Skip to content
 

Vacunas para adultos mayores

Entérese cuáles son para usted, según las recomendaciones de los CDC.

In English | Si la palabra “vacunación” le trae recuerdos de la infancia, tal vez ha llegado el momento de tocar el tema con su médico. No es cosa de niños solamente: todos los adultos —incluso los de 50 años y más— necesitan vacunas. Recientemente, los U.S. Centers for Disease Control and Prevention (CDC, Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU.) han cambiado algunas de las recomendaciones relacionadas con vacunas para adultos. Por tanto, aun cuando crea que está al día con sus vacunas, querrá revisar las vacunas que recomiendan los CDC.

Vea también: Vacúnese contra neumonía y herpes zóster.

Vacunas para adultos mayores.

Fotografía por Jeffrey Hamilton/Getty

La vacunas son importantes, algunas más que otras.

Vacuna contra la gripe

Quiénes la necesitan: Todas las personas mayores de 6 meses de edad, salvo que:

  • Hayan tenido una reacción grave a esta vacuna en el pasado.
  • Sean alérgicos a los huevos.
  • Tengan o hayan tenido el síndrome de Guillain-Barré (en inglés).
  • Tengan fiebre. De ser así, tienen que estar sanos para vacunarse.

Con qué frecuencia: Anualmente.

Observaciones: La gripe mata alrededor de 36.000 personas al año en Estados Unidos, y los adultos mayores se encuentran entre los grupos más vulnerables. Como la vacuna se formula cada año para combatir las cepas de la gripe de esa temporada, debería aplicársela todos los años. Esta vacuna se aplica durante la temporada de gripe, que se extiende de septiembre a marzo. Si usted tiene 50 años o más, no se aplique la vacuna en la versión de espray para la naríz, porque no ha demostrado ser efectiva en mayores de 49 años en los ensayos clínicos que se llevaron a cabo.


Vacunas Td (tétanos y difteria) y Tdap (tétanos, difteria y tos ferina)

Quiénes la necesitan: Todos.

Con qué frecuencia: Una sola vez la Tdap; y una vez cada 10 años el refuerzo de Td (tétanos y difteria).

Observaciones: Si nunca recibió una vacuna Tdap, debería hacerlo ahora, aunque tenga más de 65 años (este es uno de los cambios en las recomendaciones de los CDC). Debido a un incremento en la cantidad de casos de tos ferina —también conocida como tos convulsa— en Estados Unidos, es importante contar con la vacuna Tdap, especialmente las personas que se encuentran en constante contacto con infantes menores de un año de edad. Lo mismo se aplica a padres, abuelos y niñeras y otros que prestan cuidado infantil. Si ya recibió la Tdap en el pasado, debería aplicarse un refuerzo de Td cada 10 años.

Hable con su médico antes de aplicarse la vacuna si usted:

  • Tiene epilepsia u otros problemas del sistema nervioso.
  • Sufrió una severa hinchazón o dolor luego de aplicarse una dosis previa de la vacuna Tdap/Td.
  • Tiene o tuvo el síndrome de Guillain-Barré.

Siguiente: Vacuna contra herpes zóster (culebrilla). »

Vacuna contra el  herpes zóster (culebrilla)

Quiénes la necesitan: Todos los mayores de 60 años.

Con qué frecuencia: Una sola vez.

Observaciones: Recomiendan que la vacuna contra el herpes zóster se aplique a todas las personas mayores de 60 años, independientemente de que en el pasado hayan tenido o no culebrilla —una virulenta y dolorosa erupción provocada por el virus varicela-zóster—, que puede ser particularmente dolorosa en los adultos mayores. Algunos especialistas recomiendan aplicarse la vacuna solo si ya ha tenido varicela. No obstante, los CDC recomiendan que se vacunen todos los mayores de 60 (incluso, cuando no recuerdan haber desarrollado la enfermedad), porque a más del 99 % de los estadounidenses de más de 40 años les ha dado varicela. Además, los casos de culebrilla tienden a ser más graves el paciente es mayor, por lo que los CDC recomiendan esta vacuna para todos los mayores de 60.

No se aplique esta vacuna si:

  • Ha tenido alguna reacción alérgica severa o con riesgo de muerte a la gelatina, el antibiótico neomicina o cualquier otro componente de la vacuna contra la culebrilla.
  • Su sistema inmunológico se encuentra debilitado como consecuencia de:    

        o    VIH/SIDA u otra enfermedad que afecte el sistema inmunológico.
        o    Tratamientos con medicamentos que afecten el sistema inmunológico, como los esteroides.
        o    Tratamientos contra el cáncer, como la radiación o quimioterapia.
        o    Antecedentes de cáncer que afecte la médula ósea o el sistema linfático, como la leucemia o linfoma.
  • Está o podría estar embarazada.

Vacuna MMR (sarampión, papera y rubeola)

Quiénes la necesitan: Los adultos nacidos después de 1956 que no se hayan vacunado o no estén seguros de su situación inmunológica. Las personas nacidas antes de 1957 —el primer año en que comenzó a probarse la vacuna contra el sarampión— por lo general son consideradas inmunes al sarampión y la papera, porque es probable que hayan tenido alguna de estas enfermedades en su infancia. Si no conoce su situación inmunológica, aplíquese un refuerzo.

Con qué frecuencia: Una sola vez.

Observaciones: Debería consultar con su médico antes de aplicarse esta vacuna si:

  • Alguna vez sufrió una reacción alérgica con riesgo de muerte a la gelatina, al antibiótico neomicina o a una dosis previa de la vacuna MMR.
  • Está leve o gravemente enfermo al momento en que debería aplicarse la vacuna.
  • Está o podría estar embarazada  —Además, se aconseja a las mujeres no quedar embarazadas dentro de las cuatro semanas siguientes tras recibir la vacuna MMR—.
  • Tiene VIH/SIDA u otra enfermedad que afecte su sistema inmunológico.
  • Sigue un tratamiento con medicamentos que afecten el sistema inmunológico, como los esteroides.
  • Tiene cualquier tipo de cáncer.
  • Está recibiendo tratamiento oncológico con rayos X o fármacos.
  • Tiene o ha tenido un conteo bajo de plaquetas (un trastorno de la sangre).
  • Ha recibido, hace poco tiempo, una transfusión u otros productos sanguíneos.

Vacuna contra la hepatitis A

Quiénes la necesitan: Los adultos mayores de 50 años o más, que tienen ciertas conductas o hábitos —como relaciones homosexuales si son varones o el uso ilícito de drogas inyectables—, que son considerados de alto riesgo para contraer hepatitis A. Como la enfermedad también se puede transmitir a través del contacto personal, se recomienda la inyección a quienes padezcan de cirrosis o tengan contacto íntimo con individuos con hepatitis A; asimismo, a quienes viajen a regiones con alto índice de la enfermedad.

Con qué frecuencia: Una sola vez, pero aplicada en dos dosis a lo largo de seis o 18 meses.

Observaciones: Es aconsejable vacunarse si usted—o una persona cercana a usted— se encuentra en proceso de adopción de un niño de un país con un alto índice de hepatitis A.

Siguiente: Vacuna contra la hepatitis B. »

Vacuna contra la hepatitis B

Quiénes la necesitan: Las personas de 50 años o más que estén en peligro de contraer hepatitis B. Usted está en peligro de hacerlo si:

  • Tiene relaciones sexuales con parejas que estén infectadas con hepatitis B.
  • Es varón y tiene relaciones sexuales con otros hombres.
  • Tiene más de una pareja sexual.
  • Se inyecta drogas ilícitas.
  • Tiene cirrosis o insuficiencia renal.
  • Es menor de 60 años y tiene diabetes.
  • Tiene un trabajo que lo expone al contacto con sangre humana u otros fluidos corporales.
  • Vive con alguien que tiene contacto con personas infectadas con hepatitis B.
  • Vive o trabaja en instituciones para personas con discapacidades de desarrollo.
  • Recibe diálisis renal.
  • Viaja a países donde es común la hepatitis B.
  • Tiene VIH.

Con qué frecuencia: Los adultos que se apliquen la vacuna contra la hepatitis B deberían recibir 3 dosis: la segunda, 4 semanas después de la primera, y la tercera, 5 meses después de la segunda.

Observaciones: Aplíquese un refuerzo si no está seguro de su situación inmunológica.

No se aplique la vacuna si:

  • Tiene alguna alergia con riesgo de muerte a la levadura o a cualquier otro componente de la vacuna.
  • Tuvo alguna reacción alérgica con riesgo de muerte a la dosis previa de la vacuna.
  • Está leve o gravemente enfermo al momento en que debería aplicarse la vacuna.

Vacuna antimeningocócica

Quiénes la necesitan: Las personas de 50 años o más que nunca se han vacunado. Usted tiene mayor riesgo de desarrollar meningitis si:

  • Está cursando el primer año de universidad y vive en una residencia de estudiantes.
  • Trabaja en un laboratorio en el que está rutinariamente expuesto a la bacteria meningocócica.
  • Se desempeña como soldado en el ejército de Estados Unidos.
  • Viaja (o vive) en una región del mundo donde es común la enfermedad meningocócica, como algunas partes de África.
  • Tiene el bazo dañado o se lo han extirpado.
  • Presenta deficiencia persistente del complemento (un trastorno del sistema inmunológico).
  • Tiene o ha estado expuesto a la meningitis durante un brote.

Con qué frecuencia: Una sola vez.

Observaciones: Si tiene entre 50 y 55 años y nunca ha recibido una vacuna, debería aplicarse la vacuna antimeningocócica conjugada (MCV4), que da inmunidad de por vida. Las personas de 55 años o más deberían recibir la vacuna de polisacárido meningocócico (MPSV4), que otorga de tres a cinco años de inmunidad; esta es la única vacuna antimeningocócica autorizada para mayores de 55. Hable con su médico sobre si debería o no aplicarse esta vacuna si viaja a países con alta incidencia de hepatitis B, si le han extirpado el bazo o tiene determinadas deficiencias sanguíneas.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Lea Esto