Skip to content
 

¿Quién quiere ser sólo un trabajador temporal?

Los trabajos temporales están en auge y esto es lo que tiene que saber.

Algunos de los trabajos temporales de Elaine Pinches han durado varios meses, pero otros terminaron a los pocos días.

Uno de esos fue el trabajo de procesamiento de datos que ella y otros dos empleados temporeros iban a hacer en tres semanas. “Terminamos en tres días —recuerda Pinches, de 57 años, que vive en Boston—. Los jefes estaban muy contentos, pero nosotros nos quedamos sin trabajo”.

Ese es el mundo de los trabajos temporales, que hoy en día abarca todo, desde editores de libros hasta gerentes superiores e ingenieros de sistemas. La recesión económica ha hecho que muchos empresarios se abstengan de contratar personal fijo y, por eso, el sector del empleo temporal es uno de los pocos en crecimiento.

Aunque la mayoría de las personas que buscan trabajo quisieran que fuera permanente, los empleos temporales pueden ofrecer muchas ventajas, como dinero en efectivo de inmediato, nuevas destrezas y un primer paso para entrar en una empresa que al empleado le interesa.

Según la BLS (Oficina de Estadísticas Laborales), solamente en el mes de abril, el sector del empleo temporal agregó 26.000 nuevos puestos y 330.000 desde septiembre del 2009. Se trata de una porción importante de la actividad económica en conjunto, ya que las empresas de empleos temporales y las de dotación de personal emplean en promedio a 2 millones de personas por día.

Para muchos economistas, el crecimiento del sector es un indicador importante de la recuperación económica: las empresas que utilizan más trabajadores temporeros pasarán a contratar personal fijo cuando el futuro sea más promisorio.

Algo bueno está pasando

Cynthia Metzler, expresidenta de Experience Works, en Arlington, Virginia, una empresa que coloca a personas mayores en cursos de capacitación y en empleos, opina que el trabajo temporal puede ser algo positivo para muchas personas mayores. “Les permite adquirir más experiencia —dice—. Perciben ingresos, aprenden y refrescan sus conocimientos”.

Algunas agencias de dotación de personal ofrecen algunos beneficios como seguro médico y cursos de capacitación pagados, porque la persona trabaja para ellas, no para sus clientes.

Joan Freeman, directora de la Gray Matters Coalition situada en McLean, Virginia, un grupo que defiende los derechos de los trabajadores mayores, agrega otra ventaja: las personas con experiencia pueden conseguir un trabajo temporal sin tener que afrontar la discriminación por edad que puede ocurrir en el mercado de los empleos fijos.

Desde la perspectiva de Freeman, para muchos empleadores la contratación de personal temporal es como si se tratara de “probar antes de comprar”, una forma de saber si la persona es la adecuada para un empleo permanente. Según ella, “es como una audición”.

Una encuesta realizada por la ASA (Asociación Americana de Dotación de Personal) mostró que más del 75% de los trabajadores temporeros entrevistados dijo que un empleo temporal había sido una buena forma de conseguir un trabajo fijo. Más de dos terceras partes dijeron que el empleo temporal había fortalecido su currículum vítae o había mejorado sus destrezas para el trabajo.

¿Temporeros permanentes?

Sin embargo, algunos de los trabajadores que se quedan estancados en trabajos temporales a largo plazo, incluso hasta por años, se quejan de que reciben menos beneficios, tienen menos oportunidades de avanzar profesionalmente y ganan menos que el empleado fijo que se sienta en el cubículo vecino. Además de la camaradería y la estabilidad, les hace falta el seguro médico y los planes de jubilación, que van unidos al empleo fijo. Otras veces se cansan de hacer el trabajo menos interesante que suele asignárseles a los empleados temporeros, ya sean abogados o asistentes administrativos.

Un estudio realizado entre 1993 y 2003 por un economista del MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts), con una muestra de 37.000 trabajadores, reveló que, debido a las inversiones limitadas de las empresas contratantes, los empleos temporales con sueldos bajos y no especializados pueden tener otro inconveniente: la disminución del ingreso del trabajador y de sus perspectivas de avanzar profesionalmente.

Para algunas personas, cambiar de lugar de trabajo cada semana o cada mes puede ser agotador. Aprender nombres nuevos, nuevos sistemas de computación y satisfacer las expectativas de un jefe nuevo, sencillamente forman parte del trabajo.

“Puede ser algo inquietante ir de un lado a otro todo el tiempo”, expresa Pinches, a quien no le entusiasma viajar por Boston para llegar a cada nuevo trabajo. Por si esto fuera poco, sabe que las empresas que la contratan rara vez tienen personal suficiente. “Los lugares están bajo presión, por una u otra razón. No hay que esperar que nos traten con guantes blancos”, dice.

A pesar de todo, Pinches, que empezó a trabajar como empleada temporera por necesidad, lo sigue haciendo. En 1995, la despidieron del Banco de Boston y, un año más tarde, empezó a aceptar algunos trabajos a corto plazo, casi todos en empresas financieras o de atención de salud. Muchas semanas trabajaba 40 horas. “Es trabajo a tiempo completo y estoy dedicada a hacerlo”, dice.

Cómo encontrar un trabajo temporal

Si está pensando en un empleo temporal, a continuación le daremos algunos consejos de los expertos:

Busque en internet las agencias de dotación de personal que mejor se adapten a usted y a sus intereses profesionales. “Hay una empresa de empleos temporales prácticamente para todas las profesiones. Son muy especializadas”, dice Robin Mee, directora de la empresa de búsqueda de ejecutivos Mee Derby & Co., situada en Cabin John, Maryland. Muchas publican las ofertas de empleo en sus sitios web. Y algunas de las empresas grandes de servicios de empleos temporales tienen divisiones separadas por tipo de trabajo: empleos en fábricas en un área, tecnología en otra y una diferente para los trabajos en atención de salud.

Planifique una reunión con la agencia de empleo temporal; las empresas nacionales tienen oficinas locales. Considere esta reunión como cualquier entrevista de trabajo. Lleve copias de su currículum vítae y de sus referencias laborales. A menos que la entrevista sea para un trabajo de ejecutivo de alto nivel, presente un currículum vítae breve y no se olvide de destacar sus destrezas informáticas actualizadas.

“Acuda a la reunión con una actitud positiva. Sea sumamente amable con la recepcionista o la persona que esté en la recepción; esa persona podría ser una de las encargadas de asignar los empleos”, propone Freeman.

Gánese la aceptación de la persona que contrata. No olvide que esta única entrevista puede abrirle las puertas a cinco o hasta diez trabajos diferentes.

Prepárese, porque seguramente le harán algunas pruebas de sus destrezas, en especial si se trata de un empleo de oficina, administrativo o técnico.

Manténgase en comunicación con su agencia. “Esos empleos temporales llegan en cualquier momento. Algunas veces contratan a la persona que está sentada esperando que la atiendan; siempre hay urgencia cuando se trata de llenar un puesto temporal”, dice Mee.

Para aumentar sus posibilidades de obtener trabajo, inscríbase en tres o cuatro agencias de empleo temporal.

Deberá estar disponible las 24 horas del día. Las agencias de empleo temporal se consideran exitosas si satisfacen las necesidades de los clientes en el menor tiempo posible. Muchas agencias de dotación de personal mantienen un registro de personas que están listas para trabajar de inmediato; es posible que llamen por teléfono a las 8 de la mañana para empezar un trabajo a las 9. “Anótese en la lista de disponibilidad” y comuníquese con la persona que suele contratarlo una o dos veces por semana, sugiere Freeman, de Gray Matters.

Si le ofrecen un trabajo temporal, pregunte cuáles son las expectativas del empleador, cuál es la manera correcta de vestirse y la forma de abordar el empleo. No sirve de nada ir de traje y corbata el primer día de trabajo si el resto de los empleados están vestidos con camisetas y jeans.

En el lugar de trabajo donde lo han enviado, no le haga saber a todos que su propósito es que lo contraten como empleado fijo, recomienda Bruce Ferguson, presidente de I-Hire, una empresa californiana de contratación y dotación de personal que se especializa en puestos profesionales “difíciles de llenar”. Lo mejor es que trabaje arduamente y “muestre que usted es valioso para la empresa y así no querrán perderlo”.

No pierda de vista los anuncios de trabajos permanentes que se publican en el sistema de computación de la oficina; ahora está dentro de la empresa y esa información interna no tiene precio.

Vickie Elmer escribe sobre negocios y carreras profesionales, y tiene un blog Workinkind.com

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO