Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Skip to content
Content starts here
CLOSE ×

Buscar

Leaving AARP.org Website

You are now leaving AARP.org and going to a website that is not operated by AARP. A different privacy policy and terms of service will apply.

¿Eres adicto a la comida chatarra?

Uno de cada ocho adultos mayores muestra señales de adicción a los alimentos ultraprocesados. Te compartimos cómo estas bombas de azúcar y grasa afectan el cerebro y el cuerpo.


spinner image Comida chatarra que incluye donas, pizza, soda, galletitas y papas fritas colgando de anzuelos
DOUG CHAYKA

Michael Prager es adicto a la chatarra. Es decir, la comida chatarra.

Después de comer una pizza congelada, una barra de chocolate o un pastel, le duele la cabeza. Le comienza a sudar la cara y el cuerpo. Entonces, comenzará a tener ganas de comer de nuevo.

spinner image Image Alt Attribute

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso inmediato a productos exclusivos para socios y cientos de descuentos, una segunda membresía gratis y una suscripción a AARP The Magazine.
Únete a AARP

Prager, de 65 años, periodista jubilado y autor en Arlington, Massachusetts, no es el único. Uno de cada ocho adultos de 50 a 80 años muestra señales de adicción a los alimentos ultraprocesados, o lo que llamamos comida chatarra —gaseosas azucaradas, papitas saladas, comida rápida grasosa, por ejemplo—, según un informe del 2023 (en inglés) de la Encuesta nacional sobre el envejecimiento saludable, patrocinada por AARP. Casi la mitad de los adultos mayores experimentan al menos un síntoma de adicción a la comida chatarra, como antojos intensos, incapacidad para dejar de comer una vez comienzan o síntomas de abstinencia cuando intentan resistirse.

“De la misma manera que tomar ese primer sorbo de alcohol puede hacer que [algunas personas] quieran más, vemos que ocurre lo mismo con estos alimentos”, dice Ashley Gearhardt, directora del Food and Addiction Science & Treatment Lab de la Universidad de Míchigan.

Adictiva a propósito

El término “ultraprocesado” se refiere a los alimentos que se han alterado por la adición de agentes de sabor, conservantes, colorantes de alimentos y otros aditivos, y grasas y carbohidratos refinados que han sido despojados de fibra y otros nutrientes para mejorar la textura y la apariencia.

Desde las barras de chocolates, las papas fritas y las galletas hasta los pasteles, estos alimentos se han creado con la intención de que sigas consumiéndolos. Y son económicos. “Los alimentos saludables son mucho más costosos y hay personas que no pueden costearlos”, dice la Dra. Nora Volkowe, especialista en adicción y directora del Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas, de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH).

spinner image membership-card-w-shadow-192x134

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.

El organismo ultraprocesado

Casi el 60% de las calorías consumidas por las personas en Estados Unidos provienen de alimentos ultraprocesados.

Salud y bienestar

Target Optical

Descuento de un 50% al comprar un par de anteojos adicional y un descuento de $10 en anteojos y lentes de contacto

See more Salud y bienestar offers >

Esa cifra ayuda a explicar por qué Estados Unidos tiene la tasa de obesidad más alta del mundo. Un estudio de este año encontró que incluso cuando las personas consumen la misma cantidad de calorías, quienes comen alimentos ultraprocesados en vez de alimentos con alto contenido de fibra absorben más calorías, un promedio de 116 calorías adicionales al día. Una de las razones es que nuestros microbiomas intestinales también consumen calorías, pero los alimentos ultraprocesados se digieren tan rápido que sus calorías nunca llegan al intestino grueso, hogar del microbioma. “Solo se necesitan unas 200 o 300 calorías adicionales al día para ver el riesgo de un aumento excesivo de peso y enfermedades relacionadas con la dieta”, dice Gearhardt. Estos alimentos también se han relacionado con el aumento de la inflamación crónica, la enfermedad subyacente detrás de la obesidad, las enfermedades cardíacas, la enfermedad de Alzheimer, la diabetes y más.

El cerebro y la comida chatarra

Debido a que los alimentos ultraprocesados se digieren tan rápido, los investigadores en el campo dicen que la respuesta del cerebro a una barra de chocolate o unas papitas es más similar a la respuesta que vemos con la nicotina y el alcohol. Pero es posible superar la adicción a la comida chatarra. Los grupos de apoyo, entre ellos Overeaters Anonymous, pueden ayudar, dice Gearhardt. La terapia cognitiva conductual puede ayudar a los adictos a la comida chatarra a encontrar métodos útiles para sobrellevar sus antojos, y el asesoramiento nutricional puede ayudar a trazar alternativas saludables a los alimentos ultraprocesados. También está la abstinencia. Eso fue lo que finalmente funcionó para Prager, quien eliminó la azúcar refinada y la harina de su dieta, además de recibir terapia por su adicción. “Mi vida sin [la comida chatarra] es mucho mejor”, dice. “Cuando la evito, soy más feliz”.

Nuestro plan de supervivencia para la comida chatarra

Estos pequeños pasos pueden tener un gran impacto en el consumo de los alimentos ultraprocesados

  • Espera a que pase. Como una ola, los antojos se desarrollan y luego desaparecen, dice la psicóloga Shenelle A. Edwards Hampton. Con el tiempo, las olas desaparecerán.
  • Evita los desencadenantes. Ten en cuenta qué entornos o situaciones desencadenan tus antojos de comida, como ver maratones de televisión, y si es posible, evítalos.
  • Busca la conveniencia. Tiene que significar que no es saludable. Las lentejas vienen precocinadas; el arroz integral se puede cocinar en un minuto en el microondas.
  • No saltes las comidas. El hambre te hará más vulnerable a los antojos. Intenta comer tres comidas mínimamente procesadas al día para reducir comer en exceso y sin sentido.

Discover AARP Members Only Access

Join AARP to Continue

Already a Member?

spinner image membership-card-w-shadow-192x134

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.