Skip to content

La vacuna contra la COVID-19: ¿Dónde vacunarte? Encuentra información en tu estado

 

La FDA informa que no se deben modificar los planes recomendados de vacunación

Las reducciones, que no han sido evaluadas, podrían causar confusión y ser perjudiciales, dicen los expertos.

Un investigador sostiene una vacuna ARNm contra la COVID-19.

SOPA Images/Getty Images

In English | La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) dijo el lunes que los llamamientos para modificar la modalidad de administración de las dos nuevas vacunas contra la COVID-19 en Estados Unidos son "prematuros y no tienen una base sólida en las pruebas disponibles".

La FDA anunció que había estado siguiendo las conversaciones sobre administrar la mitad de la dosis en dos inyecciones, o administrar solamente una inyección sin la dosis de seguimiento 21 o 28 días después, con el propósito de extender la cobertura, pero afirmó en una declaración: "Sin los datos apropiados que sustenten tales cambios a la administración de las vacunas, corremos un riesgo sustancial de arriesgar la salud del público y menoscabar el histórico esfuerzo de vacunación para proteger a la población contra la COVID-19".


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


La puesta en marcha de la administración de las dos vacunas que recibieron autorización para uso de emergencia en Estados Unidos (la de Moderna y la de Pfizer-BioNTech) es más lenta de lo anticipado. Mientras que el Gobierno federal había prometido la vacunación de más de 20 millones de personas para fines de diciembre, aproximadamente 4.6 millones habían recibido la vacuna al 4 de enero. Y esas personas deberán recibir la segunda dosis próximamente (si no la han recibido todavía). En los ensayos, las dos vacunas demostraron tener una eficacia del 95% para prevenir la COVID-19 con un régimen de dos dosis: las vacunas de Pfizer-BioNTech deben administrarse con 21 días de diferencia y las de Moderna, con 28.

En respuesta a la lenta distribución de las vacunas, el creciente número de muertes relacionadas con COVID-19 en el país (más de 350,000 al 4 de enero) y la potencial propagación de una variante del virus prevalente ahora en el Reino Unido que aparentemente es más infecciosa, las autoridades de salud han estado evaluando ciertas reducciones. Moncef Slaoui, asesor científico en jefe de Operation Warp Speed, dijo el domingo en una entrevista en Face the Nation de CBS que los expertos estaban considerando administrar la mitad de la dosis recomendada de 100 microgramos de la vacuna contra la COVID-19 de Moderna a personas de entre 18 y 55 años. Los estudios han demostrado que esa cantidad (repartida en dos dosis) produce una respuesta inmunitaria idéntica en ese grupo etario, destacó Slaoui. Su eficacia en personas mayores no ha sido estudiada.


Para información actualizada sobre la COVID-19 visita aarp.org/ElCoronavirus


Otros también han sugerido administrar solo una dosis, sin la segunda dosis que le sigue 21 a 28 días después (o con un período más largo entre las dos dosis, como se planea hacer en Gran Bretaña). En una publicación de opinión en el Washington Post el domingo, Robert M. Wachter, presidente del Departamento de Medicina de University of California en San Francisco, y Ashish K. Jha, decano de la Facultad de Salud Pública de Brown University, afirmaron que "debemos administrar una sola vacuna ahora y demorar la segunda dosis hasta que haya más vacunas disponibles... para vacunar a tantas personas como sea posible con la menor demora y salvar la mayor cantidad de vidas".

'No hay respaldo científico adecuado'

Pero la FDA indicó que esos cambios "no están respaldados por pruebas científicas adecuadas" y "a la larga pueden ser contraproducentes para la salud pública".

Barry Bloom, profesor de Salud Pública en el Departamento de Inmunología y Enfermedades Infecciosas de la Facultad de Salud Pública T.H. Chan de Harvard, concuerda absolutamente con la advertencia de la FDA: "¿Cuál es el objetivo de realizar cuidadosamente ensayos aleatorios controlados de 50,000 personas solo para decir: ‘¿Olvídate de eso, vamos a darte una sola vacuna y te buscaremos más tarde? ¿Tal vez tengas suficiente inmunidad para salir adelante?'".

Mientras tanto, señala Bloom, el problema actual no es tanto la cantidad de vacunas disponibles como su distribución efectiva. Aproximadamente 17 millones de dosis se han enviado a estados y territorios del país, quienes se vieron frente a problemas logísticos que causaron demoras en la administración de las vacunas. "No tenemos la infraestructura en la mayoría de los estados para manejar las dosis existentes de vacunas que se distribuyeron", dice Bloom. "No estamos en mejor situación para manejar el doble de vacunas".

Pero aún más importante, tal vez, agrega, es mantener la confianza pública. "Cualquier cosa que haga que las personas no se vacunen, y la desconfianza en el Gobierno o en las vacunas o en el proceso, va a perjudicar verdaderamente nuestra posibilidad de llegar a un nivel en el que podamos volver a algo aproximado a la existencia normal".

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.