Skip to content
 

Por qué deberías hacerte una prueba de hepatitis C ahora

Esta enfermedad del hígado no presenta señales tempranas de advertencia, por lo que casi la mitad de las personas infectadas no saben que están enfermas.

Ilustración del virus de la Hepatitis C

KATERYNA KON/SCIENCE PHOTO LIBRARY / GETTY IMAGES

In English

Ya han pasado casi diez años desde la aparición de tratamientos antivirales seguros y eficaces para la hepatitis C, pero la mayoría de las personas que han contraído esta infección aún no reciben estos fármacos que salvan vidas.

Un nuevo informe (en inglés) de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) halló que aproximadamente solo una de cada tres personas con seguro médico recibe tratamiento para la hepatitis C en el año siguiente al diagnóstico. Este índice es aún más bajo entre quienes tienen seguro a través de Medicaid.

Si se deja sin tratar, esta infección viral —que afecta a más de 2 millones de personas en el país, muchas de ellas adultos mayores— puede causar cirrosis o cáncer de hígado y puede ser mortal.

Los expertos señalan algunas barreras que probablemente estén impidiendo el acceso a medicamentos que pueden curar en cuestión de meses a más del 95% de quienes sufren de hepatitis C, y el costo es una de las más grandes.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Si bien la competencia ha hecho que se reduzcan un poco los precios, el costo inicial del tratamiento para la hepatitis C era de alrededor de $90,000. Por lo tanto, muchos planes de seguro médico establecen requisitos que los pacientes deben reunir para recibir tratamiento, como, por ejemplo, mostrar señales de daño hepático antes de comenzar el medicamento o no consumir drogas ni alcohol, dijeron funcionarios de los CDC en una conferencia de prensa realizada con motivo del informe. El exceso de trámites también puede obstaculizar el acceso de los pacientes al tratamiento.

“Esto le cuesta al país miles de muertes prevenibles”, dijo el Dr. Jonathan Mermin, director del Centro Nacional para la Prevención del VIH/SIDA, Hepatitis Viral, ETS y Tuberculosis, de los CDC. Cada año, mueren aproximadamente 14,000 personas de hepatitis C en Estados Unidos.

El estigma también puede influir, ya que las personas que se inyectan drogas tienen un riesgo mayor de contraer hepatitis C. Y, a veces, quienes están atrapados en la adicción no buscan tratamiento, dice el Dr. Douglas Dieterich, director del Institute for Liver Medicine y profesor de Medicina en la División de Enfermedades Hepáticas en la Facultad de Medicina Icahn en Mount Sinai, en la ciudad de Nueva York. Pero aclara que no es necesario estar sobrio para recibir tratamiento.

Finalmente, es posible que las personas no sepan que no es necesario consultar a un especialista o acudir a un centro de atención médica grande para recibir tratamiento para la hepatitis C. El médico de cabecera puede recetar las pastillas, y también es posible recibir tratamiento en un centro de salud con certificación federal, señala Dieterich.

“Estos nuevos medicamentos para la hepatitis C ponen literalmente la cura de la hepatitis C en manos de los médicos y los pacientes”, afirma Mermin.

Todos deberían pedir una prueba de detección

Uno de los primeros pasos para la sanación es determinar si existe infección, dicen los expertos. De hecho, casi la mitad de las personas con hepatitis C no saben que tienen el virus, y con frecuencia no hay síntomas hasta que se daña el hígado.

Las recomendaciones actuales de los CDC dicen que todos los adultos deberían hacerse una prueba de hepatitis C al menos una vez en la vida, independientemente de su riesgo de contraer la infección. Cuando le preguntaron al Dr. Dieterich si había una edad o un momento mejor para completar la prueba, su respuesta fue “ahora”.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Con frecuencia las personas presuponen que la detección de la hepatitis C se realiza automáticamente en las visitas rutinarias al médico, señala Dieterich, pero lo más probable es que no sea así. Por eso, debes asegurarte de pedirle a tu médico un simple análisis de sangre y, si el resultado es positivo, preguntar sobre el tratamiento.

Los casos de hepatitis C en el país están aumentando debido en gran parte a la epidemia de opioides. Pero no existe una vacuna para prevenir la infección. Y si bien la generación de los baby boomers era la que solía verse más afectada por el virus (en un momento, fueron cinco veces más propensos a tener hepatitis C que los demás adultos), los casos entre personas más jóvenes están aumentando. Los índices de tratamiento también son más bajos entre los adultos más jóvenes.

Rachel Nania escribe sobre atención médica y políticas de salud para AARP. Anteriormente fue reportera y editora de WTOP Radio en Washington, D.C. Recibió un Premio Gracie y un Premio Regional Edward R. Murrow, y también participó en un programa sobre demencia con la National Press Foundation.