Skip to content

Es el momento de reevaluar tu cobertura de Medicare: Revisa esta guía sobre el período de inscripción abierta.

 

Guía de vacunas para adultos mayores

Protégete de los brotes de hepatitis A

Lo que debes saber sobre esta peligrosa enfermedad que, a pesar de ser prevenible, vuelve a causar estragos.

Ilustración muestra una infección por Hepatitis A

GETTY IMAGES

In English | Tras una tendencia a la baja que duró varias décadas, el número de casos de hepatitis A en Estados Unidos se ha disparado en los últimos años, con un aumento del 1,325% entre el 2015 y el 2019, según datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

Esta enfermedad del hígado, altamente contagiosa, puede transmitirse desde una persona infectada o por medio de alimentos contaminados. En años recientes se han registrado brotes de hepatitis A vinculados a la contaminación de moras vendidas en los supermercados y a fresas importadas incorporadas en los licuados de Tropical Smoothie Café, cuyas tiendas se encuentran en todas partes del país. Otros brotes se han vinculado a diversos alimentos, desde pizzas hasta ensaladas, servidos en las grandes cadenas de restaurantes.

Si bien es normal hoy en día que los niños reciban la vacuna contra la hepatitis A, la mayor parte de los adultos mayores no cuentan con esta protección, a pesar de que corren mayor riesgo de sufrir complicaciones. Solo el 6.1% de los adultos mayores de 50 años han recibido la vacuna, según datos de los CDC.

El virus de la hepatitis A se encuentra en las heces y la sangre de las personas infectadas, y se transmite cuando alguien, sin saberlo, ingiere aunque sea una pequeñísima cantidad a través de un alimento, del agua o del medio ambiente. Así lo señala Jeff Goad, farmacéutico y salubrista que ejerce como vicepresidente de la National Foundation of Infectious Diseases. La enfermedad también puede transmitirse por medio del contacto sexual.

Solo en el 2019, 31 estados reportaron más de 18,846 casos de hepatitis A y más de 225 personas murieron a causa de la enfermedad.

Aunque todavía no se dispone de cifras nacionales para el 2020, la enfermedad continuó propagándose en algunas áreas durante la pandemia de COVID-19. Por ejemplo, las autoridades de salud de Carolina del Norte emitieron una alerta en abril del 2021 sobre un aumento considerable de los casos de hepatitis A en el 2020 y el 2021, y más del 60% de los pacientes han requerido hospitalización.

Muchos casos se han transmitido entre las personas sin hogar, con brotes ocurridos en ciudades como San Diego, Los Ángeles, Miami y Filadelfia, así como en Florida y Kentucky.

Por otra parte, se ha observado un aumento en los casos de origen alimentario, dice Goad, a medida que en este país se depende cada vez más de la importación de frutas y verduras. "Para bien o para mal, nuestro país depende en gran medida de otros países para las frutas y verduras que consumimos, incluidos algunos países donde se presentan brotes", comenta Goad.

Los brotes pueden ocurrir en restaurantes si se usan frutas y verduras contaminadas o si un empleado infectado no se lava bien las manos, dice Goad.

La hepatitis A puede tener distintos síntomas, entre ellos un color amarillento de la piel o los ojos, fiebre, pérdida de apetito, orina de color oscuro, heces de color claro, náuseas, dolor estomacal y fatiga.

Si te enteras de que has estado expuesto a la hepatitis A, ya sea por el contacto personal o por un brote de origen alimentario, aún puedes prevenir la infección vacunándote o recibiendo una inyección de inmunoglobulina en las dos semanas después de la exposición.

Según los CDC, aproximadamente el 61% de las personas infectadas son internadas en el hospital. Los adultos mayores corren mayor riesgo de sufrir complicaciones o insuficiencia hepática, o incluso de morir a causa de la enfermedad.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Quién debe recibir la vacuna y los efectos secundarios que debes conocer

Los CDC recomiendan la vacuna en general para las personas más susceptibles de contraer la enfermedad, entre ellas las personas con enfermedad hepática crónica, los hombres que tienen sexo con otros hombres, las personas sin hogar y las personas que consumen drogas ilegales. La vacuna también se recomienda para quienes viven en viviendas grupales o asisten a un centro de atención diurna para personas con discapacidades del desarrollo.

Pero cualquier persona puede solicitar y recibir la vacuna, y los médicos dicen que hay pocos inconvenientes, aparte de algunos efectos secundarios temporales de la vacuna, entre ellos hinchazón, sensibilidad, enrojecimiento o un bulto duro en el lugar de la inyección, así como fiebre baja, náuseas, pérdida del apetito y dolor de cabeza.

La Dra. Medha Munshi, directora del Joslin Geriatric Diabetes Program en el Beth Israel Deaconess Medical Center y profesora de la Facultad de Medicina de Harvard, dice que ella sí ofrece la vacuna a sus pacientes, pero que no insiste en ello porque suele haber otros problemas de salud más urgentes que atender.

"Es cuestión de prioridades", explica la Dra. Munshi. "Hay otros asuntos más apremiantes. Cuando se trata de la vacuna contra la gripe o la culebrilla, o la vacuna Tdap [contra el tétanos, la difteria y la tos ferina], es obvio que todos deben recibirlas. Pero el riesgo de contraer hepatitis A no es tan alto en comparación con otros riesgos".

El Dr. John Scott, especialista en enfermedades infecciosas y director del Hepatitis and Liver Clinic en Harborview Medical Center, ubicado en la ciudad de Seattle, dice que la vacuna es especialmente importante para quienes tienen planes de viajar a un país que presenta un alto índice de transmisión.

"Si vas a viajar por crucero a México, por ejemplo, convendría vacunarte", dice el Dr. Scott. "Si bien los CDC recomiendan recibir dos dosis separadas por un intervalo de seis meses, la primera dosis aporta una buena protección si no tienes tiempo para esperar la segunda dosis".

Lo básico sobre la vacuna contra la hepatitis A

Quién la necesita: los adultos que tienen una afección crónica del hígado o que prevén viajar a un país donde es común la transmisión del virus que causa la hepatitis A. (Para averiguar la situación del país que vas a visitar, consulta la página cdc.gov/travel (en inglés); haz clic en el país correspondiente y luego en "Vaccines and Medicines"). Entre otros grupos con riesgo de contraer la enfermedad se cuentan los hombres que tienen sexo con otros hombres, las personas que consumen drogas ilegales, las personas que recientemente han estado encarceladas y quienes carecen de una vivienda estable.

Con qué frecuencia recibirla: una sola vez, pero se administra en dos dosis separadas por un intervalo mínimo de seis meses. También hay una vacuna combinada, llamada Twinrix, cuya protección abarca tanto la hepatitis A como la hepatitis B; esta vacuna se administra en tres dosis en el transcurso de seis meses.

Por qué la necesitas: el número de casos en Estados Unidos se ha disparado desde el 2014, con brotes en más de 30 estados. Si bien los CDC no recomiendan la vacuna en general para todos los adultos, indican que puede administrarse a "cualquier persona que desee obtener la inmunidad".

Nota de redacción: este artículo se publicó el 20 de octubre del 2020. Se actualizó en septiembre del 2021 con nueva información.

Michelle Crouch es una escritora colaboradora que ha cubierto temas de salud y finanzas personales para algunas de las principales publicaciones para consumidores del país. Su trabajo se ha publicado en Reader's Digest, Real Simple, Prevention, The Washington Post y The New York Times.

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.