Skip to content
 

5 motivos para temerles a las garrapatas

El verano es su estación, y evitarlas es cada vez más difícil.

Una garrapata sobre una hoja

SMITH COLLECTION/GADO/GETTY IMAGES

In English

Estamos en esa época del año en que hay que prestar atención a una peste veraniega que puede echar a perder la diversión. La temporada de las garrapatas está en su apogeo, y evitar a este insecto chupasangre y sus picaduras se está haciendo cada vez más difícil.

El motivo es que la población de garrapatas ha crecido enormemente en muchas áreas del país a causa de varios factores, entre ellos el desarrollo urbano, los patrones de movimiento de sus presas y, posiblemente, el cambio climático. El resultado es que las enfermedades que transmiten las garrapatas también están en aumento. De hecho, la cantidad de casos reportados de este tipo de enfermedades creció más del doble entre el 2004 y el 2016, según datos federales (en inglés), y los casos continúan aumentando.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


A continuación te presentamos cinco datos que debes conocer sobre las garrapatas, y algunos consejos para protegerte de ellas este verano.

1. Las garrapatas no solo transmiten la enfermedad de Lyme, sino otras enfermedades graves

¿Una vacuna contra la enfermedad de Lyme? 

En Estados Unidos había una vacuna contra la enfermedad de Lyme, pero ya no es así. El fabricante suspendió la producción en el 2002 debido a que no había suficiente demanda por parte de los consumidores. Actualmente se están realizando ensayos clínicos de nuevas vacunas contra la enfermedad de Lyme.  

A menudo las garrapatas se asocian con la enfermedad de Lyme, que es el tipo más común de infección bacteriana transmitida por este pequeño insecto con aspecto arácnido. Pero lo cierto es que pueden transmitir varias enfermedades, algunas de ellas letales. Por ejemplo, la misma garrapata que transmite la enfermedad de Lyme (la garrapata de venado, o de patas negras) también transmite la babesia, un parásito que causa una enfermedad similar a la malaria (babesiosis) que puede variar desde no presentar síntomas hasta poner en peligro la vida, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). “Y ha habido un aumento notable de babesia”, dice Douglas Norris, un profesor en el departamento de Microbiología Molecular e Inmunología en la Facultad de Salud Pública Bloomberg de Johns Hopkins.

La garrapata de patas negras también transmite una bacteria llamada anaplasmosis que puede causar síntomas similares a los de la gripe, “y hemos visto un aumento de esos casos”, agrega Norris.

La fiebre maculosa de las Montañas Rocosas es otra enfermedad transmitida por garrapatas que está presente en las zonas este, central y oeste de Estados Unidos y que en los últimos años se ha vuelto más común en ciertas áreas de Arizona, informan los CDC. Y los virus transmitidos por garrapatas, como el virus Powassan, que puede causar complicaciones neurológicas a largo plazo, están aumentando también, aunque el virus Powassan aún es relativamente inusual. Según los Institutos Nacionales de la Salud (NIH), se reportaron solo 20 casos de infecciones (en inglés) de Powassan en Estados Unidos antes del 2006, y 99 infecciones entre el 2006 y el 2016. 

2. El diagnóstico de algunas de estas enfermedades es complejo  

La mayoría de los casos de la enfermedad de Lyme producen un signo inconfundible de infección: una erupción cutánea con forma de "ojo de buey". Sin embargo, puede ser más difícil diagnosticar otras enfermedades transmitidas por las garrapatas —especialmente si no viste el insecto— porque tienden a generar una serie de síntomas “muy comunes” similares a los de la gripe que pueden confundirse fácilmente con otras enfermedades, dice Norris.

Si tienes fiebre, escalofríos o dolores y recientemente has pasado mucho tiempo al aire libre, pregúntale al médico si tus síntomas podrían estar relacionados con una picadura de garrapata. Algunas picaduras crean una erupción cutánea leve, lo cual podría indicar que los síntomas se derivan de una garrapata.

La mayoría de las enfermedades que transmiten las garrapatas son causadas por bacterias y pueden tratarse con antibióticos. Si sabes que te ha picado una garrapata y unas semanas después tienes síntomas similares a los de la gripe, dile a tu médico cuándo se produjo la picadura y, de ser posible, qué tipo de garrapata te picó, ya que las distintas enfermedades que transmiten estos insectos se tratan con medicamentos diferentes.

3. La mayoría de las personas no saben qué tipo de garrapata las picó

Es más, la mayoría de las personas no saben diferenciar entre los distintos tipos de garrapatas.

Una garrapata sobre una hoja

SMITH COLLECTION/GADO/GETTY IMAGES

Garrapata de venado, o de patas negras.

“La gente piensa en las garrapatas en forma genérica”, dice Thomas Mather, experto en garrapatas y director del Center for Vector-Borne Diseases de University of Rhode Island. Pero es importante saber que distintas garrapatas transmiten gérmenes diferentes. “Por eso es necesario poder distinguir entre los distintos tipos de garrapatas, para saber qué tipo de germen podrías tener”.

Las tres garrapatas más comunes en Estados Unidos son:

Garrapata hembra

UNIVERSAL IMAGES GROUP VIA GETTY IMAGES

Garrapata de perro

  • la garrapata de patas negras (o garrapata de venado)
  • la garrapata "estrella solitaria"
  • la garrapata de perro (garrapata de perro americana y garrapata de perro marrón)

Según informan los CDC, la garrapata de patas negras, que se encuentra en la región este de Estados Unidos, transmite la enfermedad de Lyme, la anaplasmosis, la erliquiosis, la enfermedad del virus Powassan, la babesiosis y una forma de fiebre recurrente. La garrapata estrella solitaria es otra variedad que también se encuentra en la región este del país. Esta garrapata transmite enfermedades como la erliquiosis, la tularemia, la enfermedad del virus Heartland, la enfermedad del virus de Bourbon y la enfermedad eruptiva asociada con la garrapata del sur.

Vista dorsal de una garrapata de estrella solitaria hembra

SMITH COLLECTION/GADO/GETTY IMAGES

Garrapata "estrella solitaria"

Las garrapatas de perro transmiten la tularemia y la fiebre maculosa de las Montañas Rocosas. La garrapata de perro americana está muy diseminada al este de las Montañas Rocosas y también se ve en la costa del Pacífico; la presencia de la garrapata de perro marrón es global, según los CDC.

La clave para identificar una garrapata es fijarse en la zona dorsal, no en el vientre, explica Mather. Por ejemplo, las garrapatas de patas negras tienen una marca oscura en forma de lágrima en el dorso (y las hembras tienden a tener un cuerpo de color naranja-rojizo), mientras que la garrapata estrella solitaria hembra tiene un punto blanco sobre la espalda. Las garrapatas de perro tienden a ser, en su mayoría, marrones.

Si necesitas ayuda para identificar una garrapata —dado que hay distintas variedades en el país—, la herramienta TickSpotter (en inglés) de University of Rhode Island puede ser útil. Este servicio gratuito permite cargar una foto de la garrapata junto con información del lugar geográfico en el que se produjo la picadura. Generalmente envían la confirmación del tipo de garrapata y el riesgo relacionado con la picadura en menos de 24 horas.

Los CDC también tienen una herramienta para identificar garrapatas (en inglés) . 

4. Las personas no extraen las garrapatas correctamente

Si te encuentras una garrapata en el cuerpo, olvídate de todas las soluciones caseras que aseguran facilitar la extracción; no es el momento de probar con esmalte de uñas, vaselina o calor. Toma unas pinzas de punta fina y sigue estos pasos:

1. Acércate tanto como puedas a la superficie de la piel y sujeta la garrapata con las pinzas.

2. Tira hacia arriba, con cuidado de no retorcer ni darle un tirón a la garrapata (si se desprenden partes de la boca de la garrapata y quedan en la piel, retíralas también con las pinzas).

3. Luego de retirar la garrapata, limpia el lugar de la picadura con alcohol, o agua y jabón.

4. Coloca la garrapata en un recipiente o en una bolsa con cierre hermético para poder identificar qué tipo de garrapata te picó.

“No debes deshacerte de la garrapata porque, como ya dijimos, distintas garrapatas transmiten distintos gérmenes, y es importante saber qué tipo de garrapata [te picó] para ayudar a tu médico”, dice Mather.

Una vez que has extraído la garrapata, debes estar atento a la aparición de síntomas (erupción, fiebre, fatiga, dolor de cabeza, dolor muscular o de las articulaciones) durante 30 días, dicen los CDC. Si se presenta alguno de ellos, llama al médico.

5. Una picadura de garrapata puede generar alergia alimentaria a la carne

Además de la posibilidad de enfermarte si una garrapata te pica y se alimenta de tu sangre, si la que te pica es de la variedad estrella solitaria podrías sufrir de una alergia alimentaria a la carne roja (un trastorno también conocido como síndrome de alfa-gal, enlace en inglés). Eso se debe a un tipo de molécula de azúcar, llamada alfa-gal, que se transmite cuando la garrapata se alimenta. En algunas personas, esta molécula genera una respuesta inmunitaria que se transforma en alergia a la carne roja. Los síntomas del síndrome de alfa-gal varían desde suaves —como acidez o malestar estomacal después de comer— hasta más graves, como anafilaxis.

La alergia puede hacerse más leve o desaparecer con el tiempo, dicen los expertos. “La mayoría de las personas dicen que tiende a desaparecer si dejan de comer carnes rojas durante un tiempo”, agrega Mather.

Los CDC advierten que, si bien esta alergia está asociada con mayor frecuencia con la garrapata estrella solitaria, “en otros países, la aparición del síndrome de alfa-gal se ha vinculado a otras especies de garrapatas”.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Consejos sobre las garrapatas: cómo mantenerte seguro este verano

Una garrapata te puede picar en cualquier época del año, pero el riesgo es mayor en los meses más calurosos, cuando estos insectos están más activos. Estos son consejos para evitar las garrapatas y los gérmenes que transmiten.

  • Presta atención por dónde vas: las garrapatas tienden a adherirse a la hierba, a los arbustos y a los matorrales de baja altura (no a los árboles; tampoco pueden volar ni saltar). De modo que tu defensa debería comenzar a nivel del suelo, aconseja Mather. Los pantalones largos pueden proteger las piernas, y si te pones las medias o las botas por fuera de los pantalones será aún más difícil que trepen las garrapatas (asegúrate de meter también la camisa dentro de los pantalones).
  • Si estás haciendo senderismo, quédate en el centro de la senda, donde es menos probable que tengas contacto con la maleza que podría albergar garrapatas.
  • Trata tu ropa con un insecticida. Algunas personas optan por rociar la ropa, las botas y el equipo para acampar —o pagar para que sean tratados— con productos que contienen un 0.5% de permetrina. Los CDC ofrecen consejos sobre cómo utilizar este insecticida en forma segura (en inglés). También puedes comprar ropa que ya haya sido tratada con el producto.
  • Usa un repelente de insectos registrado en la Agencia de Protección Ambiental (EPA, enlace en inglés) que contenga DEET, picaridina, IR3535, aceite de eucalipto limón (OLE), para-mentano-diol (PMD) o 2-undecanone.
  • nspecciona en busca de garrapatas. Al volver al interior, inspecciona tu cuerpo y tu ropa en busca de garrapatas. Asegúrate de mirar en lugares que no están a la vista, como debajo de los brazos, detrás de las rodillas y detrás de las orejas.
  • Coloca la ropa que llevabas puesta en la secadora a temperatura alta durante 10 minutos para matar cualquier garrapata que pudiera haber en ella.
  • Date una ducha. Se ha demostrado que ducharse dentro de dos horas de regresar a la casa reduce el riesgo de contraer la enfermedad de Lyme y podría ser eficaz para reducir el riesgo de otras enfermedades transmitidas por las garrapatas, dicen los CDC.
  • Si tienes perros, pregúntale al veterinario sobre los productos antigarrapatas. Los perros son particularmente susceptibles a las garrapatas y las pueden transferir a sus dueños.

“Estamos compartiendo nuestro entorno con las garrapatas, y a medida que aumenta su número y nos encontramos con ellas con mayor frecuencia, existe un riesgo”, dice Norris. “Asegúrate de protegerte, de la manera que consideres más apropiada”.