Skip to content
 

¿Sientes un hueco o vacío en el estómago?

La falta de enzimas digestivas podría ser la causa.

Mujer con una mano en la barriga y otra sostiene un vaso

Istock

Si has sentido que después de comer los alimentos no se digieren y parecería que tuvieras una piedra y sensación de vacío en el estómago, eso podría estar relacionado con un déficit de enzimas digestivas.

El sistema gastrointestinal produce y segrega enzimas digestivas que rompen las grasas, las proteínas y los carbohidratos en pequeñas partículas para que el organismo pueda absorber los nutrientes de los alimentos. Con el paso de los años, el cuerpo produce menos enzimas digestivas, lo que puede derivar en diferentes problemas digestivos.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


La doctora Liz Cruz, gastroenteróloga holística, se ha dedicado a educar a sus pacientes en cómo tener un estilo de vida saludable y a aprender sobre las enzimas digestivas y su función en la digestión. Cruz se percató que muchos de sus pacientes sufrían de problemas digestivos que no se curaban con los tratamientos tradicionales y decidió investigar cómo encontrar un tratamiento natural. Es así como empezó a usar enzimas digestivas naturales para tratar lo que en su práctica llaman la “brecha de enzimas”.

 ¿Qué es la “brecha de enzimas”?

La “brecha de enzimas”, conocido en inglés como enzyme gap, es un término que usamos en mi práctica para describir una situación que ocurre con la edad en el cuerpo, cuando hay una falta de enzimas digestivas. Yo le explico a mis pacientes que llegan con problemas por no digerir bien la comida, que con la edad no tenemos las mismas enzimas digestivas en el cuerpo, y eso puede producir varias molestias.

¿Cuáles son los síntomas de la “brecha de enzimas digestivas”?

Los síntomas más comunes son hinchazón en el vientre, reflujo, acidez, sensación de no digerir la comida, diarrea, estreñimiento, cansancio, ansiedad, e incluso depresión.

Uno puede tener una dieta saludable con comida sana, pero eso no quiere decir que se están recibiendo los nutrientes de la comida. Al tener una deficiencia con las enzimas digestivas, el cuerpo no está recibiendo los nutrientes que necesita. También recibo pacientes que no se alimentan bien y eso no ayuda.

¿Qué segmento de la población está más propenso a sufrirlo?

En la práctica vemos muchos pacientes latinos, probablemente el 50% de mis pacientes son latinos. Pero esta condición se ve en todas las personas. En los latinos el problema es que hay una falta de educación. Mucho de mi tiempo lo dedico a educar a mis pacientes.

¿Esto afecta principalmente a personas mayores?

El intestino y el páncreas producen enzimas para la digestión. Hay estudios que sugieren que, con la edad, cada 10 años la producción de las enzimas va bajando entre 10 y 13%. Esto ocurre por muchas razones. Por ejemplo, con enfermedades como la pancreatitis, que es una inflamación crónica del páncreas, y este deja de producir enzimas.

Otra cosa que puede afectar la producción de enzimas digestivas es una inflamación en el cuerpo por alergias a medicinas. El estrés también puede ser un factor.

¿Cómo descubrió esta condición?

 Cuando yo inicié la práctica de gastroenterología empecé a notar que los pacientes regresaban con muchos de los mismos síntomas por los que habían venido inicialmente después de haberse hecho los exámenes y de haber tomado las medicinas. Entonces pensé: ‘Algo no está bien. Hay algo que está pasando y que no aprendí en la escuela de medicina’. Y llegué a la realización que muchos problemas tienen que ver con la alimentación.

Aprendí sobre las enzimas y me di cuenta que parte del problema es que al cuerpo le hacen falta las enzimas digestivas por muchas razones. Y así fue que empezamos a usar enzimas en la práctica para suplementar esta falta.  Las enzimas digestivas han sido un milagro para muchos de nuestros pacientes. Les ayuda a reducir los síntomas del reflujo, la inflamación, el estreñimiento, la diarrea.

¿Cómo afecta la salud del estómago otras áreas del organismo?

Buena pregunta. Cuando yo estoy tratando de educar a mis pacientes sobre la importancia de digerir la comida, les explico que esto puede afectar todo el cuerpo. Si la comida no se digiere bien, el intestino no puede absorber los nutrientes y esto puede afectar todo el cuerpo, incluyendo el corazón y el cerebro.

¿Cuál es la nutrición correcta que hay que seguir para crear esta reserva en enzimas?

Lo que nosotros aconsejamos a los pacientes es una dieta saludable con muchos vegetales verdes y crudos. Lo que vemos en Estados Unidos es mucha gente consumiendo comida rápida en los sitios de fast food, comida procesada con mucho azúcar. Hay que comer más verde, menos azúcar, tomar más agua y beber menos soda.

Aconsejamos hacer cambios en la dieta poco a poco. Por ejemplo, explicamos a los pacientes que si planifican y toman 15 minutos más en la mañana para preparar algo saludable de comer para llevar, en lugar de comprar una comida rápida, van a ver los resultados en el futuro.

¿La “brecha de enzimas” es una de las causas de la inflamación crónica tan común hoy en las personas?

Indirectamente voy a decir que sí. No sé si hay estudios sobre esto. Pero si la comida no se digiere bien, parte de la comida que no se digiere completamente puede causar problemas porque el cuerpo no sabe qué hacer con eso. En mi opinión sí está relacionado, especialmente con la inflamación en el intestino.

¿Recomienda una nutrición con probióticos?

Siempre aconsejo a los pacientes que tomen probióticos, que son bacterias saludables, porque ayudan con la salud del intestino. El intestino tiene muchas bacterias, lo importante es mantener un balance con las buenas bacterias.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.