejos en internet. Busque las respuestas a sus preguntas prácticas por internet; compre un libro sobre sitios web; solicite la ayuda de sus hijos y nietos; o, para recibir ayuda, desde las habilidades más básicas hasta cómo usar recursos de organización en línea, contrate a un tutor o tome cursos de formación continua.

4. Comience a escudriñar

Una vez que haya establecido —o mejorado— su presencia en línea, estará listo para escudriñar empleos. Grandes compañías y muchas más pequeñas tienen páginas en internet de "Carreras". Buscadores de empleo como Monster.com, Craigslist.com y CareerBuilder.com tienen listas de miles de trabajos.

De su currículum Beyond.com creará un perfil que se le puede enviar a cualquier empleador que revise sus datos. Hay tableros de empleo para profesiones específicos, tal como JournalismJobs.com y anuncios clasificados de periódicos.

Como en los viejos tiempos, necesitará una carta de presentación, adaptada al empleo que solicita. Consejo práctico: utilice las mismas palabras clave que la empresa usó al publicar el empleo. Ayudará a que la computadora lo encuentre.

Una vez que logre una entrevista, puede impresionar con su experiencia, contactos y logros. El entrevistador habrá leído sus perfiles, así que ya piensa que usted posiblemente sea buen candidato.

"Los empleadores siempre van a dudar de la energía y relevancia de los trabajadores mayores", dice Wayne Breitbarth, entrenador de medios sociales y autor de The Power Formula for LinkedIn Success. "Una identificación en línea demuestra que usted se ha adaptado a los nuevos tiempos".

Jane Bryant Quinn es experta en finanzas personales y autora de Making the Most of Your Money NOW. Escribe regularmente para AARP Bulletin.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Lea Esto