Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Avances médicos: el futuro del tratamiento contra el cáncer Skip to content
 

5 cosas que cambiarán el tratamiento del cáncer en la próxima década

Desde biopsias líquidas hasta medicina de precisión, estos son los avances que beneficiarán a los pacientes mayores.

Cuatro científicos miran a una computadora

JAVIER LARREAAGE/GETTY IMAGES

In English | Según la American Cancer Society, más del 80% de las personas con diagnóstico de cáncer en Estados Unidos tienen más de 55 años. Pero gracias a todos los avances en el tratamiento del cáncer en la última década, la mayoría están viviendo una vida larga y plena a pesar de sus diagnósticos. "La edad es realmente solo un número, y no hay ninguna razón por la cual los pacientes mayores no puedan obtener los beneficios de todos estos avances médicos recientes", dice el Dr. Richard Schilsky, director médico de la American Society of Clinical Oncology. Las nuevas formas de tratamiento contra el cáncer, como la inmunoterapia, por ejemplo, significan que los adultos mayores podrían vivir con tipos de cáncer tradicionalmente considerados mortales durante muchos años. Las innovaciones siguientes son lo que más entusiasma a algunos de los principales especialistas en cáncer del país en la próxima década.

Personal de un laboratorio se prepara para extraer sangre a un paciente

YAKOBCHUKOLENA/GETTY IMAGES

Revolución en los ensayos clínicos

Solo alrededor del 3% de los pacientes con cáncer en Estados Unidos se inscriben en ensayos clínicos. Estos números son aún más bajos en los adultos mayores, que tradicionalmente han sido excluidos de dichos ensayos debido a enfermedades preexistentes como diabetes tipo 2 o presión arterial alta. "Incluso si, por lo demás, eres sano, a medida que te haces mayor hay una buena posibilidad de que algo esté sucediendo que pueda descalificarte, como un deterioro leve de la función hepática o renal, por ejemplo", dice la Dra, Ishwaria Subbiah, profesora adjunta de Cuidados Paliativos y Medicina de Rehabilitación en el MD Anderson Cancer Center en Houston, Texas. Como resultado, a muchos adultos mayores prácticamente se les ha negado el acceso a los medicamentos de los ensayos clínicos, que podrían salvarles la vida. "Muchos de estos medicamentos resultaron ser tan eficaces que la FDA les dio la aprobación rápida, lo que significa que fueron aprobados poco después de finalizar los ensayos clínicos", explica Subbiah.

En consecuencia, en marzo pasado la FDA publicó un nuevo documento de orientación sobre la ampliación de los criterios de elegibilidad para los ensayos clínicos sobre el cáncer. "Esto realmente obligará a los patrocinadores de los ensayos clínicos a examinar sus criterios de admisión para ver si es realmente necesario ser tan estrictos con ese medicamento en particular", dice Subbiah. "Si un medicamento que se prueba se metaboliza a través del hígado, por ejemplo, entonces no hay razón por la cual alguien con insuficiencia renal leve no pueda participar en ese ensayo. Esto tiene el potencial de representar un cambio radical para los adultos mayores".

Durante la próxima década, es probable que los ensayos clínicos también sean más accesibles para los adultos mayores que pueden tener problemas de movilidad u otros desafíos que les dificultan su participación. "En el pasado, se realizaron ensayos clínicos en grandes centros médicos que requerían que las personas viajaran a esos centros para las visitas de seguimiento", explica Subbiah. (Esto también ayuda a explicar por qué, en promedio, alrededor del 20% de las personas que participan en ensayos clínicos terminan abandonándolos). Como resultado, muchos de los principales centros de cáncer y compañías farmacéuticas están explorando formas de facilitar la participación de los pacientes, organizando incluso el transporte y la vivienda para quienes tienen que viajar, y hasta han considerado la posibilidad de que los pacientes puedan hacer las citas de seguimiento con el centro en forma virtual.

Técnico de laboratorio maneja muestras de pacientes

ANTHONY KWAN/BLOOMBERG VIA GETTY IMAGES

Un técnico prepara una muestra en un laboratorio del Li Ka Shing Institute of Health Sciences de la Chinese University of Hong Kong en Hong Kong, China, el 20 de junio del 2017 para un procedimiento conocido como "biopsia líquida".

Biopsias líquidas

Cuando un paciente tiene un nódulo sospechoso que podría significar cáncer, el médico generalmente realiza una biopsia de tejido, donde toma una muestra del nódulo y examina las células bajo el microscopio para determinar si son potencialmente cancerosas. Pero este tipo de pruebas podrían hacerse demasiado tarde, después de que el cáncer ya ha tenido la oportunidad de crecer y propagarse. Ahora, los principales centros de cáncer están explorando biopsias líquidas basadas en el ADN; consisten en análisis de sangre en los que se estudia la sangre de un paciente para detectar diferentes tipos de material tumoral, como mutaciones en el ADN, el ARN o las proteínas. Esto podría significar un diagnóstico de cáncer meses o incluso años antes del diagnóstico derivado de métodos más tradicionales como los exámenes de imágenes, explica Schilsky.

El Memorial Sloan Kettering, por ejemplo, ahora está utilizando esta tecnología con su iniciativa llamada Precision Interception and Prevention (prevención e intercepción de precisión), y realiza pruebas basadas en el ADN a adultos mayores con una enfermedad relacionada con la edad llamada hematopoyesis clonal, lo que les da un riesgo ligeramente elevado de sufrir cánceres de la sangre, como la leucemia.

Existe preocupación sobre el uso de esta tecnología: es más probable que las biopsias líquidas muestren falsos positivos, lo que significa que indican falsamente una mutación potencialmente cancerosa del ADN cuando no la hay, señala Schilsky. Además, alguien puede tener una mutación del ADN y no enfermarse nunca de cáncer. Pero la idea es que este tipo de pruebas puedan usarse en la próxima década para detectar el cáncer en su etapa temprana en personas con alto riesgo de la enfermedad, como aquellas con antecedentes familiares de un cáncer específico. O podrían usarse como técnicas de evaluación previa para luego hacer una resonancia magnética cuando se considere necesario. 

Vial del medicamento Herceptin

JEFF J MITCHELL/GETTY IMAGES

Una botella de Herceptin, un medicamento para el cáncer de seno.

Nuevos tratamientos para reemplazar la quimioterapia

Hasta hace poco, la quimioterapia era realmente la única opción para tratar la mayoría de los cánceres avanzados. Pero estos medicamentos destruyen las células sanas además de las cancerosas, lo que provoca efectos secundarios tóxicos como náuseas y la debilitación del sistema inmunitario debido a un recuento sanguíneo bajo. Los adultos mayores son particularmente susceptibles a estas complicaciones, especialmente si ya tienen enfermedades como anemia o insuficiencia renal, señala el médico Dale Shepard, PhD, Oncólogo Geriátrico de la Cleveland Clinic. El resultado es que muchos médicos dudan en tratar a esos pacientes.

Sin embargo, durante la próxima década, muchos pacientes de cáncer de mayor edad se beneficiarán del aumento de las terapias dirigidas (la más conocida es el fármaco Herceptin, contra el cáncer de seno), que actúan concentrándose en proteínas y genes específicos en las células cancerosas relacionadas con el crecimiento del cáncer. "Estos medicamentos realmente se enfocan en las diferencias entre las células cancerosas y una célula normal y las atacan, lo que hace mucho menos probable que destruyan células sanas", explica el Dr. Douglas Nelson, profesor adjunto de oncología general en el MD Anderson Cancer Center en Houston, Texas. A menudo, los pacientes pueden evitar la quimioterapia por completo o recibirla en dosis mucho más bajas. "Ahora estoy tratando a personas sobre las que hubiera dudado hace solo una década, como el hombre de 92 años en silla de ruedas que vino a mi consultorio el otro día por un melanoma maligno", dice Nelson. 

Técnico de laboratorio maneja un dispositivo automatizado

GERARD JULIEN/AFP/GETTY IMAGES

Un técnico de laboratorio maneja un dispositivo automatizado utilizado para el procesamiento de células el 12 de marzo del 2019 en un laboratorio en Francia. La terapia de células T con receptores de antígenos quiméricos (CAR) ha sido aclamada como un avance importante en el tratamiento clínico del cáncer.

La posibilidad de una cura para el cáncer

Muy pocos casos de cáncer pueden realmente curarse. La mayoría de las veces, un paciente se somete a un tratamiento y luego se lo considera en estado de remisión, lo que puede durar años. Pero ahora los médicos dicen que la inmunoterapia, un tipo de tratamiento que estimula el sistema inmunitario de una persona para combatir el cáncer, podría permitir que un número mucho mayor de personas venzan el cáncer para siempre.

Estos tratamientos han existido durante más de una década e incluyen anticuerpos monoclonales, versiones sintéticas de proteínas del sistema inmunitario, inhibidores de puntos de control inmunitarios que ayudan al cuerpo a reconocer y atacar las células cancerosas y hasta vacunas contra el cáncer. Pero los investigadores del cáncer están especialmente entusiasmados con una nueva área de la inmunoterapia conocida como terapia de células T con receptores de antígenos quiméricos (CAR), donde un tipo de células del sistema inmunitario del organismo, llamadas células T, se alteran genéticamente en un laboratorio para combatir mejor las células cancerosas.

Si bien ciertos medicamentos de este tipo (entre ellos Yescarta y Kymriah) ya existen para tratar ciertos tipos de cánceres de la sangre, como la leucemia y el linfoma, los investigadores ahora están explorando esta terapia para tratar otros tipos de cánceres comunes, como el cáncer de seno. "Sabemos que las células CAR-T pueden producir remisiones drásticas y duraderas en los cánceres de sangre, y la esperanza es que eventualmente se conviertan en una cura", dice Schilsky. 

Científica examina la secuencia de ADN en una tableta

ANDREW BROOKES/CULTURA/GETTY IMAGES

Medicina de precisión

Así como no hay dos individuos exactamente iguales, tampoco hay dos cánceres iguales. Una nueva forma de abordar el tratamiento contra el cáncer, conocida como medicina de precisión o personalizada, utiliza los cambios genéticos en el tumor de un paciente para determinar el tratamiento. "Ahora podemos tomar el tumor de alguien y secuenciar su ADN en busca de cambios genéticos que podrían estar alimentando el crecimiento", explica Shepard. Alrededor de la mitad de todos los melanomas, por ejemplo, tienen mutaciones en el gen BRAF, que generalmente se trata con medicamentos que atacan la proteína BRAF, tales como vemurafenib (Zelboraf), dabrafenib (Tafinlar) y encorafenib (Braftovi).

"En lugar de dar quimioterapia a todos con la esperanza de que vean algún beneficio, ahora podemos administrar selectivamente un medicamento específico a un grupo pequeño y ver un gran beneficio", dice Shepard. Es una estrategia que solo se acelerará con el tiempo. "Esperamos en la próxima década comenzar a comprender completamente qué combinación de medicamentos beneficia a qué individuos", dice Schilsky. "En última instancia, esperamos llegar a un punto en el que individualicemos el tratamiento de todas las personas, que podamos identificar una mezcla de dos o tres medicamentos que sea la combinación personal óptima para tratar el cáncer de cada una".

Neuronas

Siguiente:

Investigación sobre el Alzheimer

Estudios innovadores que ofrecen grandes posibilidades.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.