Skip to content
 

El eco de la polio

Surgen nuevas preocupaciones para los sobrevivientes de la enfermedad.

Varias fotos históricas sobre la polio

ILUSTRACIÓN FOTOGRÁFICA DE JOAN WONG; FOTOS (DE IZQUIERDA A DERECHA): FRANCIS MILLER / THE LIFE PICTURE COLLECTION VIA GETTY IMAGES; ANTHONY CALVACCA / ARCHIVOS POSTALES DE NUEVA YORK / NYP HOLDINGS INC. A TRAVÉS DE GETTY IMAGES; PHOTOQUEST / GETTY IMAGES; CRÓNICA DE JOHN MCBRIDE / SAN FRANCISCO VIA GETTY IMAGES

In English | Si eras un niño en la década de 1950, la poliomielitis era la enfermedad más aterradora del mundo. Golpeó de manera errática. Podías quedar paralizado. Podías morir. Simplemente... te contagiabas. Y yo me contagié.

Mi caso fue leve, afectó solo los músculos de mi pierna izquierda. Y en los meses siguientes, la pierna comenzó a responder nuevamente a las órdenes de mi cerebro; al igual que sucedió con muchos pacientes de polio, mi sistema nervioso reorganizó el cableado del cerebro y estableció nuevas conexiones para ayudar a superar el daño. Aprendí de nuevo a montar bicicleta, saltar a la cuerda y jugar a la rayuela sin caerme. Pero la polio no había terminado su tarea conmigo, ni con millones de otras personas. Tenía otro truco escondido bajo la manga.

La poliomielitis ataca de nuevo

El síndrome pospolio —el nombre que reciben los trastornos neurológicos que ocurren décadas después en personas que alguna vez tuvieron polio— se asocia con una amplia variedad de síntomas, muchos de los cuales son similares a los de la poliomielitis infantil: debilidad, fatiga y dolor muscular (consulta la lista a la derecha). Las diferentes combinaciones de síntomas y niveles de gravedad hacen que el diagnóstico del síndrome pospolio sea aún más difícil.

En un informe del 2006, la organización Post Polio Health International proyectó que para el 2021 habría 230,000 sobrevivientes de polio en Estados Unidos. Los investigadores estiman que entre el 40 y el 50% de ellos podrían presentar un síndrome pospolio, lo que significa que alrededor de 100,000 adultos mayores podrían sufrir esta enfermedad secundaria.  

Los síntomas

  • Debilidad, generalmente en los músculos que se vieron afectados por la poliomielitis
  • Fatiga física o mental inexplicada
  • Dolor crónico en los músculos y las articulaciones
  • Calambres o espasmos musculares
  • Atrofia muscular
  • Síndrome de piernas inquietas
  • Problemas para respirar o tragar
  • Trastornos del sueño
  • Intolerancia al frío
  • Poca resistencia
  • Problemas de memoria o concentración

Sin embargo, ningún médico me ha mencionado este síndrome. La Dra. Marny Eulberg, directora de Mountain and Plains Post-Polio Clinic en Wheat Ridge, Colorado, dice que eso no es inusual: “La mayoría de los profesionales médicos actualmente en ejercicio tienen poca o ninguna capacitación o experiencia con personas que han tenido polio debido a la eficacia de la vacuna”.

¿Cuáles son las causas del síndrome pospolio?  La mayoría de los expertos creen que es el resultado de la degeneración de las células nerviosas motoras que hicieron “brotar” nuevas conexiones o que hicieron reparaciones para compensar el daño que el virus de la poliomielitis causó en otras células, explica el Dr. Rahul Gupta, director médico y de salud de March of Dimes.

“A medida que una persona envejece, estas nuevas conexiones pueden desgastarse prematuramente por una variedad de razones.  Los síntomas y la gravedad del síndrome pospolio son únicos para cada persona sobreviviente de la enfermedad, según la magnitud del daño nervioso que sufrió y su estado de salud y condición física. Mantener un estilo de vida, un peso y una dieta saludables y hacer ejercicio con regularidad ayudan a mantener los nervios y los músculos sanos, todos factores que pueden minimizar el impacto de los síntomas”, dice Gupta. 


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida. 


Si eres un sobreviviente de polio, él recomienda un chequeo anual y citas adicionales si notas la aparición o el aumento de cualquiera de los síntomas mencionados. No existe una prueba definitiva para identificar el síndrome pospolio y no se han identificado tratamientos específicos para detener o revertir el deterioro de las células nerviosas motoras. Pero si se identifica el síndrome pospolio, un médico puede establecer estrategias de rehabilitación, que podrían incluir fisioterapia, dispositivos ortopédicos o el uso de un dispositivo de asistencia, como un andador.

Cynthia E. Keen escribe para Physics World, Applied Radiation Oncology y otras publicaciones médicas.