Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Skip to content
Content starts here
CLOSE ×

Buscar

Leaving AARP.org Website

You are now leaving AARP.org and going to a website that is not operated by AARP. A different privacy policy and terms of service will apply.

Recuperación de una lesión cerebral traumática

Obtener la ayuda que necesitas requiere mucha coordinación y preparación.


spinner image Kintla Striker sonríe para el lente mientras posa al lado de un río en una ciudad, luego de haber sufrido un traumatismo cerebral
Kintla Striker, profesora de yoga y atención plena, se está recuperando de una lesión cerebral traumática para volver a ser feliz, como se muestra en esta foto de 2016.
SAM STRIKER

Apenas 36 horas después de enterarse de la muerte repentina de su hija adulta, Kintla Striker se desmayó en el piso del baño en medio de la noche. Su esposo, Sam, la encontró inconsciente. Él sacudió a Striker para que despertara y ella vomitó. No podía pararse, caminar o hablar, pero negó con la cabeza cuando Sam le preguntó si se había dado un golpe en la cabeza, y la llevó a la cama.

Cuando se despertó varias horas después, Striker, de 56 años, volvió a vomitar y apenas podía caminar. Un enorme dolor de cabeza y dolor en la parte posterior de la cabeza sugirieron que había sufrido un fuerte golpe cuando se cayó. Se realizó una tomografía computarizada en la sala de emergencias local que no mostró sangrado en el cerebro. Así que regresó a casa con instrucciones para descansar en una habitación oscura, no mirar pantallas y hacer un seguimiento con su médico en unos días.

spinner image Image Alt Attribute

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso inmediato a productos exclusivos para socios y cientos de descuentos, una segunda membresía gratis y una suscripción a AARP The Magazine.
Únete a AARP

Pero no había tiempo para descansar. Durante la semana siguiente —era a finales de junio del 2022—, los Striker volaron a Míchigan, donde su hija había muerto, y luego regresaron a su hogar en Charlottesville, Virginia. Kintla Striker luchó con una gran variedad de síntomas, entre ellos migrañas severas, niebla cerebral, mareos, visión borrosa, problemas de equilibrio, dificultad para enfocarse y resolver problemas, problemas de memoria a corto y largo plazo, sensibilidad a los sonidos y la luz, y dificultad para respirar profundamente.

En una visita de seguimiento unas cuatro semanas después de la lesión, su doctor, un médico general experimentado, quedó perplejo, dice Striker. Cuando revisaron su lista de síntomas, el médico le preguntó si podía discernir: “¿cuánto de esto es duelo y cuánto es una lesión en la cabeza?”. Striker respondió que no sabía, pero que tal vez era principalmente duelo.

“No podía evaluarme bien a mí misma”, dice Striker, maestra de yoga y conciencia plena e investigadora especializada en tratar el estrés traumático. El médico sugirió que consultara a un terapeuta. Striker salió del consultorio médico sin un plan de cuidados para la mayoría de lo que estaba experimentando. En los próximos meses vio de primera mano repetidamente cuán difícil es encontrar atención bien informada y consistente para una lesión cerebral traumática, o LCT.

La experiencia de Striker no es inusual. No existe un protocolo de tratamiento claro para las LCT, principalmente porque los síntomas son tan variados. Eso hace que tanto el diagnóstico como el tratamiento de una lesión cerebral sean inusualmente difíciles.

Como resultado, los doctores a menudo tienen dificultades con el tratamiento de las LCT, ya que pocos médicos generales son expertos en anatomía y función cerebrales, y tampoco tienen amplia experiencia en el tratamiento de casos de LCT. Lo que ha surgido es que la solución óptima para el tratamiento de las LCT es un enfoque coordinado y multiespecialista para “triangular” los desafíos y tratamientos. Eso, sin embargo, puede ser difícil de conseguir en muchos entornos de atención médica.

Lidiar con una variedad de síntomas

“El seguimiento de pacientes con formas más leves de [LCT] es particularmente deficiente”, escribió el Dr. Geoff Manley, profesor de Neurocirugía en la Universidad de California, San Francisco, y sus colegas en un editorial del 2023 en la revista Injury (en inglés). Y para los adultos mayores, “el estándar de atención es demasiado bajo”, dice el Dr. Matthew Peters, profesor adjunto de Psiquiatría y Servicios Conductuales en la Facultad de Medicina de la Universidad de Johns Hopkins.

La caída es, “por mucho, la manera más común en que las personas mayores se golpean la cabeza”, y aunque deben ser monitoreadas atentamente en las horas y los días después de la lesión, es poco común “que las vea cualquier tipo de especialista” después de un golpe en la cabeza. Esto es a pesar del hecho de que una LCT leve, a veces llamada conmoción cerebral, puede causar problemas de salud incapacitantes. Tener múltiples síntomas como los que experimentó Striker es la norma, según un informe de LCT del 2022 de la Academia Nacional de Ciencias. Y esos síntomas pueden persistir durante meses y años después de la lesión.

Seguro

Planes de seguro de la vista de VSP™, de AARP®

Planes de seguro de la vista exclusivos para los socios y sus familias

See more Seguro offers >

Kintla Striker tuvo que investigar para poder encontrar especialistas que abordaran sus síntomas de lesión craneal traumática (LCT). Para facilitar un poco tu experiencia, usa esta lista. Comienza desde arriba y ve bajando. Trata de encontrar a alguien que sea tu coordinador, para que te conecte con especialistas que puedan abordar tus síntomas específicos (enlaces en inglés).

  • Proveedor de atención primaria/geriatra
  • La Brain Injury Association of America (Asociación estadounidense de traumatismo cerebral) ofrece una lista de los recursos en cada estado, el Distrito de Columbia y Puerto Rico
  • National Brain Injury Information Center (Centro nacional de recursos sobre trauma cerebral) Llama al 800-444-6443 o envía un correo electrónico a braininjuryinfo@biausa.org. Conéctate con un especialista en lesiones cerebrales que pueda responder preguntas y ayudarte a encontrar recursos locales de apoyo y rehabilitación.
  • La American Academy of Physical Medicine & Rehabilitation (Academia estadounidense de medicina física y rehabilitación) tiene una herramienta para encontrar un fisiatra o una clínica multidisciplinaria cerca de ti.
  • Centro local de fisioterapia

Cuando varios síntomas posteriores a una LCT requieren varios proveedores de atención médica, ayuda tener un “mariscal de campo” del equipo de atención, un proveedor de salud que puede asesorar y conectar al paciente con otros proveedores para recibir tratamientos útiles. El médico de atención primaria a menudo cumple esta función, aunque el cuidado extenso para la LCT no es una parte estándar de su capacitación. Para una lesión en la cabeza, dice Peters, los geriatras son más propensos a estar al día sobre por qué y cómo monitorear a una persona mayor.

Quienes tienen problemas para encontrar un proveedor con experiencia en el tratamiento de las LCT pueden comunicarse con el capítulo estatal de la Asociación Americana de Trauma Cerebral (BIAA, enlace en inglés), o llamar o enviar un correo electrónico al Centro Nacional de Recursos sobre Trauma Cerebral de la BIAA. Greg Ayotte, director de servicios al consumidor de la BIAA, ve dos situaciones comunes entre los adultos mayores. Primero, una persona se cae, se golpea la cabeza y tiene otra lesión, como un hueso roto. Mientras los médicos se ocupan de los otros problemas, “la lesión cerebral se pasa por alto”, dice. En segundo lugar, “los problemas de lesiones cerebrales se consideran ‘demencia’ o algún otro deterioro cognitivo relacionado con la edad, y no se sugiere ningún seguimiento”. 

Varios caminos para tratamientos

A Peters le complace ver que el cuidado para las LCT está comenzando a ocurrir en clínicas multidisciplinarias para caídas, a menudo supervisadas por un fisiatra. Estos médicos están capacitados en medicina física y rehabilitación, y están familiarizados con fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales, patólogos del habla y del lenguaje, terapeutas de comportamiento y otros especialistas. Aunque todavía no están generalizadas en todo el país y no están tan reguladas como otras clínicas médicas, el “marco de rehabilitación” de las clínicas multidisciplinarias tiene como objetivo lograr una “mejora, incluso si eso no te lleva a una ‘cura’”, dice Peters.

En noviembre del 2023, Striker visitó el Concussion Care Centre of Virginia en Richmond, una de esas clínicas multidisciplinarias, para una evaluación con Jacqueline Theis, una neuroptometrista. Theis se especializa en ayudar a pacientes con problemas visuales debido a lesiones cerebrales traumáticas y otras lesiones y enfermedades neurológicas.

La cita de Striker con Theis fue más de un año después de que la LCT ocurriera en junio del 2022. Pero Theis dice que el período de tiempo desde la lesión no debe disuadir a nadie de buscar tratamiento. “Existe ese adagio de que solo tienes un año después de la lesión cerebral para mejorar”, dice. “Eso no es correcto”.

Cuando las personas piensan que no hay esperanza de mejorar, no se molestan en buscar tratamiento. Ella reconoce que los ojos “mejorarán más rápido” si el tratamiento comienza más cerca de cuando ocurrió la lesión. Pero la mayoría de las personas que Theis y sus colegas atienden fueron lesionadas meses o años antes. “Solo porque han pasado años”, dice, “no significa que no mejoran”.

La edad de una persona tampoco debe tener tanta importancia, dice Theis. Cuando a sus pacientes mayores de 65 años les preocupa ser demasiado mayores para mejorar, les dice que si pueden encontrar el tiempo para hacer rehabilitación, vale la pena. La telesalud puede ayudar a que la atención continua sea más accesible.  Theis dice que su examen inicial se hace mejor en persona y que es sincera con sus pacientes en cuanto a no poder hacer todo lo que puede hacer en persona en una videollamada, pero todavía puede hacer mucho. La rehabilitación de lesiones cerebrales a veces implica muchas citas durante un largo período de tiempo. La telesalud hace posible ese tipo de compromiso, lo que aumenta el acceso a profesionales especializados como Theis, especialmente para las personas que no viven cerca de grandes áreas metropolitanas o que necesitan de otros para el transporte.

Una combinación creativa de terapias

En algunas partes del país, los profesionales mejor posicionados para ayudar no son necesariamente médicos. Muchas áreas rurales tienen excelentes grupos de fisioterapia que probablemente estén familiarizados con buenos terapeutas ocupacionales y patólogos del lenguaje del habla locales que pueden ayudar a guiar la recuperación de un paciente con LCT, dice Peters.

Tal vez no tengan capacitación específica en la rehabilitación de lesiones cerebrales, pero “tienen conocimientos y sabrán a dónde dirigirte”, y pueden elaborar un plan, dice. “Por lo general, solo se necesita un buen proveedor para comenzar a desarrollar tu equipo”. Cada paciente va a verse un poco diferente, dice, así que para que los profesionales médicos elaboren un plan de cuidados deben “ser creativos, innovadores y reflexivos”.

Mucho antes de su propia lesión, Striker trajo una mentalidad multidisciplinaria similar a su propio trabajo para ayudar a las personas a recuperarse de eventos traumáticos, como trauma relacionado con el combate, agresión sexual y pérdida inesperada. Ella ve muchas superposiciones con la recuperación de una LCT. Ella llama su travesía, que ahora está llegando al segundo año, “autodirigida” y “a veces difícil económicamente”. Al reflexionar sobre lo que ha sido más útil, Striker cita las cosas que aprendió de su investigación para ayudar a otros a recuperarse del estrés traumático. Ella hace movimiento consciente, practica la gratitud, duerme lo suficiente, toma suficiente agua, tiene buena nutrición, y pasa tiempo en la naturaleza y con amigos, especialmente con su esposo, Sam.

Quiere que otras personas que se recuperan de una LCT leve sepan que “esforzarte un poco no te va a romper el cerebro, aunque así es exactamente como se siente”. Una de sus mejoras más significativas es que ahora le toma mucho menos tiempo recuperarse de los ejercicios de rehabilitación. La clave para ella ha sido aprender a equilibrar las tareas que pueden aumentar los síntomas a corto plazo con el descanso restaurador. Por encima de todo, Striker se siente empoderada a no afligirse por lo que sucedió, sino a concentrarse en lo que va a hacer en el futuro.

Discover AARP Members Only Access

Join AARP to Continue

Already a Member?