Skip to content
 

Los dispositivos portátiles de salud que hacen seguimiento de datos para tus médicos

Pueden hacer electrocardiogramas, medir la presión arterial, niveles de oxígeno y monitorear la glucosa.

Dispositivos portátiles que monitorean la salud

Siren / Abbott / Omron Healthcare

In English

Un sensor que se lleva puesto en la parte posterior del brazo monitorea de forma continua el nivel de glucosa y envía alertas si una de las cifras es demasiado alta o baja.

Unos calcetines “inteligentes” ayudan a evitar las úlceras en los pies que causa la diabetes. Un anillo inteligente indica la frecuencia cardíaca y la calidad del sueño. Y un reloj de pulsera cada vez más tecnológico identifica los latidos cardíacos irregulares y solicita ayuda cuando el usuario se cae y queda incapacitado.

Los monitores de actividad, los relojes inteligentes y otros dispositivos de salud que se llevan puestos ahora hacen mucho más que contar los pasos o indicar cuántas calorías se quemaron. Una gran cantidad de dispositivos que ya se encuentran a la venta o que están en fase de desarrollo se concentran en todos los aspectos del bienestar personal. Y en algunos casos, a quienes tienen diabetes, hipertensión y otros problemas de salud les brindan funciones de categoría médica aprobadas por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA).

Relojes Apple que muestran funciones de monitoreo de la salud

Apple

Los relojes inteligentes apuestan por la salud

Tal vez compraste un reloj Apple Watch, Samsung Galaxy Watch o Fitbit (ahora propiedad de Google) como motivación para abandonar la inactividad y dedicarte a hacer ejercicio. O quizá compraste un dispositivo que se lleva puesto con funciones muy poco o para nada relacionadas con la salud, por ejemplo, para recibir notificaciones de tu jefe o escuchar música cuando no llevas tu celular.

Pero los relojes inteligentes que se estrenaron en los últimos años se han especializado en la salud con una variedad de mejoras médicas que podrían salvar vidas. Los dispositivos actuales incluyen funciones de electrocardiograma (ECG) que pueden detectar la fibrilación auricular, un ritmo cardíaco irregular que es una causa común de los derrames, al igual que monitores de los niveles de oxígeno en la sangre que pueden indicar las señales incipientes de problemas circulatorios, cardíacos o de la función pulmonar, tales como la anemia, los trastornos neurológicos y los trastornos del sueño.

Más de 18 millones de entrenamientos, que consisten principalmente en personas que caminan, corren y manejan bicicleta, se han registrado en Apple Watch y otras fuentes de datos en la aplicación Apple Health, como parte de un estudio voluntario de Apple Heart and Movement. Apple lleva a cabo el estudio, que comenzó en noviembre de 2019, junto con el Brigham and Women's Hospital en Boston y la American Heart Association.

Los adultos mayores hacen ejercicios

Los datos preliminares revelaron que el 54% de los participantes —mayores de 65 años— tenían más probabilidades de completar más de 150 minutos de actividad a la semana, la cantidad recomendada para la salud general, según Calum MacRae, MD, investigador principal del estudio y profesor asociado de la facultad Harvard Medical School.

Además, el 41% de los participantes de 60 años o más cumplieron con el criterio de un nivel de condición física cardiovascular "superior al promedio", o más de 200 minutos de actividad por semana; El 27% de este grupo cumplió con el criterio de nivel "alto", o más de 300 minutos. Las personas en el grupo de 65 años o más tenían un porcentaje mucho más alto en las caminatas como su actividad más común a diferencia de las personas más jóvenes.

“Nos emocionó ver que muchos de los participantes mayores del estudio estaban logrando las medidas recomendadas de ejercicio”, dice MacRae. Él cree que las personas mayores podrían ser las más activas por varias razones, como la posibilidad de que estén jubiladas y tengan más tiempo para hacer ejercicio.

A fines de septiembre del 2021, más de la mitad de los adultos mayores de 55 años ya estaban jubilados, según un estudio reciente del Centro de Investigación Pew con sede en Washington.

“Esto es solo una muestra de lo que podemos aprender del estudio de Apple, y esperamos profundizar más para comprender lo más esencial de estas y otras observaciones”, dice MacRae. 

Como mínimo, los dispositivos que llevas puestos pueden brindarles a tu médico y a ti una mayor visibilidad sobre las condiciones de salud de tu organismo que antes no eran tan evidentes, pues con ellos puedes captar datos más a menudo. Los resultados quizás activen alertas si se detectan problemas de salud que pueden ser graves.

“Ya sea un aparato que se lleva puesto o uno que solo recopila datos desde el hogar, mejora la salud de mis pacientes”, dice el Dr. Richard Milani, director clínico de transformación de Ochsner Health System en Nueva Orleans. “La pregunta es esta: ¿cómo puedo recopilar más información de la que se obtiene durante esos momentos aislados cuando el paciente acude a mi consultorio, y que pueda ofrecer una mejor manera de mantener la salud y evitar los problemas?”.

Mujer con la aplicación Lingo abierta en su teléfono

Abbott

Otros dispositivos para monitorear la salud que vienen en camino

Durante la reciente feria de comercio CES (conocida anteriormente como Consumer Electronics Show) en Las Vegas, Aktiia, una empresa emergente suiza, anunció sus planes para lanzar en Estados Unidos su pulsera tecnológica que mide la presión arterial las 24 horas del día, los siete días de la semana. La empresa cuenta con unos 15,000 clientes en Europa. En el Reino Unido, la pulsera cuesta £200, o unos $275. Michael Kisch, director ejecutivo de Aktiia, dice que el objetivo de la empresa es obtener la autorización de la FDA en los próximos 12 meses.

“En Estados Unidos, en un mes, quizás un 30% de quienes tienen hipertensión se miden la presión arterial. Nada más”, señala Kisch. “Con nuestro producto [...] los pacientes en promedio se controlan la presión arterial de 15 a 20 veces por semana. Lo más genial [...] es que, por primera vez, podemos mostrarles a los consumidores qué porcentaje del día, la semana o el mes permanecen dentro de su rango objetivo”.

Omron Healthcare, una empresa mundial de productos electrónicos con sede en Japón, ya vende el HeartGuide, un reloj de pulsera aprobado por la FDA que puede controlar la presión arterial, por $499. Una diferencia clave es que tú tienes que iniciar las mediciones de la presión de forma manual y luego puedes enviarlas por Bluetooth a una aplicación en tu teléfono inteligente.

Abbott, una corporación de atención de salud, anunció una nueva línea de “dispositivos biológicos” para el consumidor bajo la marca Lingo, diseñados para llevar un control continuo de los niveles de glucosa, cetonas, lactato y hasta de alcohol en el organismo. Esos dispositivos biológicos más recientes son una extensión de FreeStyle Libre 2 de Abbott, un sistema de monitoreo continuo de la glucosa que ha estado disponible en el mercado de EE.UU. desde el 2017 y cuenta con casi 4 millones de usuarios en todo el mundo.

FreeStyle Libre, que se lleva en la parte posterior del brazo, es aproximadamente del tamaño de dos monedas de 25 centavos colocadas una sobre otra. Un minúsculo sensor de filamento, más o menos del ancho de tres cabellos, se coloca justo debajo de la superficie de la piel, donde mide biomarcadores moleculares. Los datos se envían cada minuto por Bluetooth a una aplicación en el teléfono inteligente, lo que le da al usuario información sobre lo que está ocurriendo en tiempo real. El sensor está disponible con receta médica y dura 14 días. Luego, el usuario lo despega y se coloca uno nuevo.

No se necesitará una receta médica para los dispositivos Lingo. Tienen que ver con “aprender el lenguaje único del organismo, un lenguaje que la mayoría de nosotros todavía no sabemos. ¿Qué pasaría si pudiéramos descifrar el mensaje que el organismo intenta enviarnos, para mantener y mejorar nuestra salud?”, dijo Robert Ford, presidente y director ejecutivo de Abbott, durante un discurso en CES.

Abbott planea vender el dispositivo biológico Lingo que mide las cetonas en Europa este año, pero no ha anunciado nada sobre su disponibilidad en este país.

Quantum Operation, una empresa emergente de cuidado de la salud con sede en Tokio que desarrolló un glucómetro de pulsera no invasivo capaz de medir la glucosa en el torrente sanguíneo sin tener que pinchar la piel con una aguja, tampoco anunció sus planes. El dispositivo, que ahora existe en prototipo, aún no se ha sometido a las certificaciones médicas exigidas en Japón, Estados Unidos ni otros lugares. 


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Recibir datos de los pies

Siren, con sede en San Francisco, está fabricando un producto tecnológico para los pies: calcetines lavables para las personas que tienen diabetes y neuropatía. Los calcetines incluyen una central de conectividad con Bluetooth que se enchufa en la pared y con la cual un equipo de enfermería puede controlar la temperatura del pie. Según Siren, se ha demostrado que esto reduce las úlceras en los pies por diabetes hasta en un 87.5%.

Esos calcetines han estado disponibles por unos cinco años, y Medicare puede cubrir el costo. Necesitas tener una receta médica para los calcetines, pero no un teléfono inteligente.

“Todos en nuestro equipo están dedicando todo su tiempo a la prevención y a la utilización de datos y herramientas fáciles de usar para prevenir las complicaciones causadas por las enfermedades crónicas y el envejecimiento”, dice Henk Jan Scholten, director de operaciones de Siren. “Si las personas pueden hacer algo muy sencillo, como ponerse calcetines, creo que vale la pena. Hemos visto muy buenos resultados entre nuestros pacientes”.

Los pacientes reciben cinco pares de calcetines a la vez. No hace falta recargar la batería de los dispositivos electrónicos que vienen integrados, y los calcetines, disponibles en blanco y negro, se reemplazan después de su desgaste normal. Los pacientes de Medicare que tienen un seguro secundario por lo general no tienen ningún copago, señala Scholten. Las personas sin seguro pagan unos $20 al mes.

Si bien los expertos aplauden el auge de dispositivos portátiles de salud, los consumidores pueden tener varias preguntas sobre estos aparatos, en particular los adultos mayores que podrían ser un poco más desconfiados con respecto a la tecnología.

Mujer que lleva un monitor de presión arterial Aktiia en la muñeca

Aktiia

¿Es exacta la información que generan?

No hay garantías, pero por lo general puedes confiar más en un dispositivo que tu médico te receta o te recomienda, o que fue aprobado por la FDA. También es recomendable que averigües sobre las bases científicas siempre que puedas. ¿Se hicieron ensayos clínicos? ¿Se homologó el dispositivo con evaluaciones externas hechas por expertos respetados?

No siempre queda claro si un dispositivo es de categoría médica, lo que no implica que uno que no lo sea carezca de ventajas. Y tal vez no todas las funciones de un dispositivo individual estén reglamentadas. Si bien la función de electrocardiograma del Apple Watch tuvo que ser aprobada por la FDA, sus funciones para medir los niveles de oxígeno en la sangre y detectar caídas (Apple llama a los servicios de emergencia si sufres una mala caída y necesitas ayuda) no requirieron esa aprobación.

Kisch, de Aktiia, establece el límite entre un dispositivo de bienestar para el consumidor y un dispositivo médico que se lleva puesto con esta pregunta: ¿el aparato produce datos que un médico está dispuesto a usar como base para una decisión sobre el cuidado de la salud? Aktiia planea ofrecer su reloj para medir la presión arterial a través de los médicos en vez de ofrecerlo directamente al consumidor, por lo menos al principio. La empresa participa en colaboraciones médicas y proyectos piloto en Estados Unidos, entre estos un estudio de pacientes con hipertensión en Brigham and Women’s Hospital.

¿Puedo entender lo que me muestran los datos?

No hace falta que reacciones de forma exagerada ni te espantes por una sola medición o un problema pasajero. Al mismo tiempo, no debes ignorar las señales serias de advertencia. Si no estás seguro, comunícate con tu médico.

A los fabricantes del dispositivo les corresponde explicar en lenguaje sencillo no solo el significado de los datos, sino también posiblemente lo que puedes hacer al respecto. Es igual de importante que los fabricantes indiquen cómo hacer correctamente las mediciones. También deberían informarte sobre las limitaciones de un dispositivo. Por ejemplo, cuando inicias la aplicación de ECG del Apple Watch, aparece una nota que dice: “El Apple Watch no detecta infartos”.

“Toda esta tecnología es prometedora, pero también implica riesgos. [...] Siempre digo que debemos proceder con precaución y tener cierta curiosidad”.

— Patrice Harris, eMed

Es igual de importante que indiquen cómo hacer las mediciones correctamente. Por ejemplo, tienes que permanecer lo más quieto posible al contar los 15 segundos que necesita el Apple Watch para medir el oxígeno en la sangre, algo que Apple deja claro.

El reloj HeartGuide de Omron está diseñado para llevarlo ajustado, pero no muy apretado, como a una pulgada de distancia del hueso de la muñeca. “Cada vez que alguien va a usar el HeartGuide, le recordamos que debe mantener el dispositivo al nivel del corazón, casi lo contrario de ponerse la mano derecha sobre el corazón”, dice Carol Lucarelli, directora ejecutiva de mercadeo y comercio electrónico en Illinois de Omron Healthcare.

Omron también intenta dar el contexto de las cifras. Un ejemplo de las notificaciones es: “Notamos que ayer su presión arterial promedio fue más alta que su promedio típico para un jueves”, señala Lucarelli.

¿Se mantiene privada y segura tu información?

Pregúntales a los fabricantes del dispositivo y a los profesionales de la salud con quienes compartes datos cómo planean proteger la información y mantener su confidencialidad. ¿Dónde se guardan los datos? ¿Cómo se protegen durante su transmisión? Lee con cuidado las políticas de privacidad.

En septiembre del 2021, la Comisión Federal de Comercio confirmó que las aplicaciones de salud y los dispositivos conectados que recopilan o almacenan datos sobre fertilidad, niveles de glucosa, salud cardíaca y otra información de salud deben notificar a los consumidores si ocurre un incidente de filtración de datos.

“Toda esta tecnología es prometedora, pero también implica riesgos”, dice Patrice Harris, directora ejecutiva y cofundadora de la plataforma digital de salud eMed y expresidenta de la American Medical Association. “Siempre digo que debemos proceder con precaución y tener cierta curiosidad”.

Nota de redacción: este artículo se publicó el 20 de enero, 2022. Ha sido actualizado con información reciente sobre el estudio que lleva a cabo Apple.

Edward C. Baig colabora con artículos sobre tecnología y otros temas del consumidor. Anteriormente trabajó para USA Today, BusinessWeek, U.S. News & World Report y Fortune; es autor de Macs for Dummies y coautor de iPhone for Dummies y iPad for Dummies.