Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Skip to content
Content starts here
CLOSE ×

Buscar

Leaving AARP.org Website

You are now leaving AARP.org and going to a website that is not operated by AARP. A different privacy policy and terms of service will apply.

Cómo solucioné mi gran problema de próstata

La mayoría de los hombres sufrirán un agrandamiento de la próstata en algún momento de su vida. Un hombre relata su experiencia para encontrar alivio.


spinner image Una manguera de patio con un nudo
NICK FERRARI PHOTOGRAPHY

Tenía 61 años y estaba a la merced de mi próstata.

No podía viajar a ninguna parte si no sabía dónde estaba el baño más cercano. Las situaciones de urgencia aparecían de la nada y pasaba las noches entre el dormitorio y el baño. Hablé con un urólogo que me dijo que, a mi edad, probablemente se trataba de un agrandamiento de la próstata; en términos médicos, hiperplasia prostática benigna (HPB).

spinner image Image Alt Attribute

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso inmediato a productos exclusivos para socios y cientos de descuentos, una segunda membresía gratis y una suscripción a AARP The Magazine.
Únete a AARP

La próstata es la glándula masculina del tamaño de una nuez que produce el semen. A medida que envejecemos, es frecuente que aumente de tamaño y, como rodea a la uretra (el conducto que transporta la orina fuera del cuerpo), puede obstruir su flujo. La hiperplasia prostática benigna puede provocar la sensación de que la vejiga está siempre llena, hasta cuando uno acaba de orinar y puede dificultar el inicio del flujo de orina.

El urólogo me ofreció un medicamento recetado para tratar mis síntomas. Pero no quería agregar otro medicamento a mi creciente régimen diario, así que decidí primero experimentar con suplementos a base de hierbas utilizados durante mucho tiempo en las culturas tradicionales para la salud urinaria masculina: extractos de plantas como la palma enana americana y el cardo mariano. Al cabo de un par de semanas noté menos síntomas, pero el problema fue empeorando poco a poco hasta que quedó claro que necesitaba una solución diferente.

"No tenemos datos confiables que respalden los suplementos", afirma el Dr. Naren Nimmagadda, profesor adjunto de urología de la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins de Baltimore. Sin embargo, añade: "Si las personas los usan y me dicen que tienen beneficios, no les digo que los dejen".

Hay muchas cosas que la ciencia no ha descubierto sobre la hiperplasia prostática benigna, como qué la causa, por qué es más frecuente en occidente que en países asiáticos como China y Japón, y por qué puede ser más frecuente entre los hombres negros. "La genética, el estilo de vida y los factores ambientales pueden desempeñar un papel", afirma el Dr. Thomas Chi, profesor de Urología de la Universidad de California en San Francisco.

Lo que sí se sabe es que la década de vida de un hombre se corresponde casi exactamente con la probabilidad de que sufra un agrandamiento de próstata. "El 50% de los hombres de 50 años, el 60% de los de 60, el 70% de los de 70 y así sucesivamente tendrán agrandamiento prostático", afirma el Dr. Tobias S. Kohler, urólogo de Mayo Clinic. Sin embargo, señala que solo la mitad tendrán síntomas, porque no es solo el tamaño de la próstata lo que causa la obstrucción, sino también su arquitectura (es decir, cómo está configurada alrededor de la uretra).

spinner image membership-card-w-shadow-192x134

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.

Busqué a otro urólogo, que me hizo pruebas para confirmar el diagnóstico y determinar hasta qué punto la próstata interfería en mi función urinaria. En primer lugar, completé un cuestionario. Después hice una prueba de caudal, en la que oriné en un embudo para medir la fuerza del chorro. Luego me hicieron una ecografía para ver cuánta orina me quedaba en la vejiga.

Y por último, una cistoscopia. El médico me explicó que introduciría instrumentos especializados a través del pene hasta la uretra para llegar a la próstata y a la vejiga. Se puede hacer con sedación ligera, pero no gracias: elegí la sedación completa, porque la idea de que algo entrara "ahí" me asustaba francamente.

Salud y bienestar

Target Optical

Descuento de un 50% al comprar un par de anteojos adicional y un descuento de $10 en anteojos y lentes de contacto

See more Salud y bienestar offers >

La cistoscopia es esencial para descartar el cáncer de próstata. La hiperplasia prostática benigna comúnmente hace que aparezca sangre en la orina o que aumente el nivel de PSA (antígeno prostático específico) en el organismo. Resulta que ambos son también síntomas del cáncer de próstata. Y la hiperplasia prostática benigna puede complicar el tratamiento del cáncer de próstata, dice el Dr. Adam S. Feldman, director de Investigación Urológica del Massachusetts General Hospital, en Boston. La resonancia magnética (MRI) de próstata se utiliza a menudo para determinar con precisión el tamaño de la próstata, información importante para tomar una decisión sobre el tratamiento más adecuado.

Cuando se confirmó la hiperplasia prostática benigna, empecé el tratamiento con el medicamento para la disfunción eréctil tadalafil (Cialis), que también está aprobado por la FDA para tratar el agrandamiento de la próstata porque relaja los músculos de la próstata y la vejiga, con lo que se reduce la presión sobre la uretra. El siguiente tratamiento fue la tamsulosina (Flomax), que también relaja los músculos de la próstata y disminuye el estrangulamiento de la uretra por la glándula. Un inconveniente de este y otros medicamentos alfabloqueantes similares es que sus efectos secundarios pueden incluir la eyaculación retrógrada. Chi dice que "por lo general, no es perjudicial y no requiere tratamiento", pero el llamado orgasmo seco puede ser perturbador y acabar con la fertilidad del hombre.

Cuando los síntomas no respondieron al tratamiento, llegó el momento de explorar otras opciones, es decir, la cirugía.

"Aunque los procedimientos quirúrgicos pueden suponer un gran salto para algunos hombres, la eficacia es mucho mayor que la de los medicamentos", afirma el Dr. R. Charles Welliver Jr., profesor asociado de Urología y director de Salud Masculina del Albany Medical College, en Albany, Nueva York.

spinner image membership-card-w-shadow-192x134

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.

Existen esencialmente dos opciones de cirugía:

  • Resección transuretral de la próstata (RTUP), en la que se corta el tejido prostático mediante un dispositivo que se introduce en la uretra. Las ventajas: alivia los síntomas rápidamente y la mayoría de los hombres experimentan un flujo de orina mucho más fuerte al cabo de unos días. Pero su impacto en el sexo puede ser importante ya que tal vez provoque eyaculación retrógrada, y la disfunción eréctil es un resultado raro, pero puede presentarse. 
  • Tratamiento quirúrgico mínimamente invasivo (MIST), que abarca distintos procedimientos ambulatorios, como intervenciones quirúrgicas, láser e incluso tratamientos con vapor. Aunque es mucho menos probable que provoquen disfunción sexual, no se consideran soluciones permanentes, porque la próstata sigue creciendo después de la intervención. "Sin duda, preservamos la función eyaculatoria", afirma la uróloga Amy E. Krambeck, de Northwestern Medicine, en Chicago. "Pero las tasas de repetición del tratamiento son excepcionalmente altas".

Decidirse por un procedimiento se reduce esencialmente a una pregunta, dice Krambeck: "¿Quiero arriesgarme a tener otra operación y conservar la eyaculación, o dejar de eyacular y no tener que preocuparme de otra operación?" Como para mí era prioritario mantener la función sexual, elegí una intervención MIST, que consiste en sujetar los lóbulos de la próstata para abrir la uretra. Normalmente no abre la uretra tan completamente como la RTUP, pero tiene un historial excelente de preservación de la erección y la eyaculación.

Después de un año de la intervención, me complace decir que mis síntomas urinarios han mejorado mucho y que mis facultades sexuales permanecen intactas. Y aunque no orino con la intensidad de una manguera de bomberos, tampoco tengo urgencias. Los seis urólogos que entrevisté dicen que es normal que los hombres (y las mujeres) de más de 60 años se despierten al menos una o dos veces por la noche para orinar. Pero algunas noches no tengo que levantarme en absoluto.

¿Necesitaré otra intervención algún día? Tal vez. Por ahora, estoy contento de haber dejado de estar a la merced de mi próstata.

Discover AARP Members Only Access

Join AARP to Continue

Already a Member?

spinner image membership-card-w-shadow-192x134

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.