Skip to content
 

Beber agua para bajar de peso: ¿Mito o realidad?

Acelera el metabolismo y ayuda a reducir las grasas.

Mujer tomando agua

Istock

Cuando nos sometemos a un régimen alimenticio para bajar de peso, casi siempre lo primero que nos recomiendan es beber ocho vasos de agua al día. ¿Te has puesto a pensar por qué el agua te ayuda a bajar de peso? Sin duda, ejerce un efecto físico al ocupar un espacio en tu estómago, que contribuye a que sientas saciedad.

¿Te gusta lo que estás leyendo? Recibe contenido similar directo a tu email.

Tras una dieta baja en calorías con una duración de 12 semanas, las personas que tomaron un vaso de agua de medio litro antes de cada comida adelgazaron un 44% más que quienes redujeron su consumo de calorías sin incrementar la ingesta de agua, según un estudio publicado en Obesity: A Research Journal.

Ayuda al gasto de energía

Pero el papel del agua para adelgazar va mucho más allá que hacer las funciones de “bulto”. Beber agua aumenta el gasto de energía mediante un mecanismo conocido como termogénesis, o sea una producción de calor a través de reacciones metabólicas que aceleran el metabolismo basal.

Beber medio litro de agua, casi 17 onzas, agiliza el metabolismo en 30% a solo 10 minutos de haber ingerido el líquido. El efecto máximo se alcanza entre 30 y 40 minutos después de la ingesta y permanece por más de una hora.

De acuerdo con otro estudio, este aumento del metabolismo equivale a 17,400 calorías al año, que representan 2.4 kilos (unas 5 libras) de grasa corporal. Este fenómeno sobreviene gracias a una activación del sistema nervioso simpático, cuyo mecanismo no se ha aclarado del todo.

Ayuda a metabolizar la grasa

Otro mecanismo mediante el cual el agua contribuye a bajar de peso y conservar la línea es que es indispensable para metabolizar la grasa almacenada. Cuando uno empieza a deshidratarse, se reduce la tasa metabólica y por ende el gasto de energía. Cuando se llega al punto de deshidratación moderada, hay un incremento en los niveles de cortisol en la sangre, que provoca un mayor almacenamiento de grasa y mayor apetito.

Un beneficio más del agua para bajar de peso es que reduce los antojos. Para absorber los nutrientes las células requieren de agua. Al no contar con una hidratación adecuada el cuerpo es incapáz de absorber los nutrientes, lo que genera una sensación de carencia y antojo, especialmente por alimentos dulces o grasosos.

La sed nunca es referente absoluto para saber cuánto y cuándo necesitamos beber agua.  A diferencia de los niños, los adultos mayores tienden a sentir menos sed, incluso ante una ingesta insuficiente de líquidos. De ahí la relevancia de beber agua y mantenernos bien hidratados.

Calculando qué cantidad de agua necesitas

¿Sabes qué cantidad de agua debes tomar? Te comparto una sencilla ecuación para determinarla: Divide tu peso en libras entre dos y obtendrás el número de onzas que debes tomar al día. Por ejemplo, una persona de 170 libras, o 77 kilos, necesitará tomar 85 onzas (unos 11 vasos), es decir dos litros y medio de agua al día.

Mi recomendación es que tengas en mente la cifra que corresponde a tu peso corporal y tomes la cantidad de agua ideal para ti. Recuerda que las bebidas alcohólicas, azucaradas o con grasa, como la leche, son ricas en calorías y su abuso repercutirá en tu peso corporal.

Cuando sientas cansancio, lo primero que debe venir a tu mente es si has bebido suficiente agua. Cuando estás hidratado mejoras tu capacidad para concentrarte, tu memoria y tu habilidad psicomotora. También contribuye a prevenir los episodios de migraña, tener una piel lozana y a verte y sentirte mejor.

Te recomiendo que a partir de hoy incluyas en tu rutina diaria el consumo sistemático de agua. Verás cómo en muy pocos días tendrás más energía, mejor humor y hasta perderás esos kilitos de más.

Si deseas más consejos para mejorar tus hábitos y recuperar tu vitalidad, te recomiendo mi libro, En forma y sin kilitos de más

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.