Skip to content
 

Lo que debes saber sobre el tratamiento de las varices

Cómo encontrar alivio —e incluso eliminar— este trastorno común.

Piernas de una persona con venas varicosas

EKATERINA REKINA / GETTY IMAGES

In English

Para algunas personas que tienen varices, el deseo de deshacerse de ellas va más allá de la estética. Los vasos sanguíneos retorcidos, en forma de cuerda, que sobresalen justo por debajo de la superficie de la piel, pueden causar síntomas como dolor, hinchazón y una sensación de pesadez que interfiere con las actividades diarias. En casos raros, pueden incluso aumentar el riesgo de problemas de salud graves, como úlceras en las piernas y coágulos sanguíneos.

"Para muchas personas, las varices no son un problema", dice el doctor Gray Lyons, profesor adjunto de Radiología Intervencionista y Vascular de la Facultad de Medicina de Johns Hopkins. Pero si comienzan a afectar tu calidad de vida, dice, "debes consultar con un médico".


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Hay varias opciones para tratar las varices, una enfermedad que afecta a un tercio de los adultos. Los cambios simples en el estilo de vida pueden ayudar a aliviar la incomodidad y, si no lo hacen, tu médico puede recomendar uno de varios procedimientos médicos.

¿Qué son las varices?

Las varices, o venas varicosas, ocurren cuando las válvulas de una vena se debilitan. (El propósito de estas válvulas es transportar la sangre del organismo de regreso al corazón).

Al principio de lo que se conoce como la vena safena mayor —la vena más larga del cuerpo— "hay una válvula que funciona como una puerta", dice el doctor Windsor Ting, especialista en venas de Mount Sinai Hospital y profesor de Cirugía en la Facultad de Medicina Icahn del Mount Sinai Health System. En las varices, que aparecen con mayor frecuencia en la parte inferior de las piernas, esta puerta no se cierra completamente, explica Ting. "Entonces, cuando alguien con venas varicosas se pone de pie, la sangre fluye de regreso a la vena safena", agrega.

Con el tiempo, la vena se agranda y toda la presión de la sangre acumulada puede hacer que se tuerza.

Las varices suelen ser más comunes en las mujeres, especialmente en las que han estado embarazadas, debido a una hormona que "permite al cuerpo estirarse para adaptarse al embarazo", dice Lyons. "Esta hormona natural tiene el efecto secundario de debilitar las válvulas en las venas de las piernas, lo que te predispone a desarrollar varices en el futuro".

El sobrepeso, los antecedentes familiares y el hecho de pasar mucho tiempo sentado o de pie también pueden aumentar el riesgo de que una persona desarrolle varices. La edad también puede influir.

"A medida que envejecemos, el revestimiento exterior de nuestras venas, especialmente las que están cerca de la superficie de la piel, se debilita debido a muchos factores, incluida la exposición al sol", explica Mitchel P. Goldman, dermatólogo de San Diego y autor de Sclerotherapy: Treatment of Varicose and Telangiectatic Leg Veins. El desgaste de las válvulas de una vena a lo largo de los años también contribuye.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


¿Cómo se tratan?

Dependiendo de la gravedad de tu situación, tu médico puede recomendarte que pruebes algunas cosas en casa antes de pasar a otras intervenciones.

Elevar las piernas, evitar estar de pie mucho tiempo y usar medias de compresión para mantener la sangre en movimiento, puede aliviar los síntomas e incluso evitar que empeoren, según las pautas (en inglés) publicadas en la revista American Family Physician. Y aunque la evidencia no es ni mucho menos concluyente, una revisión de los estudios (en inglés) publicada en la Cochrane Database of Systematic Reviews sugiere que los flebotónicos, una clase de medicamentos elaborados a partir de plantas y compuestos sintéticos similares, pueden mejorar la circulación sanguínea.

Sin embargo, para eliminar las varices, tu médico puede sugerirte una de las siguientes opciones.

  • Terapia con láser y terapia de luz pulsada. Con estos tratamientos realizados en el consultorio, tu médico utiliza rayos láser de alta intensidad o luz pulsante intensa para dañar el interior de la vena, provocando su colapso. (No te preocupes: el flujo de sangre de las venas destruidas o extirpadas se redirige naturalmente a otras venas sanas cercanas).
  • Escleroterapia. Este es otro tratamiento ambulatorio que consiste en inyectar líquido o espuma en la vena afectada para cerrarla. Un estudio reciente (en inglés) publicado en la revista Phlebology sugiere que una combinación de escleroterapia y otro tipo de tratamiento llamado termocoagulación por radiofrecuencia, que utiliza el calor para destruir el tejido, proporciona mejores resultados estéticos que la escleroterapia por sí sola.
  • Cirugía. Para las personas con venas varicosas avanzadas o rebeldes que no responden a los tratamientos anteriores, puede ser necesario recurrir a los procedimientos quirúrgicos como la flebectomía (donde se extraen las venas varicosas más pequeñas mediante pequeñas perforaciones en la piel) o la extirpación venosa (cuando se hacen dos incisiones en la pierna y luego se saca toda la vena a través de una incisión cerca de la ingle), dice Lyons, "aunque esto puede ser incómodo y causar cicatrices menores".

Si tienes una enfermedad cardíaca o vascular, asegúrate de decírselo a tu médico antes de someterte al tratamiento de las varices. Una vena que suele destruirse durante el tratamiento es la vena safena mayor, señala Lyons. Y aunque esta vena se puede extraer de forma segura para tratar las varices, se suele utilizar en las cirugías de derivación, por lo que no se debe extirpar si existe una alta probabilidad de que la necesites en el futuro, dice.

También es importante tener en cuenta que "la mayoría de los proveedores de seguros requieren una prueba de terapia de compresión (usar medias de compresión) antes de que se puedan considerar opciones médicas más invasivas", dice Lyons. Además, es más probable que se apruebe la cobertura del seguro si tus varices no son solo una preocupación cosmética, sino que causan dolor, hinchazón u otros síntomas.

Cuando se trata de la recuperación, los tratamientos no quirúrgicos tienden a tener tiempos de recuperación más rápidos que la cirugía, y las complicaciones —como el entumecimiento, las úlceras en la piel y los hematomas o la sensibilidad— son relativamente bajas.

Los pacientes que optan por la extirpación de las venas o la flebectomía pueden tener que usar medias de compresión después del tratamiento y pueden experimentar algo de tensión o molestias durante algunas semanas, dice Lyons.

¿Puedes omitir el tratamiento? 

Eso depende. Las venas varicosas generalmente no se asocian con riesgos graves para la salud, pero dado que pueden causar calambres o hinchazón en las piernas, pueden afectar tu calidad de vida, interfiriendo en todo, desde la ropa que usas hasta la forma en que realizas tareas cotidianas, como la compra en el supermercado. "Por lo general, tratamos las varices cuando los pacientes tienen síntomas", señala Ting.

Para un pequeño número de personas con varices, este trastorno supone un riesgo importante de padecer enfermedades vasculares como la trombosis venosa profunda, que se produce cuando se forma un coágulo de sangre en una o varias venas profundas del cuerpo, normalmente en las piernas. Si te encuentras entre esta minoría escasa, es probable que tu médico te sugiera que te sometas al tratamiento de las varices más adecuado para ti.

¿Qué son las arañas vasculares?

Las arañas vasculares son similares a las varices: ambas son causadas por válvulas defectuosas y requieren los mismos tratamientos. Aun así, hay algunas diferencias entre ellas.

  • Las arañas vasculares tienden a ser más pequeñas.
  • Suelen ser de color rojo.
  • Las arañas vasculares no hacen que la piel se abulte.
  • Suelen aparecer en las piernas o en la cara.

Fuente: Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos