Skip to content

La vacuna contra la COVID-19: ¿Dónde vacunarte? Encuentra información en tu estado

 

8 consejos para la salud ocular durante la pandemia

A continuación, cómo protegerte en una época en la que menos personas van al oftalmólogo.

Vista de un ojo a través de unos anteojos

PETER SCHAEFER / EYEEM / GETTY IMAGES

In English | La pandemia no ha sido buena para nuestra vista.

No es solo la cantidad de tiempo que pasamos mirando la pantalla de la computadora. Cuando redujimos la cantidad de nuestras consultas médicas, el cuidado de la visión fue una de las primeras prioridades en ser recortadas: en el 2020, hubo una reducción de consultas y procedimientos oftalmólogos de aproximadamente el 44%, en comparación con el 2019 —una de las reducciones más grandes de cualquier subespecialidad médica, según el análisis de Strata Decision Technology—.

Esto puede ser un problema. “Los ojos están diseñados para durar mucho tiempo”, afirma el Dr. Stephen Christiansen, jefe de Oftalmología en el Boston Medical Center. Pero necesitan atención. Por lo tanto, con el comienzo del segundo año de la crisis global de COVID-19 que se avecina, se presentan a continuación algunas medidas que puedes tomar hoy para proteger tus ojos y acomodar tu casa para que favorezca la vista.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Cerca de la puerta delantera

1. Zapatos cómodos para caminar. Mantente en movimiento. Hacer ejercicio leve a moderado al menos tres horas a la semana puede reducir la probabilidad de desarrollar degeneración macular asociada a la edad (DMAE) hasta en un 41%, según un metaanálisis publicado en la American Journal of Ophthalmology. Además, un estudio que se realizó a personas diagnosticadas con glaucoma mostró que dar 5,000 pasos adicionales al día desacelera el ritmo de la pérdida de visión en un 10%. El ejercicio reduce los riesgos asociados con la alta presión y la diabetes, enfermedades que dañan los vasos sanguíneos que nutren los ojos; y esto, eventualmente, puede perjudicar tu visión o causar ceguera.

La COVID-19 y tus ojos

El SARS-COV-2, el virus que causa la COVID-19, generalmente te infecta por medio de la boca y la nariz, pero tus ojos también pueden ser una vía. Las investigaciones han descubierto que las partículas virales pueden entrar en la conjuntiva (la membrana transparente que cubre la parte blanca de los ojos) y comenzar a reproducirse. “En una pequeña proporción de los pacientes, la conjuntivitis —el ojo rosado— puede ser una de las primeras señales de COVID-19”, explica el oftalmólogo Stephen Christiansen.

Debes estar pendiente de los síntomas asociados, como la fiebre. Ten cuidado cuando estás cerca de otras personas; las lágrimas pueden estar infectadas con el coronavirus. Después de presionar ligeramente los ojos con pañuelos, deséchalos correctamente si son desechables y, por supuesto, lávate las manos de nuevo.

Si eres una persona con alto riesgo, o si estás entrando en un área de alto riesgo (como un hospital), quizás te conviene comprar unas gafas protectoras; asegúrate de lavarlas después de cada uso.

2Excelentes gafas de sol. La luz ultravioleta del sol puede dañar las proteínas en el lente del ojo, lo cual es un factor en la formación de cataratas. Necesitas protección —aun en enero—.

“Usa gafas de sol en el verano y el invierno, esté nublado o soleado, incluso en el auto”, aconseja la Dra. Stephanie Marioneaux, vocera clínica de la Academia Estadounidense de Oftalmología (AAO, American Academy of Ophthalmology). Escoge las gafas adecuadas al comprar unas que tengan protección “100% UV” o “UV400”, según indica la etiqueta en el lente. Las puedes encontrar a diferentes precios. “Incluso las he visto en las tiendas de todo por un dólar”, dice. La AAO también recomienda gafas de sol de gran tamaño para recibir la máxima cobertura.

Si usas anteojos, pero no deseas comprar gafas de sol recetadas, una opción económica es usar gafas de sol que se enganchan al marco de los anteojos. Puedes comprarlas en línea por tan solo $25.

En el garaje y en el patio

3. Gafas de seguridad resistentes. Gafas de seguridad resistentes. Ya sea que estés taladrando, cortando con una sierra o simplemente cortando el césped, te conviene usar protección para los ojos, señala la Dra. Rachel Bishop, médica clínica de planta en el National Eye Institute. “Cualquier cosa —una astilla de metal o de madera— puede entrar al ojo y causar una lesión que se pudo haber evitado”. Acostúmbrate a usar gafas de seguridad o protectores para los ojos que sean de tu tamaño cuando haces ese tipo de trabajo, ya sea dentro o fuera de la casa.

En tu habitación

4. La tabla optométrica Amsler. Aunque una prueba hecha en casa no reemplaza la prueba comprehensiva de la vista realizada en el consultorio, puedes usar esta tabla para monitorear tu vista. Esta tabla es una matriz con un punto negro en el centro. “La tabla Amsler es una herramienta muy útil para pacientes con degeneración macular relacionada con la edad”, señala el Dr. Paras Shah, oftalmólogo del NorthShore University HealthSystem, en Glenview, Illinois. La DMAE es una de las principales causas de la pérdida de la visión, y no tiene cura. Pero con el tratamiento adecuado, se puede desacelerar su avance de manera significativa. Tomar la “prueba” en casa puede ayudarte a detectar si hay un cambio en uno de los ojos; así puedes informar a tu doctor. La tabla se puede obtener en macular.org/amsler-chart (en inglés).

5. La tabla optométrica Snellen. La tabla optométrica Snellen es la tabla sencilla de antes que conoces muy bien. El sitio web de la AAO (aao.org) provee una tabla para adultos, e instrucciones sobre cómo usarla (enlaces en inglés). Después de imprimirla, cuélgala en una pared que no tenga ventanas. Sentado a 10 pies de distancia, con la tabla al nivel de los ojos, léela tapando un ojo a la vez. Si los resultados son motivo de preocupación, haz una cita con tu oculista.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


En el baño

6. Lágrimas artificiales. Por naturaleza, la producción de lágrimas disminuye a medida que uno envejece, afirma Christiansen. El problema es que las lágrimas son lo que mantiene húmeda la conjuntiva, la membrana delgada en la superficie del ojo. “Cuando esta membrana se reseca, pierde su función protectora y causa inflamación”, agrega. Es posible que tus ojos se pongan llorosos cuando tu organismo intenta sobrecompensar los efectos de la sequedad.

Para la mayoría de los pacientes, las lágrimas artificiales de venta libre son suficiente, dice Christiansen. Las gotas para los ojos con conservantes suelen ser mucho más económicas, pero algunas personas encuentran que causan irritación. Las gotas para los ojos sin conservantes a menudo vienen en ampollas que se desechan después de cada uso. Prueba ambas para ver cuál te funciona mejor, recomienda Christiansen.

En la oficina en casa

7. Luces para la comodidad ocular. Luces para la comodidad ocular. Si las condiciones de iluminación brillante te causan dolores de cabeza, prueba el uso de bombillas LED o de luz más suave, las cuales se atenúan sin parpadear, titilar, causar resplandor ni hacer un zumbido. Acomoda tu computadora para que estés a unas 25 pulgadas de la pantalla, y posiciónala de tal forma que estés mirándola un poco hacia abajo en lugar de mirarla derecho, aconseja la AAO. Acuérdate de tomar descansos de vez en cuando de las incontables reuniones por Zoom al seguir la regla 20/20/20: voltea la cabeza cada 20 minutos para mirar algo que está a 20 pies de distancia por 20 segundos.

8. Buenos anteojos para la computadora. Consulta con tu oftalmólogo sobre la posibilidad de obtener unos anteojos para la computadora que estén especialmente diseñados para ayudar a reducir la fatiga ocular. El médico va a calcular la distancia entre donde te sientas y tu computadora y te va a prescribir anteojos monofocales diseñados para ver a una distancia intermedia. “Es más fácil usarlos cuando se trabaja en la computadora por períodos largos, en comparación con los lentes bifocales o trifocales”, dice Marioneaux. Sin embargo, no hace falta gastar dinero en anteojos especiales diseñados para bloquear la luz azul. Según Marioneaux, actualmente la investigación médica basada en evidencias no respalda el uso de anteojos para bloquear la luz azul.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.