Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Suplementos para la salud cerebral no son efectivos Skip to content
 

Nuevo informe les resta credibilidad a los suplementos para la salud cerebral

Grupo colaborativo de AARP encuentra poco valor —y altos costos— en posibles suplementos para la memoria.

Cápsulas de ginkgo

GETTY IMAGES

In English | Un informe exhaustivo publicado hoy  (en inglés) por el Global Council on Brain Health (GCBH, Consejo Mundial sobre la Salud Cerebral) —un equipo de trabajo fundado por AARP y que agrupa a los principales neurólogos, nutricionistas e investigadores— halló que los suplementos para conservar o mejorar la memoria o la cognición no tienen mucho valor.

"Los suplementos para el cerebro aparentan ser una gran pérdida de dinero para el 25% de los adultos mayores de 50 años que los consumen", dijo Sarah Lenz Lock, vicepresidenta sénior de AARP para Política y directora ejecutiva del GCBH.

De hecho, un análisis de AARP de los gastos relacionados con tan solo seis suplementos diferentes que se promueven comercialmente para la salud cerebral muestra que los adultos mayores de 50 años gastan más de $93 millones al mes tan solo en estos productos patentados. "Las personas que toman estas pastillas gastan entre $20 y $60 al mes, y desperdician fondos que podrían utilizar en cosas que realmente mejoran la salud de su cerebro", dice Lock.

Además de proveer asesoramiento valioso para los consumidores y profesionales de la salud, el informe responsabiliza a los fabricantes de suplementos, cuyos productos, a diferencia de los medicamentos recetados, no están regulados por la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos, quienes verifican su efectividad antes de autorizarlos para la venta. "El mercado es tan amplio que se las arreglan sin una documentación rigurosa que compruebe la eficacia de estos productos", dice Ronald Petersen, neurólogo y director del Mayo Clinic Alzheimer's Disease Research Center en Rochester, Minnesota, y miembro del Comité de Gobierno del GCBH.

Como señala Petersen, dada la falta de reglamentación gubernamental antes de que estos productos lleguen al mercado, los fabricantes de suplementos o "nutracéuticos" tienen pocos incentivos para producir estudios científicos que apoyen cualquier reclamo que puedan hacer. "Si lo hicieran, podrían perder parte del mercado", dice.

El informe analiza estudios existentes sobre suplementos que aseguran mejorar la cognición, —desde el aceite de pescado hasta la apoaequorina (medusa)—, y los autores no encuentran evidencia suficiente para recomendar ningún tipo de suplemento para la salud cerebral en la mayoría de los adultos. Sin embargo, sí admiten que estudios pequeños han demostrado que los suplementos de DHA (un ácido graso omega-3) pueden beneficiar a quienes ya tienen un deterioro cognitivo leve, que a menudo es un precursor del Alzheimer.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


En general, los autores del estudio enfatizan que las vitaminas o los nutrientes que podrían ser útiles para preservar la salud cerebral deben consumirse a través de los alimentos. Señalan que al menos algunos estudios han demostrado que las personas que consumen mariscos tienen un menor riesgo de disminución de la memoria y la capacidad de pensar, así como de padecer la enfermedad de Alzheimer, un beneficio que no se obtiene al tomar omega-3 como suplemento.

No obstante, hay una excepción importante a la precaución general del informe contra los suplementos para la salud cerebral. Se refiere a aquellas personas con deficiencia de vitaminas como B12 o la vitamina B9, también conocida como folato. Tan solo en estos casos, los suplementos podrían ayudar a la salud cerebral. Por ejemplo, la deficiencia de la vitamina B12 ha sido asociada con problemas de la función cognitiva, incluida la demencia.

Cerca del 5 al 15% de los adultos mayores de 50 años en Estados Unidos tienen deficiencia de la vitamina B12, lo que Peterson explica se relaciona frecuentemente con problemas de mala absorción gastrointestinal, y que puede estar influida por factores como la edad. "Podrías tener esta deficiencia y no saberlo", dice, y añadió que una dieta vegana o una cirugía de derivación gástrica, por ejemplo, podrían explicar la poca o mala absorción de la vitamina.

Un análisis de sangre sencillo realizado por tu médico puede determinar si sufres una deficiencia, lo que puede corregirse con suplementos o inyecciones de vitamina B12. Esto pudiera producir una reversión de los síntomas cognitivos.

Además del riesgo de malgastar dinero en algo que no te hará más brillante, el informe también advierte contra "beneficios inciertos o exagerados de algunos suplementos para la salud cerebral", así como posibles impurezas en los productos y etiquetas de ingredientes incorrectas.

Por último, los expertos del GCBH exhortan a aquellas personas con ciertos otros trastornos de salud, como se indica a continuación, a tener "cuidado especial al momento de ingerir suplementos dietéticos".

Personas que toman anticoagulantes o ciertos otros medicamentos. Estos medicamentos incluyen anticoagulantes, medicamentos para el corazón, esteroides y medicamentos que afectan el sistema inmunológico. Los aumentos repentinos en vitamina K, por ejemplo, disminuyen el efecto del anticoagulante Coumadin. En términos más generales, dice Petersen, los suplementos y otros medicamentos que son metabolizados por los órganos como los riñones y el hígado pueden "competir" por una función metabólica limitada, lo que posiblemente podría "afectar los niveles y el desempeño de otros medicamentos que estás tomando".

Personas que están por someterse a una cirugía. El informe cita advertencias del American College of Sugeons de que medicamentos a base de hierbas como la equinácea, el ajo, el ginkgo, el ginseng, la kava, la palma enana americana, la hierba de San Juan y la valeriana pueden aumentar los riesgos durante una cirugía.

Personas que padecen de cáncer. "Algunas vitaminas y suplementos pueden empeorar su condición", escriben los autores, y añaden que las vitaminas antioxidantes como las vitaminas E y C pueden reducir la eficacia de la quimioterapia.

Personas con deterioro cognitivo leve. Aunque admiten que los suplementos de melatonina han demostrado ser al menos algo útiles para ayudar a que muchos boomers mejoren el sueño (lo que a su vez podría ayudar a preservar la salud cerebral), los autores citan estudios que muestran que tomar este suplemento hormonal, si tienes una discapacidad cognitiva, aumenta el riesgo de caídas y pudiera ocasionar otros eventos adversos.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO