Skip to content
 

Guía de vacunas para adultos mayores

La polio ha vuelto. ¿Necesitas una vacuna?

El virus ha vuelto a aparecer en EE. UU., y los expertos están atentos a su posible propagación.

Gráfico del virus que causa la polio

KATERYNA KON/SCIENCE PHOTO LIBRARY / GETTY IMAGES

In English

La polio prácticamente se ha relegado a los libros de historia desde 1979, cuando el virus que puede causar parálisis permanente y la muerte se eliminó de Estados Unidos, gracias a las vacunas altamente exitosas.

Pero el poliovirus ha reaparecido. Recientemente, las autoridades de salud pública lo detectaron en aguas residuales en la ciudad de Nueva York, lo que sugiere que probablemente está circulando en el área. Y en julio, el primer caso de polio (en inglés) en casi una década —el cual causó parálisis— se identificó en un hombre no vacunado en una comunidad justo al norte de la ciudad, a lo largo del río Hudson.

La Dra. Mary T. Bassett, comisionada de salud del estado de Nueva York, calificó los hallazgos como “alarmantes”, ya que “por cada caso de poliomielitis paralítica que se identifica, puede haber cientos más sin detectar”.


Oferta especial de la membresía de AARP durante la Semana Cibernética. Únete a AARP - Solo $9 al año cuando te inscribes por un período de 5 años.


Eso se debe a que la mayoría de las personas que se infectan con poliovirus no tienen síntomas visibles; aproximadamente 1 de cada 4 padece una enfermedad similar a la gripe. Una proporción mucho menor de personas con una infección de poliovirus padecen síntomas más graves que afectan el cerebro y la médula espinal, y pueden provocar parálisis y muerte, dicen los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

La buena noticia es que, si ya te vacunaste —incluso si fue hace décadas—, no debes preocuparte tanto sobre estos últimos descubrimientos, dice Svea Closser, profesora adjunta de Salud Internacional en la Facultad de Salud Pública Bloomberg de Johns Hopkins. La vacuna es muy eficaz en las personas completamente vacunadas, pues brinda al menos un 99% de protección contra la polio. Y los expertos esperan que los efectos sean duraderos.

El personal del hospital examina a un paciente en un pulmón de hierro

SMITH COLLECTION/GADO/GETTY IMAGES

Personal de un hospital examina a un paciente en un pulmón de hierro durante la epidemia de polio en 1960.

“No hemos tenido un caso en una persona adulta vacunada en Estados Unidos durante muchas décadas”, dice Closser. “Si te vacunaron completamente de niño, no hay motivo para preocuparse por eso en este momento”.

Los CDC dicen que la mayoría de los adultos en Estados Unidos se vacunaron de niños (la vacuna se ofreció por primera vez en 1955), y eso sigue ocurriendo. Datos federales muestran que casi el 93% de los niños se vacunan contra la polio antes de cumplir 2 años. Aun así, una parte de la población sigue siendo vulnerable a una enfermedad viral que en un momento paralizó a más de 15,000 personas en Estados Unidos cada año.

¿Cómo sabes si estás protegido?

Las personas completamente vacunadas han recibido cuatro dosis de la vacuna, que una vez se administró por vía oral y ahora se inyecta. Si estás parcialmente vacunado, lo que significa que solo has recibido una o dos dosis, las autoridades de salud pública dicen que debes recibir las dosis restantes, sin importar cuánto tiempo haya pasado.

Y si no has sido inmunizado, debes recibir la vacuna contra la polio, recomiendan los expertos. Solo necesitas tres dosis si inicias la serie como adulto. 

¿No estás seguro de tu estado de vacunación? Lamentablemente, no hay una organización nacional que mantenga estos registros. Los CDC sugieren preguntar a familiares por tu historial de vacunación o revisar libros de recuerdos u otros documentos guardados. Si sabes dónde te vacunaron de niño, algunos consultorios médicos conservan esa información, al igual que algunos departamentos estatales de salud pública (en inglés).

Si todavía no consigues tus registros de vacunación y es algo que te preocupa, los CDC dicen que es seguro repetir las vacunas, y la vacuna contra la polio tiene efectos secundarios mínimos (en inglés), como dolor y enrojecimiento en el lugar de la inyección. Hay un refuerzo contra la polio, pero solo lo necesitan los adultos completamente vacunados que tienen un mayor riesgo de contraer el poliovirus. Las personas que deben recibir el refuerzo incluyen:

  • Individuos que viajan a un país donde el riesgo de contraer la polio es mayor
  • Los trabajadores de laboratorio que pueden estar expuestos a muestras de poliovirus
  • Los trabajadores de la salud que atienden a pacientes que tienen o podrían tener polio

Habla con tu médico de atención primaria si te encuentras en una de estas categorías y te interesa recibir el refuerzo.

Los adultos mayores tienen un papel importante que desempeñar

Si bien no es necesario que la mayoría de los adultos mayores se estresen por las últimas noticias sobre la polio, Closser dice que no están completamente libres de responsabilidad. Al conocer de primera mano los peligros de la polio, “tienen el papel muy importante de asegurarse de que sus nietos se vacunen” para que no regrese la circulación más generalizada.

“La polio no fue un gran problema durante mi infancia. No tengo una conexión emocional con la enfermedad. Pero los adultos mayores en nuestro país la recuerdan y crecieron con ella. Recuerdan lo aterradora y perjudicial que puede ser. Por lo tanto, tienen el papel único de hablar con otras personas sobre lo importante que es vacunarse contra la polio”, dice Closser.

Según los CDC, los niños deben comenzar la serie de vacunas contra la polio cuando tienen 2 meses y volver a recibir las otras tres vacunas cuando tienen 4 meses, entre 6 y 18 meses, y entre 4 y 6 años.

El virus —que se establece en la garganta y los intestinos, y también puede invadir el sistema nervioso— es muy contagioso y es “realmente eficaz para encontrar a las personas no vacunadas”, dice Closser. La evidencia de que el virus está circulando en algunos vecindarios de Nueva York significa que las tasas de vacunación en esa zona no son lo suficientemente altas como para detener la transmisión, dice.

Un médico administrando vacunas a los trabajadores de la salud en 1957

BOB BEEGLE / GETTY IMAGES

Un médico administra la vacuna contra la poliomielitis a las enfermeras y otro personal del hospital en 1957.

Aproximadamente el 86% de los niños de entre 6 meses y 5 años en la ciudad de Nueva York han recibido tres dosis de vacunas contra la polio, aunque ese número es menor en ciertos vecindarios. Y en el condado de Nueva York donde se identificó el caso, la tasa de vacunación contra la polio es de alrededor del 60%, según el Departamento de Salud de la ciudad de Nueva York.

El poliovirus todavía circula en dos países, Afganistán y Pakistán, aunque los casos han estado apareciendo en otras áreas del mundo. No existe una cura ni un tratamiento específico para la polio.

“La polio es completamente prevenible y su reaparición debería ser un llamado a la acción para todos”, dijo el Dr. Ashwin Vasan, comisionado de Salud de la ciudad de Nueva York.

Rachel Nania escribe sobre atención médica y políticas de salud para AARP. Anteriormente fue reportera y editora de WTOP Radio en Washington, D.C. Recibió un Premio Gracie y un Premio Regional Edward R. Murrow, y también participó en un programa sobre demencia con la National Press Foundation.